La triple crisis del agua pone en riesgo la vida de 190 millones de niños

Niño recolectando agua de un charco debido a la sequía / Organización de las Naciones Unidas
Niño recolectando agua de un charco debido a la sequía / Organización de las Naciones Unidas

Un análisis de la ONU muestra que 10 países africanos corren el riesgo de sufrir la convergencia de tres amenazas relacionadas con el agua.

La triple crisis del agua pone en riesgo la vida de 190 millones de niños

Un nuevo análisis del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) sostiene que 190 millones de niños y niñas de diez países de África se encuentran en una situación de alto riesgo debido a la combinación de tres amenazas relacionadas con el agua: servicios inadecuados de higiene y saneamiento, enfermedades relacionadas con la precariedad de estos servicios y cambio climático.

Según el estudio, la triple amenaza es más grave en Benín, Burkina Faso, Camerún, Chad, Costa de Marfil, Guinea, Malí, Níger, Nigeria y Somalia, lo que convierte a África Occidental y Central en una de las regiones del mundo más afectadas por la inseguridad hídrica y calentamiento global. En estos diez países, casi un tercio de los niños no tienen acceso a agua potable en casa, y dos tercios no disponen de servicios básicos de saneamiento. Una cuarta parte de los niños no tiene más remedio que defecar al aire libre y lavarse las manos es casi impensable, pues falta el agua y el jabón.

Esta falta de aseo provoca que dichos países soporten la carga más pesada de muertes infantiles por enfermedades diarreicas, como el cólera. Y es que, en todo el mundo, más de 1000 niños menores de cinco años mueren cada día por enfermedades relacionadas con el agua, el saneamiento y la higiene. Dos de cada cinco se concentran en estos países del continente africano.

Amenaza climática

Estos puntos críticos también se encuentran entre el 25% de los 163 países del mundo con mayor riesgo de exposición a las amenazas climáticas y medioambientales. De hecho, las temperaturas más altas, que aceleran la reproducción de patógenos, están aumentando 1,5 veces más rápido que la media mundial en algunas zonas de África Occidental y Central. Al mismo tiempo, las precipitaciones se han vuelto más irregulares e intensas, provocando inundaciones que contaminan las escasas reservas de agua.

Por otro lado, las tensiones de los conflictos armados en algunos países amenazan con revertir los avances hacia el agua potable y el saneamiento. No en vano la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) clasificó estos 10 países africanos como frágiles o extremadamente frágiles. @mundiario

Comentarios