António Guterres: “Alimentar a los hambrientos significa invertir en paz y seguridad”

La desnutrición de una madre y sus cuatro hijos en el sur de Madagascar / ONU
La desnutrición de una madre y sus cuatro hijos en el sur de Madagascar / ONU

El Secretario General de las Naciones Unidas planteó que ningún país en inmune a vivir conflictos e inseguridad alimentaria.

António Guterres: “Alimentar a los hambrientos significa invertir en paz y seguridad”

El objetivo número de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible está en riesgo de no cumplirse. Y es que la política de 'Hambre Cero' se ha visto amenazada por el cambio climático, la pandemia de la Covid-19 y ahora, por la guerra desarrollada en Ucrania.

En este sentido, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, emitió un mensaje donde alertó de que el número de personas con inseguridad alimentaria se había duplicado, pasando de 135 millones antes de la pandemia a 276 millones en la actualidad.

Asimismo, durante el debate de este jueves desarrollado en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre conflictos y seguridad alimentaria convocado por Estados Unidos, Guterres manifestó que cerca del 60% de la población desnutrida del mundo vive en zonas afectadas por conflictos, siendo Afganistán, la República Democrática del Congo, Etiopía, Haití, Nigeria, Pakistán, Sudán del Sur, Sudán, Siria y Yemen, los países donde se concentra la mayor parte de los 140 millones de personas que padecieron hambre aguda el pasado año. Además, recalcó que ninguna nación es inmune a esta situación.

Guterres se dirigió al Consejo de Seguridad y sentenció el poder que tienen ante el hambre del mundo. "Cuando ustedes toman decisiones sobre el mantenimiento de la paz y las misiones políticas, ustedes toman decisiones sobre el hambre. Y cuando ustedes no logran un consenso, las personas que padecen hambre pagan un alto precio”.

Las mujeres y las niñas son las más afectadas

Por otro lado, señaló que 44 millones de personas distribuidas en 38 países están expuestos a la hambruna que ya sufre Etiopía, Sudán del Sur, Yemen y Madagascar.

Además, expresó su preocupación por la sequía más larga de las últimas cuatro décadas que se vive en el Cuerno de África que afecta a más de 18 millones de personas y agregó como las mujeres y niñas son más vulnerables ante esta situación. “En otras palabras, se enfrentan a la inanición y están haciendo todo lo posible para sobrevivir. Como siempre, las mujeres y las niñas son las más afectadas, y esto se refleja en el aumento de los índices de trata de personas, matrimonios forzados y otros abusos”, dijo.

Se elevan los costos

La “operación militar” rusa ha desencadenado un alza en los precios de los alimentos de hasta el 30%, amenazando de manera directa a las poblaciones de África y Oriente Medio, como Camerún, Libia, Somalia, Sudán y Yemen.

“Durante mi visita hablé de esta situación tan preocupante con los líderes de Senegal, Níger y Nigeria. Me confirmaron que estamos al borde de una tormenta perfecta que amenaza con devastar a las personas y las economías”, agregó.

Ante estos aumentos, las organizaciones humanitarias también se han visto afectadas. De hecho, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha reducido su ayuda a ocho millones de personas hambrientas en Yemen.

Por esta razón, el representante de la ONU pidió a los países demostrar la misma generosidad “que han mostrado con Ucrania”, invirtiendo en soluciones políticas para poner fin a los conflictos, aplicar el derecho internacional humanitario, conseguir mayor coordinación y liderazgo para resolver problemas y por supuesto, costear los llamados humanitarios que hasta el momento solo han recibido un 8% de financiación. @mundiario

António Guterres: “Alimentar a los hambrientos significa invertir en paz y seguridad”
Comentarios