02 A Terra Chá: La cultura no se rinde

Festival de Pardiñas Cartel de 2021
Cartel del Festival de Pardiñas de 2021. / Mundiario
Y en esa lucha por la supervivencia y el progreso, una comarca en la que la cultura renueva a diario el esfuerzo por preservar las propias raíces y por innovar en la creación.
02 A Terra Chá: La cultura no se rinde

Comenzábamos el capítulo anterior sobre A Terra Chá con lo que muy bien puede ser considerado un grito de autoafirmación: “Somos un pobo de artistas”. Un símbolo de que la comarca de A Chaira no se rinde.

Hemos visto a sus alcaldesas y alcaldes tratando de mantener viva la actividad de sus municipios, creando iniciativas, y a los diferentes agentes sociales y económicos buscando salidas para mantener en pie la comarca en los diferentes ámbitos de actividad, y tratando de inventar el futuro.

Trabajando por el futuro con la creación de Puntos de Atención a la Infancia, como en Guitiriz y en Muras, por ejemplo. Manteniendo escuelas infantiles de 0 a 3 años, como en el caso de Guitiriz, con 90 niños. Gestionando la construcción de una residencia de mayores, con la negociación de Guitiriz con la Diputación de Lugo, o la creación de un centro de día para mayores, como el caso de Vilalba con la Xunta, en plena negociación para su instalación en una parte de la infrautilizada estación de autobuses. O adaptando un edificio en Abadín para habilitar 54 plazas de residencia para mayores.

O buscando alternativas a la movilidad, tanto en el transporte escolar como en la nueva modalidad de transporte compartido. O abordando los problemas de la formación, y negociando alternativas acordes a las necesidades de desarrollo de la comarca. O buscando alternativas a los necesarios servicios a la comunidad, desde el Servicio de Ayuda en el Hogar a personas en necesidad, en Vilalba y en otros municipios, u ocupándose del comedor del parvulario, de la atención temprana y del llamado “servicio de madrugadoras”, para compaginar la atención a los hijos y las necesidades laborales, de que nos hablaba la alcaldesa de Vilalba, Elba Veleiro.

O trabajando duro por resolver los problemas que dificultan la ampliación de la actividad de un polígono industrial, como encontramos, codo a codo a la alcaldesa de Vilalba y al presidente de la asociación de empresarios.

Y a todas y a todos tratando de poner en pie iniciativas de turismo, para poner en valor la rica variedad de recursos naturales, histórico-culturales y gastronómicos que tiene la comarca.

La cultura como símbolo de superación y de progreso

Y en medio de toda esa zozobra de supervivencia y lucha por el progreso, encontramos una comarca en la que la Cultura (esta vez con intencionadas mayúsculas) trata de renovar a diario el espíritu de sus gentes, y de mantenerlas a la vanguardia de la preservación de las propias raíces y de innovación en la creación. Logrando una visión universal a partir del cultivo de la propia cultura local tradicional.

Y nos ha resultado muy significativo que en una comarca que ha generado tantos creadores, intelectuales y constructores de la cultura gallega y universal, siga presente, como si encarnara el espíritu de la propia tierra, y como si fuera el faro, “o facho aceso” de la cultura tradicional de la Terra Chá, y hasta de Galicia, el poeta Manuel María, que diecisiete años después de habernos dejado nos lo encontramos en cada rincón de su Terra Chá. Tal vez por su embelesamiento con esta tierra, y por su continuo canto sobre ella. Es significativo al respecto que en la página Web del instituto de Estudos Chairegos se recogen, en una de sus secciones 136 videos sobre el poeta, cuyo enlace nos permitimos aportar.

La comunicación, un eje de convivencia

Ya de antiguo, la población chairega ha mostrado inquietud por el intercambio de ideas y por estar al día. En ese sentido choca la vocación periodística de Vilalba, capital de A Chaira. Ya en 1902 surge un primer periódico ¡manuscrito!, de la mano del periodista Antonio García Hermida, que participará posteriormente en otras aventuras periodísticas, como en El Heraldo de Vilalba, en 1916. Pero hasta llegar a El Heraldo aparecen muchas otras iniciativas, como El Eco de Vilalba, en 1908, El Ratón (1910), El Vigía Vilalbés (1913), Azul y Blanco (1914), Vilalba y su Comarca (1915), Galicia Pintoresca (1916).

