A diferencia de Meghan y Harry, Kate y Guillermo saben cuál es su camino

Kate Middleton y el príncipe Guillermo, duques de Cambridge. / @dukeandduchessofcambridge.
Kate Middleton y el príncipe Guillermo, duques de Cambridge. / @dukeandduchessofcambridge.
Los duques de Cambridge se preparan para mudarse cerca de Isabel II. Ambos son conscientes de su papel, mientras al otro lado del charco sus cuñados siguen sin conseguir encantar.
A diferencia de Meghan y Harry, Kate y Guillermo saben cuál es su camino

El príncipe Guillermo de Cambridge tiene claro cuál es su destino. Algún día, si nada histórico pasa, él será rey del Reino Unido. Parece que este duque 39 años ha tenido muy claro su papel desde muy temprano y es que aprendiendo del desastre amoroso que vivieron sus padres, incluso se dio tiempo para que su novia de toda la vida, Kate Middleton, se adaptara a su papel. 

Guillermo ha ido preparando el terreno con el paso de los años. A Kate la conoció en la universidad y mantuvo un noviazgo de años. Aunque hubo una breve ruptura, ambos volvieron y desde su boda en 2011, se mantienen como una pareja unida y unos de los miembros más populares de la realeza británica. Guillermo le ha dado espacio a Kate, su apoyo y obvio cariño. Tras su boda se fueron a vivir lejos de Londres y poco a poco empezaron a tomar más tareas y acoplarse a los deberes reales. Años después, y con tres niños encantadores, los duques de Cambridge son un equipo que sabe cuál es su camino.

Desde hace meses se rumorea que la pareja estaba planeando dejar su base principal en Londres, Kensington Palace, donde mantienen un apartamento entero para ellos. Ahora se confirma que la pareja decide mudarse a Windsor, donde actualmente vive la reina Isabel II luego de decidir dejar Buckingham como su residencia oficial a raíz de sus problemas de salud.

La elección de los duques no es una sorpresa. La pareja disfruta de la tranquilidad y mudarse a Windsor les dará la oportunidad de que sus hijos disfruten de un ambiente más tranquilo mientras que ellos se mantienen cada vez más cerca de la monarca. 

The Sunday Times ha asegurado que el hijo mayor de Diana de Gales y su mujer han decidido instalarse en una modesta residencia cercana al castillo de Windsor. Su elección es un reflejo de lo que quieren representar y es que han decidido vivir en Adelaide Cottage, una residencia 'humilde' si tenemos en cuenta que tienen a su disposición una cantidad increíble, por no decir lujosa, de lugares para elegir. 

Adelaide Cottage apenas cuenta con cuatro habitaciones, las suficientes para una familia de cinco, no tiene personal a su disposición y mucho menos algún lujo. Nada de piscinas, canchas, gimnasios privados, salas de cine... en realidad, es una de las residencias más sencillas que pueda tener la reina Isabel II bajo su ala. 

La publicación Majesty Magazine asegura que la monarca "necesita más gente como Guillermo a su alrededor. A menudo está sola, por lo que estará encantada de que Guillermo, Kate y sus tres bisnietos estén a tan solo diez minutos de distancia". A esto hay que agregar los rumores ponzoñosos sobre Andrés de York como una mala influencia para la reina. El duque de York vive también en los terrenos del castillo de Windsor, y su cercanía no está siendo muy vista por varios miembros de la familia. Por tal razón, el duque de Cambridge quiere estar cerca de su abuela para evitar que la reputación del duque de York le afecte.

Una casa con historia

Un dato interesante sobre la futura residencia de los duques, es que en ella vivió Peter Townsend. Si eres fan de The Crown, la famosa serie de Netflix, sabrás que fue el capitán al servicio de Jorge VI que enamoró a la princesa Margarita, hermana de Isabel II, y que causó la gran ruptura entre hermanas ya que la entonces joven monarca no autorizó a su hermana a casarse con el divorciado y muy mayor Peter. En ese entonces, que un miembro de la realeza se casara con alguien de tan bajo rango y de paso divorciado, era un gran escándalo. Margarita nunca perdonó del todo a su hermana y por caprichoso se terminó casando con Antony Armstrong-Jones, I conde de Snowdon, con quien vivió un matrimonio escandaloso y fue profundamente infeliz. Por esta relación tóxica, la princesa Margarita desarrolló varias adicciones al alcohol y el tabaco. 

La residencia en la que vivirán los Cambridge fue construida en 1831 por órdenes del rey Guillermo IV, quien la bautizó en honor a su esposa la reina Adelaida. Igualmente, era uno de los lugares privados que solía frecuentar la reina Victoria durante su viudez, eligiendo abandonar sus lujosos aposentos para ir a desayunar tranquilamente en el lugar. Se sometió a una remodelación en 2015, por lo que estaría en perfecto estado para recibir a sus nuevos ocupantes. 

La decisión de Guillermo y Kate de elegir una residencia más cercana a Isabel es la correcta, además, hay que sumar el detalle de que es un lugar austero. Sus decisiones por lo general, suelen ir hacía el camino ideal para determinar su futuro, muy contrario de lo que hacen Meghan Markle y el príncipe Harry. La pareja fue criticada en 2019 cuando decidieron mudarse a Frogmore Cottage, otra residencia de los terrenos del castillo de Windsor, que antes de recibir a los duques de Sussex fue sometida a una renovación millonaria muy criticada. Esta residencia es ligeramente más grande y es que cuenta con nueve habitaciones, piscina, cancha de tenis e incluso una casa de huéspedes. 

Mientras que los Cambridge cumplen al pie de la letra sus objetivos, los Sussex no dejan de caer en repetidos errores. Desde su famosa entrevista acusando a su familia de racistas, hasta sus contratos con conocidas empresas sin lograr sacar adelante muchos de los proyectos prometidos. @mundiario

 

A diferencia de Meghan y Harry, Kate y Guillermo saben cuál es su camino
Comentarios