EE UU y la UE negocian prohibir las importaciones de petróleo ruso

Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea; y Joe Biden, presidente EE UU. / @vonderleyen
Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea; y Joe Biden, presidente EE UU. / @vonderleyen

EE UU está negociando de manera “muy activa” con la UE y sus aliados, para dejar de comprar el petróleo procedente de Rusia, y restringir los ingresos de Moscú.

EE UU y la UE negocian prohibir las importaciones de petróleo ruso

Altos funcionarios del Gobierno de EE UU y de la Unión Europea (UE), han afirmado que mantienen conversaciones para eliminar la compra de petróleo y gas natural de Rusia, una medida que estaría destinada a reducir los ingresos de Moscú, en un intento por aislar aún más al Kremlin y por presionar al Gobierno ruso a que detenga sus acciones militares en Ucrania, corriendo el riesgo de una crisis energética a nivel mundial.

En Moldavia, durante una ronda de entrevistas a distintos medios de comunicación, el secretario de Estado de EE UU, Anthony Blinken, explicó que están en curso las negociaciones con el bloque europeo y demás aliados esparcidos por el globo, para frenar la adquisición de hidrocarburos de origen ruso. De acuerdo con EE UU, sería una reducción de ingresos significativa para Rusia, lo que debilitaría al Kremlin.

Estamos ahora conversando con nuestros aliados europeos y nuestros aliados, para considerar de manera coordinada la posibilidad de prohibir la importación de petróleo ruso, mientras nos aseguramos de que haya una oferta suficiente de petróleo en los mercados globales” explicó el jefe de la diplomacia estadounidense, quien también calificó las conversaciones como “muy activas”.

La UE no promete nada

Así, EE UU promueve un embargo energético a Rusia, aunque ese apoyo ocurre principalmente en el ámbito doméstico, no así en el exterior. Los congresistas de ese país, tanto republicanos como demócratas, se han mostrado muy cohesionados y entusiastas con la medida, alegando que una buena parte de esos ingresos, que percibe Rusia a través de los hidrocarburos, estaría destinado a financiar la intervención militar en Ucrania.

Sin embargo, prohibir la adquisición de petróleo, gas natural y carbón de manos de Rusia es una sanción que pueden permitirse los estadounidenses, cuando sólo importan alrededor del 8 % de esos recursos de Rusia. En el caso de la UE, es un asunto mucho más delicado, cuando de Moscú se importa el 41% del gas natural y el 27% del petróleo.

Países como la República Checa o Alemania dependen bastante de la compra de hidrocarburos a Rusia, el 81 % del gas de Chequia proviene de Rusia y se estima que el 40 % del gas natural alemán también tiene el mismo origen. Por su parte, Alemania se ha pronunciado en contra de estas sanciones energéticas debido al impacto que podría tener en el abastecimiento energético de ese país.

“Debemos ser capaces de mantenerlas (las sanciones) en el tiempo”, argumentó Annalena Baerbock, ministra Federal de Asuntos Exteriores de Alemania. “Resulta inútil si en tres semanas descubrimos que sólo nos quedan unos pocos días de electricidad en Alemania y que, por lo tanto, debemos revertir estas sanciones”.  

Mayor independencia energética

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Úrsula von der Leyen, afirmó que el club comunitario debe apostar por independizarse energéticamente de Rusia, y que el bloque sea capaz de abastecerse a sí mismo, como es el caso de EE UU, además de diversificar sus vías de energía y continuar la transición a las energías verdes y sostenibles.

Tras una reunión con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en el Palacio de La Moncloa, von der Leyen reconoció “la gran experiencia” de España en el ámbito de las energías renovables, al mismo tiempo que aseguró que “es el camino” que la UE debe seguir para lograr la independencia energética.

“España tiene un porcentaje de energías renovables impresionante y estoy segura de que desempeñará un papel importante en el abastecimiento energético de Europa, y para ello tenemos que trabajar en las interconexiones entre la Península Ibérica y UE”, aseguró von der Leyen.

Mientras tanto, ante las más recientes preguntas acerca de las negociaciones con EE UU, la presidenta de la CE ha optado por no contestar directamente. La prohibición de compra a Rusia es un tema delicado, que, según analistas, podría derivar en una crisis energética y económica mundial, tras el aumento de la demanda y de los precios internacionales de los hidrocarburos. @mundiario

EE UU y la UE negocian prohibir las importaciones de petróleo ruso
Comentarios