América Latina sufre una crisis alimentaria que alienta aún más la migración

Pobreza extrema en América Latina. / Twitter.
Pobreza extrema en América Latina. / Twitter.

Haitianos, venezolanos y personas procedentes de África y Asia, emprenden una travesía para cruzar el Paso de Darién con el propósito de huir del hambre, la pobreza y la falta de servicios sociales básicos.

América Latina sufre una crisis alimentaria que alienta aún más la migración

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 se ven cada día más inalcanzables. De hecho, la directora del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de América Latina y el Caribe, Lola Castro, aseguró este martes que en la región “se avecina una crisis oculta que, sin duda, afectará a millones de personas”, pues de las 2300 millones que viven en situación de hambre, el 11% se encuentran en Latinoamérica y el Caribe.

Situación causada por “los múltiples fenómenos climáticos, unidos a la pandemia en curso y a la crisis alimentaria, energética y financiera vinculada a Ucrania, que ha dejado a unos 9,7 millones de personas con necesidad urgente de ayuda alimentaria, sólo en los 13 países en los que trabajamos”, manifestó Castro. Sin embargo, las previsiones del PMA, establecen que en caso de no actuar ahora, la cifra se elevará a unos 13,3 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria grave en los mismos países.

Y es que la inflación ha causado un impacto significativo en los bolsillos de las familias, pues oscila entre el 11% y un 26,6%, en algunas naciones de la zona. Incluso, el Programa Mundial de Alimentos ha calculado que, en los últimos meses, el coste de una tonelada métrica (de productos alimentarios) ha aumentado un 54% en la región.

Aumenta el precio del combustible

Mientras los costes de combustible en el mundo sigan aumentando, el precio del transporte también lo hará, lo que supone un incremento en el precio de los alimentos y afecta especialmente a los pequeños estados insulares en desarrollo del Caribe.

Por consiguiente, las operaciones del PMA son ahora un 30% más caras, lo que les obliga a reducir el número de beneficiados o “la cantidad de dinero en efectivo (para comprar comida) o de alimentos que estamos distribuyendo, en un contexto en el que las necesidades están aumentando rápidamente”, dijo Castro.

Ahora bien, la ONU detalla que de las 69 economías con grave exposición a las crisis alimentarias, energéticas y financieras, 19 se encuentran en la región de América Latina y el Caribe, lo que empuja a las personas a la pobreza o en el mejor de los casos, a la migración.

De hecho, las encuestas realizadas por el PMA indican que, en promedio, el 15% de las personas en la región expresan su deseo de migrar, lo que supone un aumento del 4% respecto al 2021. Sin embargo, la cifra se eleva al 43% en Centroamérica.

Migrar para huir de la pobreza

“Ya no se habla de migración subregional, ahora es una cuestión hemisférica. Las rutas migratorias cambian constantemente, como lo que hemos visto en el Tapón del Darién. En 2020, 5000 personas cruzaron el bosque. En 2021, 150.000 y sólo en el primer trimestre de este año. Hemos visto un aumento del 140% en comparación con 2021”, detalló Castro a la vez que mencionó a los tres grupos de personas en movimiento: “antiguos emigrantes, como haitianos y venezolanos”, quienes se refugiaron en otro país y nuevamente necesitan volver a emigrar; “residentes de países latinoamericanos y caribeños; y personas procedentes de otros continentes como África y Asia que creen que cruzar el Paso del Darién les dará la oportunidad de llegar a Estados Unidos”.

Y es que según entrevistas realizadas por el organismo de la ONU a personas de 31 países, el hilo conductor para iniciar esta travesía era la incapacidad de acceder a los servicios sociales básicos, ingresos mínimos y una inseguridad de acceder a la comida en sus países de origen.

“En toda crisis hay una oportunidad”

Eso dice la funcionaria Castro, pues ante la crisis con los cereales provenientes de Rusia y Ucrania, los gobiernos de la región se han concientizado sobre la importancia de ser más autosuficientes.

“El mundo depende de tres cereales: el maíz, el arroz y el trigo. Esta crisis ha demostrado que existe una necesidad urgente de diversificación. América Latina y el Caribe cuenta con un gran repositorio de alimentos ancestrales, como la quinua, que puede desempeñar un papel importante para garantizar la seguridad alimentaria mundial”, destacó. En este sentido, la ayuda internacional es urgente, pues de lo contrario, la pobreza y la migración en la región seguirán aumentando. @mundiario

América Latina sufre una crisis alimentaria que alienta aún más la migración
Comentarios