En España está en juego la seguridad nacional y se han vulnerado los derechos de los espiados

Pedro Sánchez. / Mundiario
Pedro Sánchez. / Mundiario

La comisión de investigación sobre Pegasus no sale adelante, pero los socios del Gobierno y las derechas obligarán a Sánchez a comparecer.

En España está en juego la seguridad nacional y se han vulnerado los derechos de los espiados

Pegasus es un spyware –léase un programa malicioso espía– concebido para instalarse en dispositivos que ejecutan ciertas versiones de iOS y Android, desarrollado por NSO, una firma cibernética de Israel. Permite tener control remoto del dispositivo, acceder a todo el contenido, conversaciones, llamadas, mensajes, contactos, etcétera. La compañía israelí que creó el spyware, sostiene que brindan a "los gobiernos autorizados tecnología que los ayuda a combatir el terrorismo y el crimen". La realidad indica que Pegasus ha ido mucho más allá; tanto, que en España está ahora en juego la seguridad nacional, tras vulnerarse los derechos de todos los espiados.

Después de que un informe del Citizen Lab alertara de que este spyware se ha usado para hackear los móviles de al menos 65 políticos, activistas y abogados del entorno independentista catalán y vasco, el Gobierno de España ha informado de que los teléfonos de su presidente, Pedro Sánchez, y de la ministra de Defensa, Margarita Robles, también fueron atacados por Pegasus, que infecta el móvil para sustraer información de cualquier tipo contenida en él, además de escuchar conversaciones o activar la cámara del aparato. La exministra de Exteriores González Laya también fue espiada en plena crisis con Marruecos.

La confirmación del espionaje que el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, consideró absolutamente segura, pone "en guardia" a todas las entidades supranacionales a las que España pertenece, porque "no deja de ser un acto de agresión a la seguridad nacional, venga de donde venga el ataque y buscara lo que buscara", observa en un editorial el diario El País.

Para el periódico de Prisa, el espionaje a Pedro Sánchez y a Margarita Robles "demuestra o el rastreo inoperante del CNI o la infalibilidad del programa".

¿Cuál es el debate de fondo que urge abrir para tomar medidas ante la repetición de estas injerencias que socavan los pilares de la democracia? A esta pregunta, El País responde que, como otros líderes europeos han podido comprobar, "Pegasus escapa a las reglas y controles del derecho internacional" y los esquiva en la misma medida en que lo hacen "los paraísos fiscales o los gigantes tecnológicos".

Está en juego, pues, la seguridad nacional y se han vulnerado los derechos de los espiados, por lo que procede investigar a fondo lo sucedido.

De momento, la comisión de investigación del Congreso sobre el escándalo Pegasus no ha salido adelante por los votos en contra de PSOE, PP, Cs y Vox, pero las derechas y los socios parlamentarios del Gobierno han forzado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparezca ante el pleno, si bien no se ha fijado ninguna fecha. @mundiario

En España está en juego la seguridad nacional y se han vulnerado los derechos de los espiados
Comentarios