Antes de ser famosos: WhatsApp, la app que nació para acosar a los demás

WhatsApp. / Pixabay
WhatsApp. / Pixabay

MUNDIARIO presenta la historia de cómo una aplicación pensada para seguir a los contactos terminó siendo la número uno en el mundo en mensajería instantánea.

Antes de ser famosos: WhatsApp, la app que nació para acosar a los demás

Antes de ser famosos es una serie exclusiva de MUNDIARIO en la que se estudia y conoce la vida de importantes celebridades antes de saltar a la fama. Por esta serie han pasado narcotraficantes, estrellas porno, bizarros artistas de Youtube, entre otros. Esta nueva entrega está dedicada a la aplicación líder de mensajería instantánea por Internet: WhatsApp

La vida de sus fundadores

WhatsApp Incorporation fue fundada en Mountain View, California en 2009. Sus creadores son Brian Acton y Jan Koum. Koum es oriundo de Ucrania, donde nació en 1976 cuando el país todavía pertenecía a la extinta Unión Soviética. No obstante, emigró a Estados Unidos en 1992 con su madre y su abuela.

Jan Koum, cofundador de WhatsApp

La historia de Koum es una de superación pues su familia se mantenía a base de donaciones mayormente, ya que su madre trabajaba como niñera y él como conserje en una cadena de tiendas de conveniencia. De alguna forma este trabajo fue el que lo empezó a interesar por la programación y tecnología, por lo que en 1994 entró a la Universidad Estatal de San José, California. No obstante, Koum no terminó sus estudios, pero sí aprendió lo suficiente para conseguir una plaza de trabajo en el buscador Yahoo! Como ingeniero de infraestructura. Fue en esa poderosa compañía donde conoció a Brian Acton, quien más adelante sería su socio.

10 años después, la pareja de amigos renunció a Yahoo! Para emprender un viaje de placer por Sudamérica que duraría un año. Al regresar a Estados Unidos optaron por una posición en Facebook, pero la red social los rechazó.

La epifanía de WhatsApp

Los dos amigos notaron que en Estados Unidos el fenómeno de los teléfonos inteligentes estaba empezando a expandirse a lo grande en todo el país. Fue Koum quien puso especial atención a las aplicaciones, atinando que era el petróleo de la industria tecnológica. Así tuvo la idea de una aplicación que permitiera aprovechar los contactos del teléfono para saber su localización y su estado de forma inmediata y sin pagar. Así fue como nació WhatsApp, que fue lanzada inicialmente para los extintos teléfonos Blackberry.

Desde sus inicios los fundadores la mantuvieron limpia de juegos y publicidad ya que su idea era que la gente se comunicara y estuviera al tanto los unos de los otros y nada más. No obstante, y pese a tener muy claro qué querían, los inicios fueron complicados ya que la cantidad de descargas de WhatsApp era decepcionante, lo que llevó a Koum a pensar en abandonar el emprendimiento.

La clave del levantamiento definitivo de WhatsApp fue cuando Apple permitió que sus dispositivos enviaran notificaciones (hasta antes de eso había que abrir la aplicación para ver si había alguna novedad). Eso dio pie a que Koum lanzara WhatsApp 2.0, es decir, ya no solo saber en dónde estaban los demás, sino también poder enviarles mensajes. Dos meses pasaron desde esa actualización y la aplicación tenía ya 150.000 usuarios.

Aunque muchos no lo recuerdan, al inicio se tenía que pagar por descargar la aplicación. Eso se debió a que era tan popular que sus servidores se saturaban, por lo que cobrar era la única forma de liberar espacio y carga.

La popularidad de la herramienta creció rápidamente. Llegó a la oficina de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, empresa que rechazó a Acton y Koum años antes, quien decidió comprarla en 2014 a cambio de 19 millones de dólares. Una de las condiciones que dieron los creadores fue que se mantuviera la privacidad de sus usuarios y sus conversaciones, por lo que en 2016 se notificó que cada chat tenía un cifrado de extremo a extremo para cumplir con esa petición.

Desde entonces, la empresa se ha mantenido en lo más alto de la mensajería instantánea y cada actualización es noticia mundial, como cuando se implementaron los dos cheques azules en los mensajes para notificar que el mensaje ha sido leído y que, probablemente, ella te ha dejado en visto.

Esa es la historia de WhatsApp antes de ser famosa.

Episodios anteriores:

 

Antes de ser famosos: WhatsApp, la app que nació para acosar a los demás
Comentarios