Ría Muros-Noia, el paraíso cercano del berberecho

Berberecho Noia
Berberecho de Noia cocinado al vapor. / HGgT
Berberecho de Noia, un sello que garantiza que el bivalvo fue capturado con métodos artesanales y sostenibles, en su momento óptimo de consumo.
Ría Muros-Noia, el paraíso cercano del berberecho

Las nuevas vías de comunicación han acercado la Ría de Muros-Noia a solo 20 minutos del corazón de Galicia. Salvo pandémicas, no hay excusas para acercarse a descubrir la esencia de un territorio eterno, mezcla de belleza y tradiciones que ofrece la mejor conservada de las rías gallegas.

Caminar entre recios soportales y  descubrir cómo el granito se ha hecho testigo del paso del tiempo y cómo los hombres han sabido trabajarlo buscando utilidad y encontrando además belleza, ejemplos son la obra modernista de Palacios en Noia, en medio del corazón del Tambre, o en su casco antiguo la iglesia gótica de Santa María, hoy un museo, que guardia el conjunto de lápidas  gremiales funerarias más importante de Europa.

Dejarse seducir por la imparable explosión de naturaleza en Outes o Lousame, observando cómo la vegetación engulle antiguas fábricas de papel o cómo las antiguas carpinterías de ribeira se enfrentan al paso del tiempo. En Lousame A Muralla cuenta con un  reciente mirador de 360 grados. Y para los amantes de la montaña, múltiples opciones, ascender al Enxa (Porto do Son), al Tremuzo o al Casado (Outes), al San Lois (Noia) o al incomparable Monte Louro (Muros).

O recrearse ante legado patrimonial con los puentes medievales sobre la ría como el impresionante Ponte Nafonso, que con sus doce siglos de historia pone broche final a la desembocadura del Tambre o el puente de Traba (Noia), el de Ruso (Outes) o el de Xuño, sobre el río Siera (Porto do Son) 

Productora del 75% del berberecho que se consume en España

Destaca en la oferta de turismo mariñeiro de la  Ría da Estrela la visita a la cofradía de San Telmo para conocer en detalle el proceso de cultivo y extracción del Berberecho de Noia, un sello que garantiza que este bivalvo fue capturado con métodos artesanales y sostenibles, en su momento óptimo de consumo (de marzo a septiembre está en veda), advierte la revista HGgT.

La cofradía, -productora del 75% del berberecho que se consume en España, 2.7 millones de kilos el año pasado-, utiliza semillas propias, no permite uno calibre inferior a los 30 mm., y da trabajo la unas 1.500 personas, con más de 28 empresas adheridas a la marca, entre ellas varias conserveras.

No se puede ir uno sin probar su afamada empana de berberechos, a poder ser su versión más tradicional, con los berberechos en su concha que actualmente solo se hace por encargo, y degustarlos al natural o hervidos para encontrar esa bestial explosión de sabor de este bibalvo. @mundiario

Ría Muros-Noia, el paraíso cercano del berberecho
Comentarios