Hambre, pobreza y desigualdad: las crisis presentes a nivel mundial

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de DD HH de la ONU. / ZonaCero
Michelle Bachelet, Alta Comisionada de DD HH de la ONU. / ZonaCero

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, se inspiró en el informe de António Guterres para buscar soluciones a las crisis actuales.

Hambre, pobreza y desigualdad: las crisis presentes a nivel mundial

En un mundo desigual, 1200 millones de personas están expuestos a una triple crisis; financiera, alimentaria y energética. Por tanto, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió este lunes una actuación más firme e inmediata para mitigar el sufrimiento humano.

Aunque, considera insuficiente tal acto, pues “tenemos que dedicarnos a resolver las circunstancias que provocan estas crisis. Insto a que, precisamente en este momento de grave y profunda amenaza, sigamos el camino al que nos habíamos comprometido tras la pandemia de Covid-19”, dijo en medio de su alocución sobre la evolución de los derechos humanos en el mundo y las actividades de su Oficina en el Consejo de Derechos Humanos.

En este sentido, recordó la política de austeridad creada tras la crisis financiera de 2008, momento en el que la comunidad internacional acordó construir economías más verdes. De igual forma, hizo mención del Acuerdo de París y la Agenda 2030, en la que los 193 miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a llevar a cabo 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, siendo dos de ellos el fin de la pobreza y el hambre cero. Por tanto, destacó que quedan ocho años “para generar el cambio transformador que se necesita” y tomó como referencia Nuestra Agenda Común, un documento creado por el Secretario General de la ONU, António Guterres, pues refleja su visión ante el futuro de la cooperación mundial y la revitalización del multilateralismo, el llamamiento a la acción en favor de los derechos humanos y el trabajo de su propia Oficina.

Reducir las desigualdades

Según Bachelet, las actuales desigualdades a nivel mundial son tan grandes como las de principios del siglo XX, por lo que la primera medida debe ser paliar esta situación.

El Banco Mundial ha previsto que en 2022 habrá 198 millones más de personas en situación de pobreza extrema debido a la Covid-19. Ahora se calcula que sólo los precios de los alimentos a nivel mundial añadirán otros 65 millones de personas a ese total”, añadió.

Asimismo, señaló las pérdidas de ingresos generadas por la pandemia. “El 20% más pobre experimentó el mayor descenso de ganancias”, mientras que el 40% más pobre no se ha recuperado del impacto al que se le suma la crisis climática donde “los más pobres y vulnerables son los que se llevan la peor parte”, reduciendo cada vez más la capacidad de las personas de soportar otra crisis. Ante esto, “debemos seguir comprometiéndonos a corregir las desigualdades y la discriminación”.

Brecha de financiación

En este contexto, Bachelet  expresó la necesidad de integrar las garantías fundamentales en los presupuestos nacionales de cada país, ya que esto puede “ser una poderosa herramienta para el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, además de lograr una mayor cooperación y solidaridad internacional.

Y es que la brecha de financiación para la Agenda 2030 “se ha ampliado en más de un 70% hasta alcanzar un importe anual de 4,3 billones de dólares”, dijo. Por tanto, la diferencia indica que los países deben movilizar recursos públicos y privados a nivel nacional e internacional.

Sin embargo, se suma una nueva problemática. “La espiral de la deuda y las perspectivas inciertas del panorama económico están frenando a muchos países en desarrollo. Se calcula que en 2022 estos países necesitarán 311.000 millones de dólares para atender el servicio de la deuda externa pública, lo que supone el 13,6% de los ingresos públicos”, explicó.

Por consiguiente, exhortó a los países a redoblar sus esfuerzos para alcanzar el objetivo del 0,7% de la asistencia social para el desarrollo, pues el gasto social de hoy “produce mejores resultados sociales en el futuro”.

Además, la Alta Comisionada recalcó la importancia de contar con un espacio público que sirva para construir la capacidad de recuperación necesaria en tiempos de crisis.

Violaciones a los derechos humanos

Situación común en el sistema de justicia de Guatemala, donde además impera la corrupción y la impunidad. Y explicó que, como consecuencia “el Estado debe garantizar la independencia de las instituciones judiciales y la protección de los operadores de justicia”.

Por otro lado, El Salvador con su estado de excepción para luchar contra la violencia de las bandas, junto a las posteriores modificaciones del derecho penal, aumentan el riesgo de detención arbitraria y tortura de los detenidos. “Lo que suscita la preocupación por el respeto a las garantías del debido proceso”.

Respecto a México, abogó por el fortalecimiento de las instituciones civiles para establecer un plan ordenado de retirada de los militares de las tareas de seguridad pública, mientras que en Colombia instó a una aplicación efectiva del Acuerdo de Paz, “en particular el desmantelamiento de los grupos responsables del aumento de la violencia” y acogió con satisfacción los importantes avances en materia de justicia transicional, agregó.

En cuánto la guerra rusa, sostiene que “dejará una marca indeleble, también en las generaciones venideras”, con unas ramificaciones políticas y sociales que impactaran en todo el mundo. @mundiario

Hambre, pobreza y desigualdad: las crisis presentes a nivel mundial
Comentarios