El aumento de la sequía pone a la humanidad “en una encrucijada”, según la ONU

Niño recolectando agua de un charco debido a la sequía / Organización de las Naciones Unidas
Niño recolectando agua de un charco debido a la sequía / Organización de las Naciones Unidas

En caso de no hacerle frente al fenómeno, el panorama se volvería fatídico, llegando incluso a afectar a más de las tres cuartas partes de la población en 2050.

El aumento de la sequía pone a la humanidad “en una encrucijada”, según la ONU

El nuevo informe presentado por la Convención de Naciones Unidas para Combatir la Desertificación (CNULD), considera que la humanidad se encuentra “en una encrucijada” debido al constante aumento en materia de sequías.

El material difundido durante la decimoquinta sesión de la Conferencia de las Partes (COP15), celebrada en Abiyán, Costa de Márfil, establece que el número y la duración de esta anomalía climatológica ha aumentado un 29% desde el 2000, por lo que insta a acelerar su reducción de manera urgente “utilizando todas las herramientas disponibles”.

Por su parte, Ibrahim Thiaw, secretario ejecutivo de la Conveción, señala que “todos los hechos y las cifras de esta publicación apuntan en la misma dirección: una trayectoria ascendente en la duración de las sequías y la gravedad de sus impactos, que no solo afectan a las sociedades sino también a los sistemas ecológicos de los que depende la supervivencia de toda la vida, incluida la de nuestra propia especie”.

En este sentido, considera que la alternativa es recuperar la tierra. “Debemos edificar y reconstruir mejor nuestros paisajes, imitando a la naturaleza siempre que sea posible y creando sistemas ecológicos eficaces", agregó.

Pérdidas humanas y económicas

Según el estudio, los imprevistos climáticos e hídricos acontecidos en el periodo comprendido de 1970 al 2019 han originado el 50% de los desastres y el 45% de las muertes relacionadas con estas causas, principalmente en los países en desarrollo.

Asimismo indica que entre 1998 y 2017, las sequías provocaron pérdidas económicas mundiales cifradas en 124.000 millones de dólares, además de que el 15% de las catástrofes naturales causadas por el fenómeno climatológico, cobraron las vidas de 650.000 personas entre 1970 y 2019.

Por otro lado, en este 2022 más de 2300 millones de personas se enfrentan al estrés hídrico; 160 millones de ellos son niños, quienes están expuestos a prolongadas sequías.

Basados en estos números, la investigación estima que para el próximo año 700 millones de personas se verán obligadas a desplazarse por la ausencia de agua. De igual forma, para 2040 el panorama no es más alentador, de hecho, se prevé que para la fecha uno de cada cuatro niños vivirá en áreas con extrema escasez de agua e incluso, para 2050, el problema se extenderá hasta llegar a más de las tres cuartas partes de la población mundial. @mundiario

El aumento de la sequía pone a la humanidad “en una encrucijada”, según la ONU
Comentarios