Los somalíes se enfrentan a un grave riesgo: morir de hambre

Hambre mundial. / Archivo
Hambre mundial. / Archivo

Diversas autoridades, gobiernos y agencias de la ONU han alertado sobre la difícil situación que se vive en África, sin embargo, todas han sido ignoradas.

Los somalíes se enfrentan a un grave riesgo: morir de hambre

Aumenta la necesidad de ayuda en Somalia. Los últimos análisis presentados por el Comité Permanente entre Organismos (IASC), el foro de coordinación humanitaria más antiguo y de alto nivel del sistema de las Naciones Unidas, señalaron que las vidas de cientos de miles de somalíes están en peligro inmediato por la hambruna que sufre la nación africana.

Ante esta situación, los directores del Comité manifestaron que, si no se aumenta la ayuda humanitaria de forma significativa e inmediata, la carestía de alimentos se prolongará hasta marzo de 2023, afectando principalmente a mujeres embarazadas y lactantes, y a niños menores de cinco años.

Un problema de larga data

El catastrófico escenario no es algo reciente. De hecho, los funcionarios de la IASC recordaron en 2011, casi 125.000 personas murieron por inanición. Un trágico suceso que se dio antes de la declaración oficial de hambruna.

Además, sostienen que la cifra total de personas que sufren este flagelo es superior a los 20 millones. Es por ello que autoridades locales, gobiernos, organismos de la ONU y diversas ONG han alertado del peligro desde hace más de un año. Sin embargo, las advertencias no surtieron efecto y las necesidades han aumentado con el paso de los días.

Los directores del Comité instaron a la comunidad internacional a aportar financiación inmediata que permita ampliar la asistencia sobre el terreno y evitar más muertes, antes de que las comunidades rurales se vean en la obligación de abandonar sus hogares en busca de alimentos.

Niños en riesgo

Por su parte, Wafaa Saeed, representante en Somalia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), detalló en rueda de prensa en Ginebra que hay 74 distritos afectados en la nación, doce de los cuales precisan ayuda urgente.

Existe “una crisis de malnutrición” y de menores sin educación. “Actualmente, más de tres millones de niños en edad escolar se han visto directamente afectados por la sequía y 900.000 corren el riesgo de abandonar la escuela. La mitad son niñas”, dijo.

Además, se han detectado al menos 8400 casos sospechosos de diarrea acuosa/cólera y cerca de 13.000 casos de sarampión debido a la falta de agua y de saneamiento.

Por otro lado, Audrey Crawford, directora para Somalia de la ONG Consejo Danés para los Refugiados, indicó que si no se actúa con rapidez, la muerte de niños alcanzará “una magnitud inimaginable”.  Además, manifestó que la cifra de desplazados ha tenido un aumento de más del 135% respecto a los últimos meses. @mundiario

Los somalíes se enfrentan a un grave riesgo: morir de hambre
Comentarios