Las claves de la Cumbre de las Américas: ¿qué es y por qué es importante?

VII Cumbre de las Américas en Lima, Perú. / RR.SS.
VII Cumbre de las Américas en Lima, Perú. / RR.SS.

Se da inicio a la reunión de más alto nivel de jefes de Estado del continente americano, organizada por Biden, en medio de amenazas de ausencias de sus pares latinoamericanos

Las claves de la Cumbre de las Américas: ¿qué es y por qué es importante?

A lo largo de toda esta semana, en la ciudad de Los Ángeles, California, se llevará a cabo la reunión de más alto nivel que involucra a los líderes políticos de 35 naciones soberanas del continente americano. Se trata de la novena edición de la Cumbre de las Américas, un periódico encuentro gubernamental que acaparará la atención internacional desde el 6 de junio hasta el 10 de este mismo mes.

En un terreno de polémica e incertidumbre por el descontento de las naciones latinoamericanas y caribeñas hacia EE UU, este evento regional se organizó con la finalidad de avanzar en la integración panamericana, así como para debatir y definir acciones frente a problemas y desafíos que comparte el hemisferio.

La última edición se celebró en 2018, en Lima, la ciudad capital del Perú. La cumbre se celebra cada tres años, pero la pandemia por coronavirus y la inestabilidad política de la región obligaron a posponer este evento, cuyo anfitrión es el presidente de EE UU, el demócrata Joe Biden.

Hasta hace un par de días el bienestar de la cumbre peligró, después de que varios presidentes de la región encabezaran una campaña para ejercer presión sobre Biden, condicionando la presencia de sus países en el evento al exigir que EE UU reconsiderara su decisión inicial de excluir a Cuba, Nicaragua y Venezuela de la Cumbre de las Américas, cuyos presidentes no habían sido invitados al ser considerados líderes de regímenes dictatoriales. No obstante, aparentemente la conclusión de este bloque ha sido asistir definitivamente en el evento.

Aquí te presentamos las claves para entender la reunión más importante del continente americano.   

¿Qué es la Cumbre de las Américas?

La Cumbre de las Américas es una reunión de alto nivel, a la que se incorporan los jefes de Estado y de Gobierno de 35 naciones de todo el continente americano, que integran a su vez la Organización de Estados Americanos (OEA). Sin embargo, no todos los líderes de los países de América participan al mismo tiempo, y en ocasiones naciones dependientes de otros Estados no tienen representación directa, como es el caso de Puerto Rico, como territorio no incorporado de EE UU.

Se celebra cada tres años, siendo su última versión en 2018. Por primera vez fue organizada en 1994, bajo el Gobierno del presidente estadounidense Bill Clinton, quien fue el anfitrión de la primera cumbre, llevada a cabo en Miami, Florida. Desde entonces su sede ha pasado de país en país, desarrollándose en Cartagena de Indias o en la Ciudad de Panamá. Ahora, tras casi 30 años, la cumbre regresa a EE UU.

Después de la expulsión de Cuba de la OEA en 1962, la isla no participó activamente en foros ni en debates continentales. La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) trabajó en varias ediciones para exigir la presencia de Cuba en la cumbre, amenazando con boicotear las reuniones, hasta conseguir que en 2015 el Gobierno anfitrión panameño emitiera una invitación al presidente cubano Raúl Castro. En 2018 Cuba repitió como asistente, a través de una delegación gubernamental, mientras que el Gobierno chavista de Nicolás Maduro fue excluido por el anfitrión, Perú.  

“Construyendo un futuro sostenible, resiliente y equitativo”

Todas las ediciones rinden tributo a un lema, bajo el cual se fija la reunión y tiene que ver con los problemas y retos a los que se enfrentan las Américas. “La cumbre, y sus foros de partes interesadas, promueven la cooperación hacia un crecimiento económico y una prosperidad inclusivos en toda la región, basados en nuestro respeto común por la democracia, las libertades fundamentales, la dignidad del trabajo y la libre empresa”, asegura el Departamento de Estado de EE UU.

Las anteriores cumbres han girado en torno a la promoción de la democracia, los derechos humanos y el desarrollo; el incremento de la competitividad económica; al acceso a las energías limpias y a la tecnología de la comunicación; o al fortalecimiento de la seguridad regional y el combate contra el tráfico ilícito.

El lema de esta novena edición es “Construyendo un futuro sostenible, resiliente y equitativo”, del cual versarán los puntos de la pandemia por la covid-19, la recuperación económica, el cambio climático, las amenazas a la democracia y la falta de acceso equitativo a las oportunidades. Al final de la cumbre se espera que los países acuerden mandatos y pactos, en los cuales se comprometan a hacer cumplir las medidas que se fijen en la reunión para combatir estos flagelos.

Aunado a ello, están previstos tres foros independientes donde participará la sociedad panamericana. Se trata del noveno Foro de la Sociedad Civil, el sexto Foro de Jóvenes de las Américas y la cuarta Cumbre de los CEO de las Américas, donde las plataformas civiles, los jóvenes emprendedores y los empresarios podrán fomentar el diálogo y acordar estrategias en común.

¿Quiénes son los participantes?

