Caras de la inmigración en Ucrania: desplazados y racismo contra los africanos

Familias cargan sus pertenencias a través del paso fronterizo de Zosin, en Polonia, luego de huir de Ucrania. / ACNUR / Chris Melzer.
Familias cargan sus pertenencias a través del paso fronterizo de Zosin, en Polonia, luego de huir de Ucrania. / © ACNUR / Chris Melzer.
La inminente ola migratoria que originó la invasión rusa en Ucrania ha revelado varios casos de racismo hacia los africanos que intentan abandonar el país. 
Caras de la inmigración en Ucrania: desplazados y racismo contra los africanos

Desde el inicio de la invasión de Rusia en Ucrania miles de personas se han desplazado a diferentes países que hacen frontera con el territorio para buscar refugio y huir de la guerra. Adultos de la tercera edad, mujeres y niños entran en los grupos de civiles que lograron escapar, antes de que se lograra establecer un corredor humanitario.

Asimismo, hay grupos de estudiantes y trabajadores extranjeros que también hacían vida en Ucrania antes del conflicto, que han buscado la forma de huir hacia otras naciones de Europa del Este o volver a su país natal. Sin embargo, entre muchas de las experiencias de estos ciudadanos se han presentado denuncias por casos de ‘racismo’ de parte de las autoridades ucranianas, especialmente contra personas de origen africano.

La Unión Africana se ha pronunciado para calificar de “racista” la actuación de los funcionarios que se encuentran en los puestos fronterizos, pues estas denuncias incluyen a ciudadanos de África, Medio Oriente y Asia. Ante las críticas, el Ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, afirmó que los ciudadanos africanos que intentan salir del país se han enfrentado no solo al escapar de la guerra, sino también a la discriminación racial, algo que no han tenido que enfrentar los ucranianos blancos. "Tienen que tener las mismas oportunidades para volver a sus países de forma segura", exclamó el portavoz del Gobierno, refiriéndose a las víctimas de discriminación.

Para Kuleba, la escalada rusa no solo ha afectado a los ciudadanos de Ucrania, sino también “a los no ciudadanos de muchas maneras devastadoras”. Por ello, a través de su cuenta en Twitter se dirigió a todos sus seguidores reiterando que “los africanos que buscan la evacuación son nuestros amigos y deben tener las mismas oportunidades para regresar a sus países de origen de manera segura”, al tiempo que ha añadido que el Gobierno “no escatima esfuerzos para resolver el problema”.



 

"Solo para ucranianos"

Entre los casos comentados por ciudadanos que intentan huir, destaca la experiencia de algunos africanos a los que no se les ha permitido abordar ni los trenes, ni los autobuses de evacuación, a pesar de que era su turno para viajar. Los afectados han asegurado que en ocasiones, los militares ucranianos los han dejado a un lado del transporte... esperando en el inclemente frío de la frontera con Polonia.

Numerosos informes en los últimos días de estudiantes africanos y otros inmigrantes muestran que este grupo de personas padecen un trato racista mientras intentan huir de las ciudades atacadas. Asya, una estudiante de medicina de origen somalí que estudia en Kiev, ha dado detalles sobre la pesadilla que tuvo que vivir al intentar huir a Polonia: pasó tres días sin comer ni dormir antes de llegar al cruce fronterizo de Medyka el domingo. "Finalmente logramos cruzar y nos dijeron que el alojamiento en el hotel era solo para ucranianos", recordó a la BBC. La joven, que huyo de Ucrania con varios amigos, tuvo que seguir su camino hasta Varsovia para encontrar un lugar donde quedarse.

 

Para el alto comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, Filippo Grandi, “no debería haber absolutamente ninguna discriminación entre ucranianos y no ucranianos, europeos y no europeos”. Es debido a esta situación que la ONU “planea intervenir para tratar de garantizar que todos reciban el mismo trato”, reiteró. Ante los constantes ataques de Rusia “todos huyen de los mismos riesgos”, consideró el portavoz de la organización internacional. Según datos de las Naciones Unidas, unos 368.000 refugiados abandonaron Ucrania, un país con 44 millones de habitantes, desde que comenzó la invasión rusa el jueves 24 de febrero.

CONDENAN aL RACISMO

La Unión Africana, que representa a los 55 países del continente, ha criticado el trato que reciben varios ciudadanos en la frontera ucraniana. El gobierno de Nigeria denunció los ‘abusos’ de la policía ucraniana, que le ha negado el paso fronterizo a bordo de los autobuses a varios nigerianos.

El jefe de diplomacia pública de Sudáfrica, por su parte, ha denunciado que en medio de la ofensiva bélica rusa, varios estudiantes sudafricanos que intentan huir “han sido maltratados”. En un comunicado, los voceros de la organización africana señalaron que “los informes de que los africanos son señalados para recibir un trato inaceptablemente diferente serían terriblemente racistas y violarían el derecho internacional”.

En ese sentido, las naciones han instado a todos los países a “mostrar la misma empatía y apoyo a todas las personas que huyen de la guerra a pesar de su identidad racial”.

 

CIFRAS RÉCORD DE DESPLAZADOS

Por su parte, una vocera de Acnur, Karolina Lindholm Billing, ha informado de que el conflicto entre Rusia y Ucrania ha dejado ya aproximadamente un millón de desplazados internos. En la frontera de Donbass, entre tanto, se estiman alrededor de 116.000 migrantes ucranianos del lado ruso. 

Desde el inicio de las amenazas de actividad bélica, gran parte de los países de Europa del Este que comparten fronteras con Ucrania se venían preparando para la posible ola de migrantes que llegaran para buscar refugio ante un posible bombardeo.

La llegada de desplazados a los puentes fronterizos de naciones como Polonia, Hungría, Rumania, Eslovaquia y Moldavia supone un nuevo desafío humanitario. @mundiario

Caras de la inmigración en Ucrania: desplazados y racismo contra los africanos
Comentarios