Los puntos claves del acuerdo climático y el papel crucial de Teresa Ribera

Teresa Ribera, vicepresidenta tercera del Gobierno de España y ministra para la Transición Ecológica de España.​ / @teresaribera.
Teresa Ribera, vicepresidenta tercera del Gobierno de España y ministra para la Transición Ecológica de España.​ / @teresaribera.
Desde el fin de los subsidios a las energías contaminantes hasta el compromiso de triplicar las renovables en siete años, analizamos las claves de este acuerdo crucial.
Los puntos claves del acuerdo climático y el papel crucial de Teresa Ribera

La COP28 en Dubái concluyó con un acuerdo histórico entre casi 200 naciones, marcando un hito al iniciar el abandono de los combustibles fósiles, principales impulsores del cambio climático. Desde el fin de los subsidios a las energías contaminantes hasta el compromiso de triplicar las renovables en siete años, analizamos las claves de este acuerdo crucial. Además, destacamos el papel esencial de Teresa Ribera y el éxito negociador de Sultán al Jaber, presidente de la COP28.

Combustibles fósiles y energía renovable

A lo largo de casi tres décadas de cumbres climáticas, se establecieron metas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero nunca antes se habían concretado compromisos sobre los principales causantes, los combustibles fósiles. El acuerdo en Dubái aborda específicamente esta cuestión, instando a "transitar para dejar atrás los combustibles fósiles en los sistemas energéticos". Esto marca un paso crucial hacia el objetivo de cero emisiones netas en 2050.

El texto insta a los países a triplicar la capacidad mundial de energía renovable y duplicar la eficiencia energética para 2030. Este punto, respaldado por casi la mitad de los países, se traduciría en un aumento significativo de la capacidad renovable, esencial para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París y evitar superar los 1,5 grados de aumento respecto al periodo preindustrial.

El acuerdo también apunta a eliminar rápidamente las subvenciones ineficientes a los combustibles fósiles que no aborden la pobreza energética ni las transiciones justas. Aunque no se establece una fecha concreta, se espera que esto afecte las ayudas para la gasolina y los vehículos de combustión. También se enfatiza la necesidad de acelerar la reducción de emisiones del transporte por carretera mediante infraestructuras y la rápida adopción de vehículos de emisión cero y baja emisión.

El papel de Emiratos Árabes Unidos y la astucia de Sultán al Jaber

Emiratos Árabes Unidos, un país que obtiene el 30% de sus ingresos del petróleo y el gas, fue la sede de la COP28 y generó ciertas dudas sobre su compromiso climático. Sin embargo, el acuerdo final mencionar por primera vez los combustibles fósiles en uno de los principales productores mundiales otorga credibilidad al pacto. La próxima cumbre, la COP29, se celebrará en Azerbaiyán, otro país productor de petróleo y gas natural.

A pesar de las controversias iniciales, el presidente de la COP28, Sultán al Jaber, ha fortalecido su posición. Su papel fue crucial para que el acuerdo mencionara los combustibles fósiles. Al Jaber, también ministro de Industria de EAU, demostró que su país, aunque depende en gran medida del petróleo, actúa en pro del planeta. Tras el acuerdo, declaró: "Dejamos Dubái con la cabeza bien alta".

Fondo de ayuda

Con el objetivo de ayudar a los países más vulnerables al calentamiento global, se estableció un fondo de pérdidas y daños en la primera jornada de la COP28. Este fondo busca compensar a naciones particularmente afectadas por la crisis climática. Los países industrializados ahora deben contribuir económicamente a este mecanismo.

Teresa Ribera

La Unión Europea, representada por Teresa Ribera, tuvo un papel relevante en las negociaciones. España, en su presidencia del Consejo de la UE, sumó ambición climática a las discusiones. Ribera, con su experiencia y enfoque dialogante, fue una de las voces más insistentes en aumentar la ambición para abandonar los combustibles fósiles.

El papel crucial de EE UU y China

El pacto obtenido en Dubái necesitaba el respaldo de China y EE UU, los mayores emisores de gases de efecto invernadero. Aunque en un principio hubo suspicacias por las ausencias de Joe Biden y Xi Jinping, los enviados especiales John Kerry y Xie Zhenhua no obstaculizaron el acuerdo final. La participación de estos dos gigantes es crucial para la efectividad del acuerdo y la lucha global contra el cambio climático. @mundiario

Comentarios