La batalla por el control de Mariúpol estaría llegando a su fin

Una imagen satelital de Maxar Technologies muestra las secuelas del ataque aéreo en el teatro dramático Mariúpol sábado 19 de marzo de 2022. / Maxar Technologies
Una imagen satelital de Maxar Technologies muestra las secuelas del ataque aéreo en el teatro dramático Mariúpol sábado 19 de marzo de 2022 / Maxar Technologies

El Ministerio de Defensa ruso asegura que “muy pronto” su ejército se haría con el poder de la ciudad, estableciendo una ruta terrestre directa entre Crimea y el Donbás.

La batalla por el control de Mariúpol estaría llegando a su fin

Cercada por las tropas rusas desde hace semanas, la ciudad de Mariúpol podría estar en las últimas horas del combate por su control, el cual se está librando en la zona industrial Azovstol, donde cada vez más se recrudecen los ataques contra los civiles. El Ejército ruso había informado que más de un millar de soldados ucranianos se habrían rendido, asegurando así que pronto Rusia se haría con el control de la urbe.

Así lo ha reafirmado el Ministerio de Defensa ruso al indicar que “1.026 soldados de la 36 Brigada de Marines ucraniana han entregado sus armas y se han rendido”. La última actualización de la posición de esta unidad se remonta al lunes pasado, cuando anunció que sus efectivos se estaban preparando para “la batalla final” de Mariúpol, que acabaría en el triunfo ucraniano o en la captura rusa, después de reconocer que las tropas ucranianas se estaban quedando sin armas ni municiones.

Si el Kremlin lograra esta victoria, se convertiría en el primer gran objetivo que Moscú alcanzaría en Ucrania después de haber lanzado su ofensiva militar el 24 de febrero. Con Mariúpol bajo su poder, Rusia instauraría un corredor terrestre directo entre la región separatista del Donbás y la anexionada península de Crimea, haciéndose con prácticamente toda la costa de Ucrania con el mar de Azov.

Rusia arrincona a sus enemigos

Según el Instituto de Estudios para la Guerra (ISW), con sede en EE UU, los rusos han dividido la posición de las tropas ucranianas en la ciudad en dos: un grupo está arrinconado en la acería de Azovstal, en el este, y otro en el puerto de la ciudad, al suroeste. El ISW cree que los rusos “continuarán los esfuerzos para completar la captura de los focos restantes de la resistencia ucraniana, posiblemente incluso mediante el uso de armas químicas”.

El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas ucranianas, Valeri Zaluzhny, ha afirmado que “la defensa de Mariupol continúa” y que “la conexión con las unidades de las fuerzas de defensa que heroicamente sostienen la ciudad es estable y se mantiene”. “Estamos haciendo lo posible e imposible para ganar y salvar vidas de militares y civiles”, añadió.

Este miércoles, Rusia volvió a asegurar que tropas ucranianas se rindieron. El portavoz de la cartera de Defensa, Igor Konashenkov, señaló que al menos 1.026 efectivos de la 36 Brigada de la Marina ucraniana se habrían rendido en una planta metalúrgica del sector industrial, pero por los momentos no se ha podido confirmar la información desde el lado ucraniano. Entre ellos estarían 162 oficiales varones y 47 mujeres, y 151 agentes más que estaban heridos.

Biden califica las muertes de civiles como “genocidio”

A pesar de que hasta hace unas semanas el presidente de EE UU, Joe Biden, afirmara que los ataques contra los civiles en las ciudades ucranianas se trataban de crímenes de guerra, descartando la figura del genocidio por completo al ser interrogado al respecto, ahora el jefe de Estado de EE UU considera que sí, Rusia estaría llevando a cabo un “genocidio” contra los ucranianos.

“Lo llamé genocidio porque cada vez está más claro que el presidente ruso, Vladimir Putin, está tratando de eliminar incluso la posibilidad de ser ucraniano. Las pruebas son cada vez más numerosas”, ha dicho Biden a los periodistas en Iowa una semana después de que más tragedias se conocieran, como los cadáveres de Bucha o el ataque a la estación del tren de Kramatorsk.

“La situación es diferente de la de la semana pasada, cada vez hay más pruebas que están saliendo a la luz (…) literalmente, es horrible lo que los rusos han hecho en Ucrania... sólo vamos a descubrir más y más devastación” ha dicho el presidnete. “Dejaremos que los abogados decidan, a nivel internacional, si se puede calificar o no así, pero a mí me parece que sí”, ha zanjado.

El drama humanitario continúa

Por su parte, el gobernador de la región de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, afirmó este martes que entre 20 y 22 mil personas han muerto en Mariúpol entre la ofensiva rusa y la fuerte escasez de insumos básicos. Así lo ha afirmado en entrevista con la cadena CNN.

La cifra eleva considerablemente la que fue inicialmente proyectada por el alcalde de la urbe, Vadym Boychenko, quien había estimado previamente en unos 10.000 el número de fallecidos. El gobernador agregó que aproximadamente 120.000 habitantes permanecen atrapados en la ciudad, sin poder escapar del asedio ruso.

Boychenko también alertó que Rusia estaría cometiendo crímenes contra la humanidad, al deportar a miles de ciudadanos ucranianos por la fuerza hasta su territorio, donde vivirían en ciudades deprimidas y apartadas. El burgomaestre estima que entre 20 y 30 mil residentes han sido trasladados por las fuerzas rusas contra su voluntad. @mundiario

La batalla por el control de Mariúpol estaría llegando a su fin
Comentarios