Sánchez se la juega ante Feijóo con la mirada puesta en Bruselas, su posible salvación

Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo. / El Periódico
Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo. / El Periódico
Urge a la UE a adoptar decisiones que contribuyan a controlar la inflación y espera demostrarle a los españoles que su nivel como presidenciable en las próximas generales es superior al de Alberto Núñez Feijóo.
Sánchez se la juega ante Feijóo con la mirada puesta en Bruselas, su posible salvación

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que volverá a ser candidato a la Moncloa en diciembre de 2023 o enero de 2024 se la juega este martes en el Senado ante el aspirante del PP, Alberto Núñez Feijóo, aun flamante presidente de su partido y ahora líder de la Oposición en España. Lo hará con la mirada puesta en Bruselas, su posible tabla salvación.

No es precisamente casual que Sánchez esté urgiendo la Unión Europea (UE) a que, desde la Comisión y el Consejo, se adopten decisiones que contribuyan a controlar la inflación.

Pedro Sánchez ya ha pedido a la UE que "de una vez por todas" haga las reformas en materia energética que España lleva exigiendo desde hace meses "para defender a la clase media tra bajadora y al tejido productivo", tras la decisión de Vladímir Putin de cerrar el grifo del gas a Europa "hasta nuevo aviso".

Seguro de sí mismo, Sánchez espera demostrarle a los españoles que su nivel como presidenciable en las próximas generales es superior al de Alberto Núñez Feijóo, que lleva días encerrado con sus asesores económicos para poder plantarle cara al líder socialista.

Sin descartarse la recesión, la recuperación será más lenta allí donde las deudas maniatan a empresas vulnerables y hogares de ingresos bajos

¿Cuál es la realidad económica de fondo? La economía serpentea, sin esconder que es vulnerable; máxime ante el fuerte impacto de la inflación y los cuellos de botella y atascos en las cadenas de suministros. Pero la existencia de distintos puntos de análisis de la situación económica complica medir la solidez y sostenibilidad de la recuperación, tanto en Galicia como en España, según observan Fernando González Laxe, José Francisco Armesto y Patricio Sánchez en el Anuario del Foro Económico de Galicia.

Ahora, de cara a septiembre, se abre una nueva agenda económica, con un pacto de rentas como gran objetivo, lo cual exige aumentar el consenso político y social. No será fácil cuando un vicepresidente de la CEOE acaba de llamar “arrogante” a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, por secundar las manifestaciones a favor de subir los salarios.

Además, sin descartarse la recesión, la recuperación será más lenta allí donde el apalancamiento se concentra en empresas vulnerables y hogares de ingresos bajos, y hay riesgos de una fragmentación de la economía hacia bloques geopolíticos con estándares tecnológicos distintos.

El análisis de Nadia Calviño y de los expertos

Nadia Calviño constata que la incertidumbre y la escalada de tensión geopolítica provocada por Vladímir Putin complica, sin duda, el escenario económico para los próximos trimestres, y se añade a los retos derivados de estos dos años marcados por la pandemia. “Pero no hay que perder la perspectiva. Incluso en estas circunstancias, todos los organismos internacionales confirman que España mantiene este año un crecimiento fuerte, por encima de las grandes economías europeas y de la media de la UE”, subraya la vicepresidenta primera del Gobierno.

“Es muy importante –diríamos trascendental– evitar que el episodio de inflación se vuelva permanente”. Es lo que piensa el catedrático de la Universidade de Vigo Xosé Carlos Arias. Tiene claro que diversos e importantes cruces de caminos se agolpan ahora mismo ante los ojos del mundo y que una inflación alta y duradera multiplicaría los obstáculos en la concreción de un nuevo contrato social en sentido integrador.

Se trata de un tema que este profesor también ha analizado en detalle en un libro reciente, (X.C. Arias y Antón Costas: Laberintos de la prosperidad, Galaxia Gutenberg, 2021), donde se desliza la idea de que la percepción cada vez más compartida –también por muchos gobernantes-–de que era necesario actuar para evitar estos escenarios adversos, abrió una cierta posibilidad de reconstruir los pilares económico, social y tecnológico del contrato social.

Arias celebra que entre 2020 y 2021, EE UU y la UE reaccionaron de manera muy diferente a cómo habían enfrentado la crisis financiera, pero no obvia que la ya compleja evolución de las transformaciones en curso parece enfrentarse ahora a una nueva encrucijada. Y no solo por la guerra de Ucrania, sino también porque el futuro de la globalización está cuestionado.

Alberto Gago y Xabier Labandeira, también catedráticos de la Universidade de Vigo, se asoman a las páginas del mencionado Anuario para constatar que nunca antes fue más importante la colaboración público-privada y la amplia concertación social para afrontar el problema del Cambio Climático, quizás “el principal reto de nuestra civilización” en este siglo, cuando el horizonte de los problemas climáticos está muy por debajo de los intereses de la generación que ahora debe hacer sacrificios. @J_L_Gomez


Chabolas junto a rascacielos en Madrid, una clara muestra de la desigualdad extrema.
Chabolas junto a rascacielos en Madrid, una clara muestra de la desigualdad extrema.

AL ALZA

Madrid

El “triángulo competitivo” sigue estando formado por los vértices de Madrid, Cataluña y País Vasco. En Galicia, la incidencia negativa de la crisis provocada por la covid-19 fue menor que en el conjunto del Estado y todos los componentes de la demanda interna presentan tasas de crecimiento interanuales positivas, del mismo modo que sucede en el conjunto de España.

A LA BAJA

La estanflación

La estanflación –una situación económica caracterizada por un estancamiento del crecimiento, a la vez que persiste el alza de los precios y el aumento del desempleo– es para la vicepresidenta una palabra ajena a España. Además de aguardar resultados positivos de los planes aprobados por el Gobierno contra la inflación, Nadia Calviño vería “muy positivo” que se lograse un acuerdo de rentas entre los representantes de los trabajadores y los empresarios para evitar una espiral inflacionista. @mundiario


Olaf Scholz. canciller de Alemania, junto Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España. / RR SS.
Olaf Scholz. canciller de Alemania, junto Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España. / RR SS.

PROTAGONISTAS

Pedro Sánchez

Presidente del Gobierno

Lleva más de tres años y medio gobernando sin una mayoría absoluta y sacando adelante reformas de gran calado, como la laboral. Sigue aprobando leyes importantes y ve posible cumplir un programa reformista, sin precedentes, y el Plan de Recuperación.

Alberto Núñez Feijóo

Líder de la Oposición

En el PP jalean su llegada y ven posible reconquistar la Moncloa. Desde el Gobierno cada vez son más duros con Feijóo. Incluso la moderada Nadia Calviño “de momento” no aprecia “un cambio significativo”. Ve que al PP le cuesta “salir del rincón del no”.

Nadia Calviño

Vicepresidenta del Gobierno

Para el Banco de España faltan medidas para asegurar la sostenibilidad de las pensiones. Calviño lo ve de otra manera: “El Gobierno tiene un compromiso claro con el colectivo que más ha sufrido la covid; es momento de darle certeza y tranquilidad.”

Yolanda Díaz

Vicepresidenta del Gobierno

Tras secundar las manifestaciones sindicales para subir los salarios arremetió contra la CEOE, que a través de uno de sus vicepresidentes le ha llamado “arrogante”. Salvador Navarro acusa a la ministra de Trabajo de lanzar mensajes “demagógicos”. @mundiario

 

Sánchez se la juega ante Feijóo con la mirada puesta en Bruselas, su posible salvación
Comentarios