“La Cumbre de las Américas reúne a los líderes de los países de Norteamérica, Suramérica, Centroamérica y el Caribe”, señala el Departamento de Estado estadounidense. Debido a la polémica por la exclusión de algunos países de la región por parte de la Casa Blanca, la lista de invitados para esta edición no ha sido desvelada, incluso un día antes de que se lleve a cabo la cumbre.

No obstante, los invitados regulares suelen ser EE UU, Canadá y México por América del Norte; Belice, Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá por Centroamérica; mientras que por el Caribe acuden los líderes de Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Cuba, Dominica, Granada, Haití, Jamaica, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía y Trinidad y Tobagó.

En cuanto a Sudamérica, los presidentes asistentes son los de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Aunque los jefes de Estado sean quienes se llevan todos los reflectores, en realidad una amplia variedad de personalidades y organismos son invitados, desde instituciones internacionales como las Naciones Unidas o la Organización Internacional para las Migraciones, la Santa Sede del Vaticano, así como empresarios, gremios y movimientos de la sociedad civil panamericana.

Exclusión del eje Caracas-Managua-La Habana

A pesar de no haber emitido sus invitaciones de manera pública, EE UU ha insinuado que descarta invitar a Nicolás Maduro o al presidente nicaragüense Daniel Ortega, por ser líderes no reconocidos por Washington, pese al relajo de las sanciones de Washington hacia Caracas en días recientes. Pero el panorama luce más favorable para Cuba, debido al aparente acercamiento de Biden hacia la isla.

Kevin O’Reilly, coordinador nacional de la cumbre, compareció la semana pasada en el Senado estadounidense para rendir cuentas por la organización del evento. Ante las preguntas del republicano Marco Rubio, acerca de si Caracas o Managua habían sido invitadas, el exlegislador demócrata aseguró que aún no habían enviado sus cartas. Pero al referirse a Cuba aseguró que “era decisión de la Casa Blanca”.

“Todavía tenemos que hacer algunas consideraciones finales, pero pronto informaremos públicamente sobre la lista definitiva de invitados”, había dicho esa misma semana Juan González, director principal para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, y añadió: "no nos hemos centrado tanto en quién está y quién no está invitado y más realmente en los resultados que queremos conseguir en la cumbre".

Quiénes podrían estar

El exsenador Christopher Dodd, quien actúa como asesor especial para la cumbre, y la primera dama de EE UU, Jill Biden, encabezaron individualmente dos giras por América Latina en un intento por conseguir el sí definitivo de algunos presidentes.

La esposa de Joe Biden consiguió que Guillermo Lasso (Ecuador), Laurentino Cortizo (Panamá) y Rodrigo Chaves (Costa Rica) confirmaran su asistencia a la cumbre. Mientras que Dodd obtuvo una respuesta afirmativa del ministro de Exteriores brasileño, de que Jair Bolsonaro acudiría, pese a sus diferencias con Biden.

En una línea similar se encuentran los mandatarios centroamericanos, Nayib Bukele (El Salvador) y Alejandro Giamattei (Guatemala), que por sus recientes roces con la administración Biden habían dejado caer que su asistencia en Los Ángeles, al menos personal, podría estar comprometida.

Los mandatarios Alberto Fernández (Argentina), Andrés Manuel López Obrador (México), Luis Arce (Bolivia), Gabriel Boric (Chile), Pedro Castillo (Perú), Xiomara Castro (Honduras) y los 15 países miembros de la Comunidad del Caribe (CARICOM) habían condicionado su presencia en la cumbre a la integración de los regímenes excluidos.

Pero Fernández confirmó su asistencia la semana pasada, en medio de una conversación telefónica con Joe Biden, por lo que los demás presidentes podrían adherirse a esta decisión. Castillo, por su parte, pidió permiso en el Congreso para ausentarse e ir a California. Todo esto a diferencia del presidente colombiano, Iván Duque, quien está en EE UU desde la semana pasada, con motivo de los 200 años de relaciones bilaterales entre ambos países.  

España, invitada a la Cumbre de las Américas

Hace dos semanas agencias de noticias internacionales dieron a conocer que fuentes diplomáticas estadounidenses, relacionadas con la organización de la IX Cumbre de las Américas, habían asegurado que la Casa Blanca envió una carta de invitación al Gobierno de España, que encargaría una delegación que podría estar encabezada por el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, en calidad de observadora a la reunión.

Por tercera vez consecutiva el Gobierno de España estará presente en la reunión más importante de las Américas, después de haber sido invitada por el Gobierno peruano en 2018 y por la OEA en 2015. Ahora, la propia oficina del secretario de Estado de EE UU, Antony Blinken, ha emitido la carta en medio de un robustecimiento de las relaciones entre el gigante norteamericano y el resto de Europa.

Debido a que la lista de invitados oficiales no ha podido ser revelada, se desconoce si funcionarios de otros países europeos podrán hacer parte de la cumbre, como los Países Bajos, que ya habían sido invitados como observadores en representación de los países integrantes de las Antillas Neerlandesas (Aruba, Bonaire, Curazao y San Martín). @mundiario

Las claves de la Cumbre de las Américas: ¿qué es y por qué es importante?
Comentarios