El famoso ‘qué dirán’ viene afectando la salud mental de los influencers

Influencers españoles. / Mundiario.
Influencers españoles. / Mundiario.
La presión en redes los llevaron a la crisis, puesto que todos los juicios de valor desencadenaron su separación de las plataformas y hasta el inicio de terapias para el bienestar.
El famoso ‘qué dirán’ viene afectando la salud mental de los influencers

Son varias las personalidades que decidieron alejarse de las plataformas digitales debido al ‘hate’, los estándares y hasta las comparaciones. Así es el lado no tan bonito de ser famoso.

El sueño de muchos y el castigo de otros, así puede llegar a ser vista la fama. Son cientos las personas que han deseado ser conocidos por todos, subirse a los mejores escenarios, aparecer en las pantallas de la televisión o hasta en el cine. Sin embargo, las redes sociales hoy en día también se han convertido en una ventana de reconocimiento para los fanáticos de la cocina, el deporte, la moda, viajes y más.

Sin importar qué plataforma digital sea: TikTok, Twitter, Instagram, Facebook, entre otras aquellos a quienes muchos admiran suelen ser el blanco para recibir toda una línea de opinión negativa en su contra, lo cual ha comenzado a afectar la salud y la estabilidad emocional y mental de varios.

Dulceida, Marina Yers, Laura Escanes, Manel Navarro, Luis Cepeda, Jaime Lorente, Miguel Herran, entre otros se han ido pronunciado en los últimos meses sobre la salud mental, debido a que la fama no solo les ha brindado cosas positivas, sino también una presión que ha logrado generar caos en su vida.

Presión social y perfección

Se puede escuchar a muchos de los influenciadores hablar de la estabilidad emocional, existen perfiles en donde se habla del amor propio, de descartar las críticas… Pero ¿realmente se aplica toda esta metodología? Pues la verdad es que, aunque diariamente digas tus afirmaciones positivas, pongas toda la energía en cada actividad de tu rutina diaria, de alguna forma, los comentarios negativos, las críticas, el reconocido ‘hate’ del que muchos hablan constantemente y hasta la presión por la perfección, puede generar demasiada ansiedad entre los más famosos y así es como lo hemos ido evidenciando entre varios de los que mencionamos anteriormente.

No todo es tan bonito como parece, de eso estamos seguros. Pues un día los podemos ver viajando por toda España o a otras naciones, hasta dirigiendo reinados, pero luego cuando pensamos que todo está bien y tienen una vida de ensueño, resulta que llega una entrevista o alguna publicación hecha por ellos mismos en los que se sinceran y muestran una cara no tan conocida: Tristeza, depresión, soledad, ansiedad y miedo.

Justamente de eso han venido hablando muchos, ‘la salud mental’ cuidar de ella y preservarla a como dé lugar, aunque eso signifique tener que retirarte de alguna red social o simplemente desconectarte por un tiempo, como en algún momento lo hicieron Escanes y Dulceida.

“NO TODO LO QUE BRILLA ES ORO”

Tantas horas idílicas invertidas por los influencers y tikyokers, no siempre son solo ‘relax’. La realidad es que detrás de ellas hay un arduo trabajo que muchas veces no vemos… desde maquillaje, vestuario, la búsqueda del lugar indicado y llamativo para captar la atención de sus seguidores, la temática que quieren tratar en sus perfiles, entre muchas otras acciones que sin duda llegan hasta alejarlos de su familia y amigos, lo cual termina desencadenando una sobreexposición mediática.

La exigente rutina que tienen no solo se somete a largas horas de trabajo como podría hacerlo cualquier persona, sino que al hacer público todo su día a día terminan recibiendo comentarios que no siempre son agradables para observar, más cuando cada uno tiene conocimiento de cuánto se han esforzado en su trabajo, pero terminan siendo tan expuestos que las feroces críticas llegan a ser tóxicas para la salud mental.


 


LOS INFLUENCERS ALZAN LA VOZ

Las polémicas, las críticas, la envidia y el rechazo al talento que posee cualquiera de estos influenciadores que vemos en redes sociales han sido un detonante para que comiencen a alzar su voz y manifestar ‘lo mal’ que está generar opiniones sobre los demás sin medir lo que se dice.

Existen personas que sin duda se han dedicado al mundo negativo de la farándula, puesto que son esos los que comienzan a emitir juicios de valor sobre la persona, generando hasta daños en la autoestima de quien haya hecho la publicación.

Es por ello que han comenzado a pronunciarse estas figuras reconocidas en todas las plataformas. Con videos mostrándose ‘reales’, compartiendo sus miedos y defectos, otros a través de entrevistas con diferentes medios como Jaime Lorente, y hasta con publicaciones que puedan romper paradigmas como la que compartió Laura Escanes para defenderse de las críticas que constantemente van recibiendo.

La ironía comienza también a ser parte del día a día de los influencers puesto que son muchos los usuarios que terminan cebándose con mujeres y hombres que son reconocidos. Uno de estos casos fue el de Dulceida quien en un momento toda la sobreexposición la llevó a cerrar su cuenta de Twitter y hasta apartarse de las redes sociales.

Asimismo, Luis Cepeda quienes constantemente suele captar la atención de todas sus fanáticas con fotos bastante llamativas, compartiendo videos o teniendo un contacto más directo con sus seguidores se ha visto en la tarea de tener que contar públicamente que ‘debe cuidar su salud mental’ porque se ha visto afectados por los comentarios negativos relacionados a su noviazgo con una persona mucho menor que él.

Lo cierto es que así como ellos existen aún más personas que a diario son centro de críticas, como la deportista norteamericana Simon Biles y la experiencia de Manel Navarro tras ser víctima de burlas luego de su participación en la Eurovisión. Por el momento hacemos mención a algunos personajes que conocen en varios países, pero ¿qué pasa con aquellos que no se dedican a la fama?

No solo son los famosos quienes recomiendan cuidar y controlar las opiniones que se emiten sobre otras personas, sino hasta especialistas, psicólogos y más han sugerido el control necesario del vocabulario que se emplea en las redes sociales para referirse a otra persona, además de dejar de emitir juicios de valor que puedan tentar en contra de la vida y salud de quienes se animan a compartir, aunque sea una foto.

Las cosas vienen cambiando y ya los mismos influencers vienen siendo una ventana abierta para hablar más sobre la importancia de la salud mental y al mismo tiempo vienen buscando normalizar las condiciones mentales y otras enfermedades, así como instan a que siempre que se pueda ‘pedir ayuda’ e ir a terapia como un ritual para el bienestar. @mundiario

El famoso ‘qué dirán’ viene afectando la salud mental de los influencers
Comentarios