EE UU, Reino Unido y la UE acusan a Rusia de cometer “crímenes de guerra” en Ucrania

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reunido con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. / CNN
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reunido con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. / @POTUS

Londres afirma que existen “pruebas muy, muy sólidas” de que Moscú ha cometido crímenes de guerra en Ucrania y de que Vladímir Putin es el responsable.  

EE UU, Reino Unido y la UE acusan a Rusia de cometer “crímenes de guerra” en Ucrania

El bombardeo ruso a un teatro convertido en un refugio de civiles en la asediada Mariúpol agita los ánimos internacionales. Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea han acusado a Moscú de cometer “crímenes de guerra” en Ucrania tras el ataque al Teatro Regional de Arte Dramático de Donetsk, en el sureste de la estratégica ciudad portuaria ucraniana, mientras los equipos de rescate buscan entre los escombros a los sobrevivientes.

El presidente estadounidense, Joe Biden, fue el primero en elevar el tono después de la tragedia de este miércoles al calificar por primera vez al presidente ruso, Vladímir Putin, como “criminal de guerra”. El demócrata, que hasta ahora había evitado utilizar esta expresión en sus discursos desde el inicio de la invasión a Ucrania, soltó el comentario al finalizar un acto no relacionado con el conflicto, en respuesta a la pregunta de un periodista. Poco después, la Casa Blanca salió al paso para aclarar que Biden había hablado “desde su corazón” y que sería un proceso legal desde el Departamento de Estado el que determinaría si, en efecto, Washington acusa al jefe del Kremlin de crímenes de guerra.

Este jueves, sin embargo, el secretario de Estado de EE UU, Anthony Blinken, ha respaldado la postura del mandatario, que además ha tildado a su homólogo ruso de “dictador asesino” y “puro matón”. “Ayer, el presidente Biden dijo que se habían cometido crímenes de guerra en Ucrania. Personalmente, estoy de acuerdo”, ha subrayado, antes de recordar que “atacar a civiles de manera intencionada es un crimen de guerra”. Blinken además ha avanzado que la embajadora de EE UU para la Justicia Penal Global, Beth Van Schaack, estará al frente de las tareas para “documentar y evaluar los posibles crímenes de guerra cometidos contra Ucrania”. “Nos aseguraremos de que nuestros hallazgos ayuden a las investigaciones internacionales y obliguen a rendir cuentas a los responsables”.

El mensaje estadounidense provocó la reacción inmediata del Kremlin, que ha tachado de “inaceptables” e “imperdonables” las palabras de Joe Biden.

Reino Unido y la UE apoyan a EE UU

En paralelo, el Reino Unido ha afirmado que existen “pruebas muy, muy sólidas” de que Rusia ha cometido crímenes de guerra en Ucrania y de que Putin es el responsable.

En esa misma línea, el alto responsable de política exterior de la UE, Josep Borrell, ha condenado el ataque de las fuerzas rusas a civiles en el exrepública soviética. “Los autores de estas graves violaciones y crímenes de guerra [...] tendrán que rendir cuentas”, ha deslizado el jefe de la diplomacia europea.

 

¿Puede Vladímir Putin ser procesado?

Los crímenes de guerra están recogidos en el Estatuto de Roma y los Convenios de Ginebra, un conjunto de leyes y tratados internacionales relacionados con los conflictos armados que regulan el derecho internacional humanitario y cuyo propósito es proteger a las víctimas de las guerras. 

La definición de crímenes de guerra dentro de los Convenios de Ginebra, que ratificaron varios países incluido Rusia, incluye tortura, trato inhumano, homicidio internacional, causar de forma deliberada gran sufrimiento, destrucción y apropiación de bienes, atentar contra la vida o la salud de los civiles, privar deliberadamente a un prisionero de guerra de su derecho de recibir un juicio justo, deportación ilegal y tomar rehenes.

Por su parte, el Estatuto de Roma recoge en su definición el hecho de dirigir intencionalmente ataques contra la población civil o contra civiles que no participen directamente en las hostilidades, lanzar intencionalmente un ataque a sabiendas de que causará incidentalmente la muerte o lesiones a civiles, atacar o bombardear pueblos, aldeas, viviendas o edificios indefensos. Asimismo, establece que ciertos tipos de edificios, como hospitales o aquellos dedicados a la religión o la educación no pueden ser atacados intencionalmente; y prohíbe el uso de ciertos tipos de armas, así como gases venenosos, apunta la BBC.

 

Los crímenes más graves contra la comunidad internacional, como los crímenes de guerra, el genocidio, los crímenes de lesa humanidad y el crimen de agresión, son procesados tradicionalmente por la Corte Penal Internacional (CPI), un tribunal independiente creado en 1998 bajo el Estatuto de Roma y que solo puede ejercer jurisdicción donde los Estados no pueden o no quieren hacerlo. Por ello, es considerado un "tribunal de último recurso", que depende de la cooperación estatal y puede imponer sanciones que van desde penas de prisión y multas.

Rusia y Ucrania no se encuentran entre los 123 estados miembros de la CPI, pero Kiev ha aceptado su jurisdicción, lo que implica que la corte puede investigar ciertos presuntos delitos. De hecho, el fiscal jefe del organismo ya ha ordenado una investigación sobre la guerra en territorio ucraniano, que pretende demostrar si Moscú ha cometido dichos crímenes.

David Crane, que trabajó como fiscal en jefe de la Corte Especial de la ONU para Sierra Leona, destaca que existen además otros tres caminos para investigar y determinar crímenes de guerra: una comisión investigadora asignada por la ONU a un tribunal internacional híbrido para crímenes de guerra con el fin de enjuiciar a Putin; un tribunal o corte para enjuiciar a Putin por parte de un grupo de entidades o países interesados o afectados, como la OTAN, la Unión Europea y Estados Unidos; o un procedimiento en alguno de los países que ya tienen sus propias leyes para procesar los crímenes de guerra, como Alemania (que ya está investigando a Putin), por ejemplo.

En cualquier caso, el problema es que Rusia no reconoce la jurisdicción de la CPI, por lo que es fácil intuir que no rendirá cuentas a ese tribunal con sede en La Haya, Países Bajos. Así, queda abierta la opción de que Vladímir Putin sea procesado en un país escogido por la ONU o por un consorcio de naciones interesadas. Pero lograr que el jefe del Kremlin aterrice en dicho territorio se antoja complicado. @mundiario

EE UU, Reino Unido y la UE acusan a Rusia de cometer “crímenes de guerra” en Ucrania
Comentarios