Y posteriormente a El Heraldo continúan la saga A Xustiza y Aurora (1918), El Gato (1919) –El Ratón tardó 9 años en encontrar perseguidor-, La Voz Villalbesa (1921), El Progreso Vilalbés (1922), creado por el activo inmigrante gaditano José Enríquez Chanot, que ya había dirigido Galicia Pintoresca y sido redactor en El Gato, y que había fundado La Unión Comercial Vilalbesa; El Villalbés (1923), con su continuación en El Villalbés de Buenos Aires (1927) -también la prensa emigra-, La Unión Ciudadana (1929) y El Faro Vilalbés (1932), donde colabora la poeta Carmiña Prieto Rouco. Tras la guerra civil parece que se apaciguó la fiebre periodística, fundándose solamente dos periódicos: Estadium (1949) y El Castillo.

Pero tras la reseñable aventura del periódico manuscrito de García Hermida, el fenómeno más destacable -tal vez único en el mundo- es la aparición, en 1983 de A Voz de Vilalba, por obra de tres muchachos de ¡once y doce años!: Moncho Paz, Paulo Naseiro y Mario Paz González. Lograron, entre 1983 y 1986 sacar 27 números, más algunos especiales, con 500 ejemplares de tirada, y con suscriptores de renombre como el intelectual galeguista Ramón Piñeiro, el propio Manuel Fraga, o el jugador del Deportivo de A Coruña Vicente Celeiro. Apareció la publicación el mismo año en que se promulgó la ley de Normalización Lingüística del Galego. En 2007, el Instituto de Estudos Chairegos, en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos, imprimió una edición completa en facsímil de la publicación, prologada por el historiador chairego Ramón Villares.

Actualmente A Voz de Vilalba es una publicación cultural de nivel que se edita de forma digital. Además, en Galiciaxa.com se publica una sección (terrachaxa) dedicada a la comarca chairega.

Instituto de Estudos Chairegos

Acabamos de citar al Instituto de Estudos Chairegos, que es una institución de la que no se puede hablar de pasada, porque se sitúa en el centro de la vida y de la dinamización cultural de A Chaira. Tiene su sede en la Casa de la Cultura de Vilalba, y está presidida en la actualidad por Marisa Barreiro. Cuenta con 380 socios. Y con una constante actividad multiplicada, con un gran peso en Vilalba, pero con una presencia constante en toda la Comarca. Encontré una gran sintonía y colaboración entre la actual alcaldesa de Vilalba, Elba Valeiro y los directivos del Instituto, de manera que es previsible que la cooperación entre Concello e Instituto de Estudos Charnegos dé unos fecundos resultados, como parece que ha sucedido con la Exposición “Tal como eramos”: una ingente exposición de 16.000 fotografías de personas, situaciones y lugares de Vilalba de todas las épocas. Algo que debería trascender los límites de Vilalba y de A Chaira, para ser contemplado en la provincia de Lugo, en Galicia, e incluso fuera: porque transmite muchas claves sobre el espíritu humano, la cultura, las costumbres y la historia.

Los objetivos del Instituto de Estudos Chairegos se centran en la difusión y defensa de la Lingua Galega, así como en la búsqueda, promoción y difusión de la Cultura de A Chaira y de Galicia. Sus actividades son múltiples, y en algunos momentos podría decirse que inabarcables. Gracias al Instituto en Vilalba hay sesiones de cine, a partir de un convenio de la Diputación de Lugo con la Academia Galega de Cine para proyectar las películas que se seleccionan cada año para los Premios Mestre Mateo. Lo mismo ocurre con las sesiones de teatro, o con los conciertos que organiza de música tradicional, bandas y grupos actuales.

Una de las programaciones del Instituto de Estudos Chairegos

Cartel del Instituto de Estudos Chairegos.

Como dinamizador cultural, el Instituto de Estudos Chairegos mantiene una programación variada a lo largo del año, de modo que tanto los socios como los ciudadanos de Vilalba y de A Terra Chá dispongan, según sus gustos y conveniencias, de un acceso continuado a la Cultura, y tengan a su disposición constantemente diversos elementos de conocimiento y de identificación con la Lingua Galega y su Cultura. Así, promovió, por ejemplo, la colocación al lado de la Torre de los Andrade -donde ahora se ubica el parador de turismo- de una placa y de un monolito conmemorativos de la creación, en 1916 de la Irmandade da Fala de Vilalba, que fue una de las primeras siete irmandades constituidas en Galicia, tras la celebración, ese mismo año de la sesión constitutiva en la sede de la Real Academia de Lingua Galega en A Coruña. Y se ocupa de conmemorar cada año su nacimiento con una ofrenda floral y la celebración de alguna actividad cultural relacionada.

El Instituto tiene un convenio con el Consello da Cultura Galega para la celebración, cada mes de noviembre de unas jornadas sobre algún tema de interés. Por ejemplo, los ya celebrados sobre Irmandades da Fala, La figura de la Mujer en diversas actividades dentro del mundo artístico, o “A Lingua e Identidade”. Además de las charlas y actividades organizadas por el propio Instituto sobre diversos temas, entre las que abundan las relacionadas con el patrimonio cultural de Vilalba y de A Chaira. Además, organiza charlas y jornadas en colaboración con diversos museos, como la organizada con el Museo Arqueolóxico de Vilalba.

