Las antiguas repúblicas soviéticas formalizan sus solicitudes de ingreso a la UE

El Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores (cancilleres) de la Unión Europea, durante una sesión ordinaria en Bruselas, Bélgica. / Euronews
El Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores (cancilleres) de la Unión Europea, durante una sesión ordinaria en Bruselas, Bélgica. / Euronews

Después del apoyo que la Eurocámara le demostró a Ucrania tras la firma de su solicitud de adhesión, Georgia y Moldavia buscan unirse a Occidente, alejándose de Rusia.

Las antiguas repúblicas soviéticas formalizan sus solicitudes de ingreso a la UE

La intervención de Rusia a territorio ucraniano, motivada por “genuinas preocupaciones” de la seguridad nacional, según el Kremlin, resultó en lo opuesto. Ucrania firmó a inicios de esta semana su solicitud para ingresar a la Unión Europea (UE) en medio del asedio ruso, pero como si se tratara de una cadena, Georgia y Moldavia enviaron sus cartas pidiendo su adhesión a la UE este jueves.

Rusia ha acusado de expansionismo a la UE y a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) después de que tanto Ucrania como Georgia manifestaran sus deseos de integrar ambos bloques. Sin embargo, sus amenazas y acciones no han surtido efectos sobre los países que alguna vez integraron a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), pues en lugar de replegarse, saltaron al vacío con la intención de abandonar la esfera de influencia rusa.

Así, tanto Georgia como Moldavia, dos repúblicas soviéticas, buscan terminar de encajar dentro del bloque comunitario cuando sus situaciones actuales son similares a las de Ucrania, con un vecino mayor que reprocha sus deseos de culminar su occidentalización, regiones controladas por separatistas prorrusos y la diana encima que podría indicar el nuevo objetivo de Rusia en Europa del Este.

Formalizan sus intereses

Los Gobiernos proeuropeos de Georgia y Moldavia han estado pavimentando su camino a la adhesión del bloque desde hace tiempo. Sin embargo, a raíz de la firma del presidente ucraniano Volodímir Zelenski que fue respaldada por el Parlamento Europeo esta semana, ambas repúblicas han decidido adelantar sus procesos. En el caso de Georgia hasta dos años antes, pues pretendía hacer la solicitud en 2024.

El primer ministro de Georgia, Irakli Garibashvili, firmó la solicitud de su nación para poder acceder al estatus de candidato oficial. Dijo que este paso “abre una nueva página en la historia y prosigue con los esfuerzos de nuestros ancestros de unirse a la familia europea común”.

Va dirigida a Emmanuel Macron, presidente de Francia, que desempeña la presidencia del Consejo de la Unión Europea”, explicó Maia Sandu, presidenta proeuropea de Moldavia, al referirse al documento presentado que firmó en Chisinau, frente a la televisión pública de su país.

Esta firma se produjo un día después de que Josep Borrell, el alto representante de Asuntos Exteriores de la UE, visitara Chisinau, para reforzar la vecindad oriental del bloque, del cual hace parte Moldavia, en medio de la llegada masiva de ucranianos a ese país producto de la invasión rusa.

El camino a la Unión no es fácil

Pero el ingreso a la UE no es tan sencillo. El ejemplo es claro cuando se le echa un vistazo a los Estados balcánicos como Montenegro o Albania, o la misma Turquía, que llevan ya más de una década estancados en el estatus de candidato oficial. El camino a continuación es largo, complejo, para que ambas naciones puedan cumplir con todos los requisitos de Copenhague y se dé la “europeización” de las instituciones, para reforzarlas antes de su entrada a la Unión.

Particularmente, tanto Georgia como Moldavia buscan alejarse lo más posible de Rusia. Ambos países podrían ser el próximo blanco de Moscú, al vivir situaciones similares con sus propias regiones separatistas apoyadas por Rusia, Transnistria en caso de Moldavia y Abjasia y Osetia del Sur en lo que le concierne a Georgia.

Por su parte, muchos países del bloque, especialmente del Este y el Centro de Europa, como Polonia, Eslovaquia, Rumanía o los países bálticos respaldaron también las adhesiones de estos dos Estados. “El lugar de estos socios de la UE está dentro de la UE, y Rumanía hará todo lo posible para que esto se convierta en realidad”, dijo el presidente rumano Klaus Iohannis. @mundiario

Las antiguas repúblicas soviéticas formalizan sus solicitudes de ingreso a la UE
Comentarios