¿Cómo afecta la guerra en Ucrania a la economía española?

Bolsa Madrid / Mundiario
Bolsa Madrid / Mundiario

El aislamiento económico a Moscú repercutiría fuertemente en la dependencia energética de la UE con Rusia, pero su menor influencia en España plantea otro escenario.

¿Cómo afecta la guerra en Ucrania a la economía española?

Las “devastadoras” sanciones que la Unión Europea (UE) le ha impuesto a Moscú y al círculo cercano del presidente ruso, Vladimir Putin, están destinadas a crear fuertes consecuencias que obliguen a las tropas rusas a abandonar Ucrania, y cesar la invasión que inició el jueves pasado, a pesar de la estrecha “interdependencia económica” entre Rusia y el bloque comunitario.

Medidas como el bloqueo de ciertas entidades bancarias rusas de la red financiera global del Swift, la congelación de los fondos del Banco Central ruso en el extranjero, la imposibilidad de Moscú de usar su propia moneda en el mercado exterior o la prohibición de sobrevolar territorio europeo tendrán como resultado el desplome de las exportaciones rusas.

Los cambios ya se perciben. Desde el jueves pasado no se registraba que el barril de petróleo pasara de los 100 dólares estadounidenses en varios años, cuando a principios de marzo llegó a 113 dólares y podría llegar a 120 si se corta el suministro ruso. Igualmente, el gas aumentó a 193 euros por megavatio hora.

El Real Instituto Elcano señala que los efectos de la guerra en Ucrania a España vienen en dos tipos, de primera y segunda ronda. Los primeros consisten en las restricciones al suministro de materias primas, mientras los últimos corresponderían a los de carácter financiero, ocasionados por la inflación y la recuperación económica, que es lo que alteraría más a España.

¿Qué importa España de Rusia?

En un principio, las restricciones que repercuten sobre las exportaciones de Rusia, y la situación bélica que imposibilita las importaciones de Ucrania, causarían un mayor impacto en los demás miembros de la UE en lugar de España, debido a que en la actualidad se adquieren una buena parte de sus materias y productos importados de esos dos países, cuando en España la dependencia es menor.

Primero, los hidrocarburos en su mayoría no son adquiridos ni de Moscú ni de Kiev. Menos del 11 % del petróleo importado es ruso y apenas el 6 % de gas proviene de allí, a diferencia de otros países como Alemania que depende en un 37 % del crudo ruso o la República Checa que obtiene el 82 % de su gas de la Federación, por lo que el impacto en Europa Central y del Este sería totalmente superior.

El gas y el petróleo aumentan por la guerra en Ucrania. / RR SS.
El gas y el petróleo aumentan por la guerra en Ucrania. / RR SS.

Sin embargo, casi el 70 % del aceite girasol de España proviene de Ucrania y entre las demás importaciones, el 38 % del maíz viene de Ucrania, el 25 % de la cebada, así como un 10 % del trigo. Pero en el ámbito empresarial, no hay muchas grandes empresas rusas en España ni muchas inversiones con sede en Rusia o en Ucrania, las que existen serían golpeadas a nivel del sector, como el textil o el automovilístico.

Igualmente, las exportaciones segmentadas de España a Ucrania o Rusia, como el vodka, sí llevarán golpes fuertes.

Los efectos de la segunda ronda golpearán más fuerte a España

Los efectos negativos, a nivel macroeconómico, que repercutirán con mayor ímpetu a España son los derivados de la inflación y la subida de precios de las materias primas. Lo mismo se está evidenciando con el disparo de los precios de la energía, que podrían “contribuir a elevar las expectativas de inflación a medio plazo, lo que podría impulsar una espiral de precios y salarios”.

“Por lo que respecta al endeudamiento público, la estrategia del Tesoro español de aprovechar los bajos tipos para ampliar la duración media de la deuda en circulación (por encima de los ocho años, frente a los poco más de seis años de hace una década) y los todavía bajos tipos de interés de las nuevas emisiones permitirá modular el impacto de dicha subida en las perspectivas de crecimiento de la economía española”, resalta el Instituto Real Elcano.

Igualmente, se espera también un aumento en los precios de los alimentos y productos agrarios, tras las perturbaciones y restricciones en la exportación de cereales y fertilizantes, que rondan el 20 % de la producción mundial de ambos rubros.

Además, es importante destacar los efectos sobre el turismo, gravemente afectado por la prohibición de vuelos sobre Europa y la disminución de poder adquisitivo de los rusos. Ello ya se demuestra con los más de 18.000 turistas rusos varados en América Latina y que, debido a las restricciones del espacio aéreo europeo, permanecerán durante tiempo indefinido del otro lado del Atlántico. En España, los ingresos serían nulos en el sector por parte de esos países, y ello golpearía mayormente a las comunidades costeras como Cataluña o las Islas Baleares, ante la ausencia de casi un millón y medio de turistas rusos.

La UE sufrirá más que España

Durante el desarrollo del Mobile World Congress de Barcelona a inicios de semana, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, anunció que el Ejecutivo desplegaría una serie de medidas que traten de mitigar los efectos que resulten del conflicto, con especial énfasis en el encarecimiento de las materias primas y de la energía.

Calviño ha reconocido que España “es de los países europeos menos expuestos al conflicto”, y que el bloque comunitario será más afectado debido a la gravedad de la situación.

Para el sector turístico, Calviño señaló que es prioritario para el Gobierno el rescate de la aerolínea Air Europa y el impulso del hub del aeropuerto Madrid-Barajas, que actualmente “está en el aire” por la pretensión de compra de otras empresas europeas, que tienen intereses fijos en otros hubs en el continente y no en Madrid.

Esto es con la intención de evitar que España pierda la “competitividad” ante otras rutas turísticas, y de que se frustren los intereses de que Madrid-Barajas sea puerta de entrada al turismo de y en Asia, como lo es ya para Latinoamérica y EE UU.

Plan Nacional de Respuesta al Impacto de la Guerra

Este miércoles, durante la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante el Congreso de los Diputados, ha explicado que “toda esa tensión inflacionista y sus derivadas, la incertidumbre económica y el sensible incremento en los precios y servicios más inmediatos a cualquier necesidad, tendrán una causa: la injustificable guerra contra Ucrania”, sin embargo, explicó que, debido a la baja dependencia de España de la energía rusa, “la seguridad del suministro está garantizada”.

Sánchez anunció que el Ejecutivo se encuentra diseñando un plan para atenuar “los efectos negativos” que incluirá un “impulso de un pacto de rentas que proporcione estabilidad desde la perspectiva de los costes salariales y los beneficios empresariales”, además de protecciones a las familias vulnerables, y ayudas a los sectores agrícolas y turísticos.

Además, anunció que España continúa en la transición a las energías verdes, que en vista del disparo y “especulación” del mercado de los hidrocarburos, se perfila como una alternativa más asequible para la recuperación económica que los combustibles fósiles. @mundiario

¿Cómo afecta la guerra en Ucrania a la economía española?
Comentarios