El Instituto organiza -con los socios que lo deseen, y con ciudadanos de Vilalba que se inscriban- tres Salidas anuales: una “Saída Cultural”, una “Saída a Terra Cha”, y una “Saída por Galicia Adiante”.

Posee el Instituto tres colecciones-exposición relacionadas con Árboles: Árboles vinculados a diferentes autores literarios que los mencionan, Árboles Señeros de la comarca (catalogados, o con significados especiales por su antigüedad, ubicación, o tradiciones). Y Árboles que tienen que ver con la Historia. Además de la ya citada Colección de 16.000 fotografías de personas, situaciones y ambientes de Vilalba, que es como la “joya de la corona” del instituto.

A Chaira, a partir de las inquietudes intelectuales ya señaladas anteriormente, ha generado y genera muy diversas figuras en el mundo intelectual y cultural gallego. Pero curiosamente hay una figura que está siempre presente en todas las conmemoraciones culturales de la comarca: se trata -como se decía antes- del poeta y activista Manuel María, nacido en Outeiro de Rei, y que -habiendo vivido fuera de la comarca- dedicó a Terra Chá, lo mismo que a la lengua y cultura tradicional gallegas, una gran parte de su actividad. El Instituto de Estudos Chairegos está a punto de colocar, a la puerta de la Casa de la Cultura, y en colaboración con el concello de Vilalba, una escultura en piedra a Manuel María, realizada por el cantero vilalbés Xosé Gómez de Bernardos.

El Instituto de Estudos Chairegos también honra cada año a uno de los escritores de A Terra Chá con la convocatoria de un certamen con su nombre: el Premio Agustín Fernández Paz de Literatura Infantil y Juvenil, fomentando así la vocación literaria de sus paisanos.

9 V Premio Agustín Fernández Paz

No se puede pasar por alto la programación cultural de los concellos de la comarca.

El Concello de Vilalba celebra cada año -aparte de otras iniciativas, y de colaborar con el Instituto de Estudos Chairegos- un Certamen Literario de Poesía, y el Festival Independiente de Vilalba: tres días de música pop, rock, indi, y otras actividades. Y dispone, además de la Casa de la Cultura, de un Auditorio Municipal, donde se desarrollan permanentes actividades y convocatorias.

8 Festival Independiente de Vilalba

Cartel de Festival Independiente de Vilalba.

Cospeito convoca anualmente el Certamen de Poesía Terra de Caldaloba. Y dispone de dos Casas de la Cultura: una en Feira do Monte y otra en Muimenta. Al estar configurado a partir de dos núcleos urbanos (Feira do Monte y Muimenta) es un municipio que se ve obligado a duplicar muchos de sus servicios. Y acertadamente lo hace.

9b Certamen de Poesía Torre de Caldaloba

Cartel del IV Certamen de Poesía Terra de Caldaloba.

Xermolos

Y es imprescindible que no nos olvidemos de la Asociación Cultural de Guitiriz, Xermolos, que consigue ser un continuo exponente de la búsqueda de las raíces tradicionales, y de los frutos del presente, de la lengua y la cultura gallegas. La explosión de sus brotes, su primavera, se produce cada año durante el primer fin de semana de agosto, en el Festival de Pardiñas.

9c Festival de Pardiñas 2021

Pardiñas, una referencia.

Pero su labor permanente va calando, como un orballo casi imperceptible, pero persistente, en la vida cultural de Guitiriz, de la Terra Cha e incluso de Galicia, con todos los contactos y colaboraciones que se establecen desde esta asociación.

Es como el reflejo de la labor callada, constante e incansable de la persona de su coordinador, Alfonso Blanco Torrado, y de una larga serie de voluntarios, que lograron consolidar la Biblioteca Municipal, con más de 6.000 libros, en la llamada Casa Habaneira, que se construyó, con fines culturales con las aportaciones de la "Sociedade Guitiriz e a súa comarca da Habana". Una contribución de los emigrantes, que ahora continúa transmitiendo cultura, de acuerdo con la voluntad de aquella asociación creada en 1910. Y que hacen funcionar la Casa das Palabras, donde cada quince días hay actividades culturales: los martes “Coñecendo o Universo”, o “Martes Cine”. Los jueves “Escola da Memoria” y “Obradoiro da Creación”. O la Casa das Artes. O la celebración de un Encuentro de Cine en una Aldea de Guitiriz, la Aldea de Roca. O la “Festa da Fala”, que se celebra en San Alberte unos días después del Día de las Letras Gallegas. O el “Festival de Arte Urbana”, celebrado en agosto. O la edición de dos revistas (reducida a una durante el tiempo de pandemia), sobre Música y presentación de la Asociación, y otra dedicada a los concursos que organiza Xermolos.

