El embajador de Nicaragua en la OEA carga contra el régimen de Ortega

Arturo McFields, exembajador de Nicaragua ante la OEA. - RR.SS.
Arturo McFields, exembajador de Nicaragua ante la OEA. - RR.SS.

El representante nicaragüense ante el principal organismo de las Américas, Arturo Mcfields, ha renunciado a su puesto para denunciar que su país es una “dictadura”.

El embajador de Nicaragua en la OEA carga contra el régimen de Ortega

El embajador por Nicaragua ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Arturo McFields, renunció a su cargo de representante de la nación centroamericana en el mayor organismo gubernamental del continente americano, tras calificar públicamente al Gobierno de su país como una dictadura y de haber denunciado la falta de libertades, los presos políticos y la nula separación de poderes.

“Denunciar la dictadura de mi país no es fácil, pero seguir guardando silencio y defender lo indefendible es imposible”, explicó en una sorpresiva intervención ante el Consejo Permanente de la OEA. “Tengo que hablar, aunque tenga miedo, tengo que hablar, aunque mi futuro y el de mi familia sean inciertos, tengo que hablar, porque si no lo hago las piedras mismas van a hablar por mí”, aseguró McFields.

“Desde el año 2018, Nicaragua se convirtió en el único país de Centroamérica donde no hay periódicos impresos, no hay libertad de publicar un simple tuit, un comentario en las redes sociales. No hay organismos de derechos humanos. No hay uno solo. No existe. Todos fueron cerrados, expulsados o clausurados. No hay partidos políticos independientes, no hay elecciones creíbles, no existe separación de poderes, sino poderes fácticos”, continuó.

El embajador, quien presentó sus credenciales ante el organismo por primera vez en noviembre del año pasado, explicó que al menos 170.000 nicaragüenses han abandonado el país y que las muestras de apoyo al régimen son fabricadas por el Gobierno, pues “los servidores públicos son obligados a fingir, llenar plazas y repetir consignas porque si no lo hacen pierden su empleo”.

Nicaragua sale de la OEA

El exguerrillero izquierdista, Daniel Ortega, ascendió recientemente a su quinto mandato, el cuarto consecutivo, en unos comicios electorales plagados de irregularidades denunciadas por la comunidad internacional, encabezada por EE UU y la Unión Europea. También se rechazó la persecución y detención contra los demás candidatos presidenciales y disidentes públicos, quienes ya han empezado a ser sentenciados bajos cargos de “traición”.

La OEA también denunció que las elecciones presidenciales celebradas a finales de 2021 eran fraudulentas, y a los dos días Ortega anunció la salida de su país del organismo americano. Sin embargo, una vez que un Estado miembro solicita el retiro del Consejo, este abandono debe tramitarse durante dos años.  

McFields relató en su intervención que días antes de que su Gobierno revelara la salida de la OEA, el embajador se había reunido con la Cancillería y con varios asesores presidenciales, para lograr la excarcelación de 20 presos políticos adultos mayores y de “20 reos comunes cuya salud merecía y merece especial consideración”.

“Esto sería, les dije, algo humanitario y políticamente inteligente. (...) nadie me hizo caso. En ese momento se me dijo: ‘No vamos ni a tomar nota de ese comentario porque vos sabés lo que puede pasar. Y recordá, a la derecha, entre más se le da, más quiere’”, dijo McFields.

Managua reacciona

El Ministerio de Asuntos Exteriores nicaragüense emitió un comunicado alegando que “el señor Arturo McFields no nos representa, por lo cual ninguna declaración suya tiene validez”. El documento asegura que McFields no es el embajador, sino que “quien está debidamente acreditado” es el embajador ante EE UU, Francisco Campbell Hooker, a pesar de haber nombrado a McFields hace menos de un año como su representante ante el organismo.

McFields es quien la OEA reconoce como delegado, dado que Campbell Hooker no presentó nunca sus credenciales, y se sigue desempeñando como embajador ante Washington.

Por su parte, el secretario de Estado de EE UU, Anthony Blinken, ha respaldado las declaraciones del ahora exfuncionario del Gobierno de Ortega, y lo felicitó por tener el coraje de “dar voz a los millones de compatriotas nicaragüenses que esperan un retorno a la democracia”. El secretario general de la organización, el uruguayo Luis Almagro, también reconoció el "compromiso y valores" de McFields con la OEA y sus ciudadanos, "esta es la posición éticamente correcta", dijo @mundiario

El embajador de Nicaragua en la OEA carga contra el régimen de Ortega
Comentarios