EE UU está entre la espada y la pared por la Cumbre de las Américas

Marco Rubio. / en.wikipedia.org
Marco Rubio. / en.wikipedia.org

El organizador del encuentro más importante del continente ha rechazado invitar a representantes de Maduro y de Ortega, pero deja la puerta abierta a Díaz-Canel.

EE UU está entre la espada y la pared por la Cumbre de las Américas

El relajo de la administración de Joe Biden en EE UU, con Cuba y Venezuela, es palpable después de conocerse los alivios a las sanciones de ambos países. Después de que varios presidentes de la región amenazaran con boicotear la IX Cumbre de las Américas, a celebrarse este junio en California, EE UU está entre la espada y la pared.

EE UU había dicho previamente, ante las preguntas de los periodistas, que no planeaba invitar a los representantes de los gobiernos de Miguel Díaz-Canel en Cuba, Daniel Ortega en Nicaragua y Nicolás Maduro en Venezuela, por considerarlas dictaduras. Sin embargo, el futuro de la cumbre ha quedado suspendido en el aire, toda vez que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador emprendiera una campaña para exigir la asistencia de “todos” los países de la región.

Esta semana el coordinador de la Cumbre de las Américas, Kevin O'Reilly, compareció ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, donde el legislador republicano Marco Rubio le interrogó por las polémicas invitaciones de EE UU, preguntándole directamente si Washington había invitado a algún representante de los gobiernos de estos países a la cumbre. El organizador, exparlamentario demócrata, afirmó contundentemente que ni Venezuela ni Nicaragua están invitadas a la cumbre, dado que EE UU desconoce los gobiernos de Maduro y Ortega, por presunta comisión de fraude electoral, en 2018 y en 2021, respectivamente.

“¿Hemos invitado a alguien del régimen cubano a tomar parte en la cumbre?”, interrogó Rubio, a lo que el funcionario del Departamento de Estado contestó ambiguamente que esa decisión corresponde precisamente a la Casa Blanca, en un intento por evadir las contantes preguntas del senador de la Florida.

Participación de la oposición

A pesar de que el Gobierno de Biden pueda tomar otra postura con Cuba, lo cierto es que el presidente Díaz-Canel ha puesto punto final al asunto, asegurando este miércoles que, sea como fuere y si el Gobierno castrista era invitado al fin, él no asistiría personalmente, sino que estudiaría la posibilidad de enviar una delegación en su lugar en Los Ángeles.

No obstante, O’ Reilly matizó después de que Rubio le cuestionara acerca de la posición de Washington con el líder opositor venezolano, Juan Guaidó, a quien EE UU continúa reconociendo como “legítimo presidente” de Venezuela. Ante la pregunta de si se ha invitado a algún opositor venezolano, el funcionario admitió que “estamos en constantes conversaciones con ellos sobre cómo participar en la cumbre”.

Entonces Rubio consultó si han invitado a algún representante de Maduro, a lo que contundentemente O’Reilly respondió que “absolutamente no”, pues asegura que su país no reconoce al Gobierno chavista como un “Gobierno soberano”, a pesar de sus últimos acercamientos que incluyeron una visita sorpresa y secreta a Caracas.

Por otro lado, el coordinador aseguró que Washington busca incluir a la sociedad civil en la cumbre, por lo que no se descarta, de momento, que representantes de las oposiciones de estos tres países puedan tener alguna participación en el encuentro más importante de las Américas. @mundiario

EE UU está entre la espada y la pared por la Cumbre de las Américas
Comentarios