Las invitaciones a una cumbre siembran la discordia en América

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. / Twitter Gobierno México
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. / Twitter Gobierno México

Los presidentes de México y Bolivia amenazan con dejar a Biden plantado si Miguel Díaz-Canel, Nicolás Maduro y Daniel Ortega no son invitados a la Cumbre de las Américas.

Las invitaciones a una cumbre siembran la discordia en América

Las invitaciones de EE UU para la Cumbre de las Américas ha sembrado la discordia entre los países del continente, después de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), amenazara con dejar plantado a su homólogo estadounidense, Joe Biden, si los regímenes autoritarios latinoamericanos no son aceptados en la reunión de jefes de Estado.

El presidente mexicano amenazó este martes con no acudir a la cumbre, a celebrarse el 6 de junio en Los Ángeles, California, si las delegaciones de Cuba, Nicaragua y Venezuela no son invitadas por el Gobierno del gigante norteamericano.

Antes, el presidente mexicano, López Obrador, había advertido que “si se excluye, si no se invita a todos, va a ir una representación del gobierno de México, pero no iría yo”. Lo ha dicho al exigir que todos los países de la región sean invitados, porque de lo contrario, una delegación diplomática encabezada por el canciller, Marcelo Ebrad, representaría a México en la reunión más importante del continente.

La vuelta a la tortilla para EE UU

Este ultimátum viene poco después de que López Obrador regresara de una gira por Centroamérica y el Caribe, cuando visitó Cuba la semana pasada. AMLO ha pedido en dos ocasiones distintas, que EE UU reconsidere su postura de excluir al menos tres países del hemisferio de la cita, por considerar que no son regímenes democráticos que cumplen con los estándares internacionales.

Al menos eso es lo que ha asegurado el subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, en entrevista con el canal NTN24, cuando reveló que oficina no planea extender una de sus más de 30 invitaciones a estas tres naciones latinoamericanas, después de varios días de rumores y de haber evadido la misma pregunta durante una rueda de prensa previa. Para Nichols, Venezuela, Cuba y Nicaragua “no respetan la Carta Democrática de las Américas, por lo tanto, no espero su presencia” en la Cumbre.

Por su parte, la portavoz saliente de la Casa Blanca, Jen Psaki, fue interrogada por periodistas acerca de las recientes tensiones entre Washington y México, a lo que aseguró que “las invitaciones aún no se han emitido” y que “no se han tomado las decisiones finales” dejando a la expectativa el veredicto final de la administración de Biden en medio del aumento de presiones con los países de izquierda en América.

Desde que Biden asumió el poder en 2020, el resto del continente americano ha recibido menor atención por parte de Washington, que ha perdido poco a poco parte de su influencia en la región a manos de China, en medio del nuevo auge que ha tomado la izquierda latinoamericana en varios países como Chile o Perú, o como se vaticina en Brasil o en el mayor aliado de EE UU, Colombia.

Bolivia se suma al desplante

Psaki ha reiterado que la Cumbre de las Américas es la oportunidad para todos los países soberanos del continente, de abordar grandes temas de impacto e importancia, como la democracia o la recuperación económica tras la pandemia. Pero esta edición del encuentro de alto nivel corre el peligro de perder vapor, después de que el Gobierno de Bolivia se sumara al ultimátum mexicano de dejar a EE UU plantado en California.

El presidente boliviano, Luis Arce, ha dicho que tampoco asistirá a la Cumbre de las Américas si los gobiernos cubano, nicaragüense y venezolano son excluidos por EE UU al no decidir extenderles las cartas de invitación, una advertencia similar a la que ha pedido su homólogo mexicano, y ha exhortado a Washington a reflexionar acerca de este asunto.

“Consecuente con los principios y valores del Estado Plurinacional de Bolivia, reafirmo que una Cumbre de las Américas que excluye a países americanos no será una Cumbre de las Américas plena y, de persistir la exclusión de pueblos hermanos, no participaré de la misma”, ha escrito el mandatario boliviano.

Estas declaraciones surgen después de que el canciller venezolano, Félix Plasencia, realizara una visita oficial a su similar boliviano Rogelio Mayta, donde expresó que “anacrónico celebrar una Cumbre de las Américas donde se excluye a algunos miembros de esta región”.

Pero esta postura de acercamiento a estos tres países ha generado el rechazo de activistas de los derechos humanos, como el periodista nicaragüense Carlos Chamorro, fundador del diario Confidencial, quien criticó que el mandatario mexicano defienda la presencia de estos países, pero que obvie, por ejemplo, la crisis de los presos políticos del Gobierno de Ortega. “AMLO no se atreve a emplazar a Ortega a liberar a los 181 presos políticos y a aceptar una investigación de los Crímenes de Lesa Humanidad”, ha dicho el comunicador. @mundiario

Las invitaciones a una cumbre siembran la discordia en América
Comentarios