América Latina avanza laboralmente, pero las desigualdades persisten

Trabajador informal en Brasilia, Brasil.  / Agência Brasill.
Trabajador informal en Brasilia, Brasil. / Agência Brasill.
A cuatro años del inicio de la pandemia, la OIT señala que la región latinoamericana y caribeña muestra una recuperación plena de los mercados de trabajo y una recuperación parcial de la oferta laboral.
América Latina avanza laboralmente, pero las desigualdades persisten

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) emitió este martes su informe correspondiente a 2023, revelando que los mercados laborales en América Latina y el Caribe han logrado una plena recuperación desde el comienzo de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la nota distintiva de este resurgimiento ha sido la preeminencia del empleo informal, representando entre el 40% y el 95% del aumento de empleos entre la segunda mitad de 2020 y la primera de 2023.

A pesar de esta tendencia positiva, la agencia laboral de la ONU advierte que la contribución del crecimiento de empleos informales está disminuyendo y que, sin un aumento significativo en ocupaciones formales, persiste el riesgo de aumentos en la tasa de informalidad. Esta preocupación se agudiza en el actual contexto de incertidumbre y ralentización del crecimiento económico.

En un análisis detallado, el texto destaca que la recuperación del empleo es más pronunciada entre las mujeres, con un aumento del 23% en la tasa de ocupación desde el segundo trimestre de 2020 hasta el mismo periodo de 2023, en comparación con el 17% observado en los hombres. Sin embargo, las brechas de género persisten, siendo la tasa de participación laboral femenina un 23% inferior a la de los hombres.

La OIT subraya la necesidad de políticas laborales con perspectiva de género, instando a los países a abordar las barreras que enfrentan las mujeres en el mercado laboral y ampliar las oportunidades, especialmente para aquellas con menor educación.

Persiste la pobreza

El informe también resalta que la tasa de desempleo regional se sitúa en torno al 6,3% para este año, con proyecciones de un leve aumento a 6,4% en 2024. La OIT advierte que la creación de empleo podría mantenerse en el ámbito de la informalidad, mientras alerta sobre la persistencia de la pobreza entre aquellos que, a pesar de trabajar, experimentan una pérdida de poder adquisitivo.

Frente a este panorama, la OIT hace un llamado a la adopción de políticas que respalden la creación de empleo formal, fortalezcan las instituciones laborales y aborden la presión inflacionaria. Destaca la importancia del diálogo social y la necesidad de cerrar las brechas laborales persistentes para aprovechar los beneficios de las transiciones digital, demográfica y justa. En ese sentido, insta a garantizar ingresos para quienes se ven más afectados por la pérdida del poder adquisitivo, junto con la implementación de políticas activas en el mercado laboral. @mundiario

Comentarios