La ONU alerta de que 18 millones de personas en Sahel pueden sufrir una hambruna

Una familia desplazada sentada frente a su tienda de campaña en un campamento informal de Bagoundié, en Malí / ONU
Una familia desplazada sentada frente a su tienda de campaña en un campamento informal de Bagoundié, en Malí / ONU

Martin Griffiths calculó que 1,8 millones de niños padecen desnutrición severa, cifra que podría aumentar a 2,4 millones a final de año.

La ONU alerta de que 18 millones de personas en Sahel pueden sufrir una hambruna

La inseguridad alimentaria que vive Sahel, una región del continente africano, ya había sido advertida a inicios de mayo por el Secretario General de la ONU, António Guterres. Sin embargo, este viernes la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), ha cifrado a la población en riesgo en 18 millones de personas, el número más alto desde 2014.

Martin Griffiths, Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas, estima que 7,7 millones de niños menores de 5 años sufrirán problemas de desnutrición, además señaló que familias enteras están “al borde de la inanición” debido a la extrema pobreza, el alza de los precios de alimentos, la violencia y la inseguridad. “Si no actuamos ahora, la gente morirá”, sentenció.

Asimismo, en Burkina Faso, Chad, Malí y Níger, cuatro países de la región de Sahel, se espera que 1,7 millones de personas sufran niveles de inseguridad alimentaria que se categorizará como emergencia entre junio y agosto, es decir, en el periodo de cosechas.

Cuatro países en riesgo

Ante este nivel de urgencia, el líder de la ONU, António Guterres, anunció que su Oficina liberó 30 millones de dólares del Fondo Central de Respuesta a Emergencias para las cuatro naciones, mismos que se suman a los casi 95 millones de dólares destinados a Sahel desde principios de año.

Por su parte, Griffiths señaló que “hay vidas en juego. Esta inyección de dinero ayudará a los organismos sobre el terreno a ampliar la respuesta de emergencia para evitar una catástrofe. Sin embargo, no sustituye a las contribuciones más importantes que necesitamos de los donantes para mantener nuestra respuesta y ayudar a construir comunidades resistentes”. Y es que los seis llamamientos humanitarios lanzados a principios de 2022 por un total de 3800 millones de dólares ha recaudado menos del 12%.

Menos fondos y más crisis

Al respecto, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), detalló la insuficiencia de sus fondos, lo que ha obligado a reducir las raciones de emergencias para los desplazados internos y refugiados al 50% desde el pasado año. Además, en zonas de difícil acceso e inseguridad alimentaria como en Burkina Faso, las raciones varían entre el 75% y la mitad.

Sin embargo, la situación se agrava y el organismo debe proporcionar asistencia a más de 7 millones de personas. De hecho, haciendo una comparación con el 2021, la inseguridad alimentaria en Mali, Mauritania y Níger ha crecido un 41%, 82% y un 91%, respectivamente.

Por otro lado, la producción agrícola está en riesgo debido a la peor sequía desde el 2011, al alza de los precios de los alimentos, combustibles y fertilizantes de Ucrania, quien es un gran exportador, y al impacto socioeconómico generado por la pandemia de la Covid-19. @mundiario

La ONU alerta de que 18 millones de personas en Sahel pueden sufrir una hambruna
Comentarios