Rusia amplía sus objetivos y apunta hacia Transnistria, la región moldava prorrusa

Tropas rusas. / RR SS.
Tropas rusas. / RR SS.

El Ministerio de Defensa ruso afirmó que desean controlar todo el este y el sur de Ucrania, hasta alcanzar la frontera con Moldavia, y establecer conexiones directas.

Rusia amplía sus objetivos y apunta hacia Transnistria, la región moldava prorrusa

El Gobierno ucraniano ha denunciado este viernes que Rusia ha dejado de lado su premisa inicial de “desnazificar Ucrania”, la principal razón que el Kremlin ha dado para justificar la ofensiva militar el país vecino, y que ha mostrado “sus verdaderas intenciones”, que serían controlar el sur y el este del país.

“Dejaron de ocultarlo. Hoy, el comando de saqueadores, violadores y asesinos rusos reconoció que el objetivo de la ‘segunda fase’ de la guerra no es una victoria sobre los míticos nazis, sino simplemente la ocupación del este y sur de Ucrania”, señaló el Ministerio de Defensa de Ucrania en un comunicado. “El imperialismo tal como es”, zanjó.

Desde Kiev dan esta respuesta a las declaraciones del jefe del Distrito Militar Centro ruso, el general mayor Rustam Minnekaev, quien horas antes había dicho que Rusia quiere controlar más que la región separatista del Donbás, sino que aspira a dominar ciudades más allá de la anexionada península de Crimea, como Odessa al frente del mar Negro, hasta llegar a la frontera con Moldavia.

Según las declaraciones que recogen las agencias de noticias rusas, Minnekaev aseguró que controlar estas provincias ucranianas le permitirá a Rusia “establecer un corredor terrestre a Crimea, ocupada por Rusia en 2014, y ganar influencia sobre instalaciones vitales de la economía ucraniana y los puertos del mar Negro”.

El cerco a Ucrania

Las intenciones rusas sobre el territorio ucraniano, suponen crear un cerco que podría perjudicar gravemente la economía de ese país, incluso después de que la guerra termine y Kiev comience la recuperación. En primer lugar, ocupar la mayor cantidad de territorio posible representa un recorte importante de la superficie ucraniana.

La ocupación de las zonas del Donbás y de la península de Crimea, junto al resto del área sur de Ucrania, son los motores de la industria metalúrgica de la nación, donde se ubican las acerías más importantes y donde se producen la mayor cantidad de productos relacionados. De hecho, la propia ciudad sitiada de Mariúpol era conocida antes de la guerra como “la capital del acero” que alberga las mayores empresas y fábricas del país como Combinado Metalúrgico Azovstal, donde las últimas tropas ucranianas estarían defendiendo la urbe.

Aunado a ello, el puerto de Odessa es el más importante de todo el país, que, junto a los muelles ubicados en otras ciudades costeras, como la portuaria Sebastopol en la anexionada península de Crimea, por lo que Rusia se haría con todo el control marítimo del país. La creación de un cerco para las costas ucranianas frente al mar de Azov y al mar Negro, inhabilitaría su contacto naval con Europa, imposibilitando sus exportaciones de fertilizantes y de metalurgia.

El objetivo Transnistria

La dominación rusa sobre el sur de Ucrania permitiría establecer un corredor directo que parte de Rusia, pasa por el Donbás, alcanza la península de Crimea y se extiende por el resto de la costa ucraniana hasta llegar con la frontera con Moldavia, aunque en realidad la zona no está controlada por el país que ya pidió oficialmente ingresar a la Unión Europea (UE), sino de una región prorrusa que asegura ser una república independiente, conocida como la región de Transnistria.

Tras la caída de la cortina de hierro en 1991, las autoridades del territorio ubicado entre el río Dniéster y la frontera moldava con Ucrania, proclamaron la independencia de Moldavia, por lo que estalló una guerra entre el ejército moldavo y los separatistas de más allá del río. Las tropas rusas llegaron al país a apoyar a la provincia rebelde y permanecen desde entonces. En 1992 se logró un alto al fuego, pero Transnistria desde entonces ha logrado operar lejos del alcance de Moldavia como un Estado aparte, con moneda, policía, ejército y servicio postal propios.

Pero a Transnistria, un territorio que aún añora la época soviética, ni Rusia la reconoce. El mundo ha fijado posición con la postura de Moldavia, que consideran a este territorio como una región rebelde. Sólo ha sido reconocida por tres territorios en condiciones similares: las repúblicas rebeldes de Abjasia y Osetia del Sur (en Georgia) y la república prorrusa y separatista de Artsaj (en Azerbayán).

De acuerdo con Minnekaev, en Transnistria “también se producen actos de opresión contra la población de habla rusa”, como los rusos han asegurado que ocurre en las repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk en Ucrania, la cual era supuestamente la intención inicial para invadir el país. “Aparentemente ahora estamos en guerra con todo el mundo, como en la Segunda Guerra Mundial. Toda Europa está en nuestra contra, nunca les ha gustado Rusia”, ha agregado el militar ruso, según la agencia de noticias TASS.

Ucrania alerta a Moldavia

Las Fuerzas Armadas ucranianas han alertado de que Rusia estaría efectuando un “redespliegue” de sus tropas en la región de Transnistria. “Hemos notado el redespliegue de las tropas rusas y las divisiones en la región separatista para llevar a cabo acciones de provocación, la demostración de preparación para una ofensiva y, posiblemente, acciones militares contra Ucrania”, según una nota publicada en el portal de noticias Topor.

Sin embargo, el Gobierno de Moldavia asegura que “por el momento” no tiene información suficiente como para confirmar la acusación ucraniana. “Las instituciones estatales están supervisando de cerca la situación de seguridad en la región”, ha comunicado el Ejecutivo moldavo en un comunicado. @mundiario

Rusia amplía sus objetivos y apunta hacia Transnistria, la región moldava prorrusa
Comentarios