10 XERMOLOS LOGO

Xermolos.

Festival de Pardiñas

Son únicamente ejemplos de una actividad cultural polivalente (sin olvidar la organización de la Cabalgata de Reyes, o del Carnaval), que culmina en la celebración durante el primer fin de semana de agosto de una Romería, Fiesta y Festival en el Balneario de Pardiñas.

12 FESTIVAL DE PARDIÑAS

Publicación de Xermolos.

11 FESTIVAL DE PARDIÑAS 2

Xermolos.

Una romería cargada de una espontaneidad estructurada, donde se pueden encontrar desde un continuado festival folk hasta una muestra y feria de instrumentos musicales artesanales y tradicionales de Galicia, interpretaciones improvisadas y variadas de gaiteiros gallegos, junto con la entrega de los premios de los diversos certámenes sobre todas las variedades posibles de manifestaciones literarias, artísticas y artesanales: literatura, cerámica, pintura, escultura, cerámica, fotografía. Donde todos los años se dan cita diversas personalidades señeras de la literatura, la cultura, la historia y el arte gallegos, para intervenir, para colaborar, para departir con los muy diversos grupos de personas asistentes.

Es como el festival de la camaradería de la cultura, en medio de un paraje apropiado y representativo de la naturaleza gallega, y de la tradición del agua mágica y curativa, con la propia tradición mágico-religiosa gracias a la presencia de una capilla que no podía faltar en la raigambre de la cultura de Galicia.

Allí se dan cita vecinos de Guitiriz y de A Terra Chá, junto con visitantes de otros lugares de Galicia, y de fuera de Galicia, incluidos grupos asiduos procedentes de otros países como Francia, Portugal, Escocia, Portugal, Cuba, Países nórdicos…

Una cita ineludible para quienes quieran sumergirse en la fascinación de las raíces culturales de Galicia, y participar en el surgimiento de los muy diversos brotes renovados de esa tradición cultural. Y en la experiencia de alcanzar dimensiones universales a partir de la asunción de la cultura, las tradiciones y la propia historia locales.

Aldear y la Irmandade Manuel María

Una iniciativa, por último, que se está tratando de potenciar desde Xermolos es la de generar una red de comunidades con aspiraciones similares a lo largo de toda Galicia, a partir de una iniciativa que denominan Aldear.

Desde Xermolos se trata de mantener vivo el fervor del poeta Manuel María (que no faltó en vida al Festival de Pardiñas), a través de la Irmandade Manuel María, desde la que se colabora con diversas otras iniciativas en A Chaira. Una muestra significativa de ello es la de convertir en Vilalba una parte de los tres kilómetros del agradable paseo fluvial junto al río Madalena, en lo que llamaron “El Paseo dos Soños”, con diversas esculturas que rinden homenaje a literatos y artistas chairegos, y que ayudan a los paseantes a no olvidar que más allá de sus inquietudes cotidianas existe el milagro de traducir la realidad en la excepcional labor de crear arte, cultura, y la búsqueda de lo sublime, más allá del horizonte habitual de la vida de cada uno.

paseo dos soños 1

paseo dos soños 2

Esculturas.

La cultura, tradición y futuro

Tampoco podemos pasar por alto la labor de un grupo de poetas, ellas y ellos, que alientan los movimientos “Nova Poesía Guitírica”, Vilares Lareira dos soños, que entrelazados y diversos han ido alumbrando certámenes y muestras culturales, como “As Vilariñas” o el “Festival de Poesía Guitírica”, alentados a partir del patronazgo de las Letras Galegas celebrando en 2014 al escritor Xosé María Díaz Castro, nacido en la parroquia de Os Vilares de Parga, en Guitiriz.

Cada municipio mantiene sus actividades culturales y deportivas que contribuyen a la calidad de vida de sus ciudadanos, y destaca todas las manifestaciones y vestigios de los talentos culturales y artísticos nacidos en su tierra. Así Begonte resalta como una de sus joyas la Casa-Museo del escultor Víctor Corral, a quien realzó en un poema Manuel María. O Castro de Rei, con la iniciativa de la asociación Amigos da Feira, trata de mantener viva la historia de sus costumbres y tradiciones, con actividades como la de A Festa da Malla.

Cuando las gentes de una Comarca son capaces de compaginar su esfuerzo cotidiano por sacar adelante su economía y sus medios de vida con la batalla por mantener viva su cultura y sus tradiciones, es un signo claro de que esa Comarca no se rinde, y que es capaz de conquistar el futuro. @mundiario

02 A Terra Chá: La cultura no se rinde
Comentarios