De rosa y bronceada, así es como Letizia cierra su papel en la cumbre de la OTAN

Diseño sin título
Reina Letizia. / @CasaReal.
La reina se ha reunido con las primeras damas y caballeros para finalizar con su papel de anfitriona con una cata de aceites y una exhibición de una ópera. Su look ha sido soñado.
De rosa y bronceada, así es como Letizia cierra su papel en la cumbre de la OTAN

La reina Letizia ha reaparecido para culminar su semana como anfitriona de las primeras damas y caballeros que llegaban a Madrid por la cumbre de la OTAN. Para esta última aparición, la consorte se ha decantado por un llamativo vestido rosa y un obvio bronceado.

Tras pasar el día de ayer por La Granja de San Ildefonso, en Segovia, y luego el Museo Reina Sofía, ahora la reina se ha presentado como anfitriona en el Teatro Real. En dicho lugar, han disfrutado de una cata de aceites, una charla sobre la comida mediterránea y han disfrutado de un ensayo de la ópera 'Nabucco', de Verdi.

Doña Letizia ha decidido no ser gran protagonista en esta semana llena de actos, y nos referimos claro a su estilo. Se ha decantado por apuestas elegantes pero no deslumbrantes. En esta última ocasión la vemos con un vestido rosa fucsia de corte midi, con cuello redondo y sin mangas que es firmado por Carolina Herrera. 

La consorte lo estrenó en 2018 durante su visita a Nueva Orleans, EE UU. En ese momento sin duda deslumbró y lo volvería a lucir un año después durante una visita a Almagro, concretamente al Real Patronato sobre Discapacidad e hizo entrega de los Premios Reina Letizia.

Tampoco se ha dado dolores de cabeza con los complementos, defiendo llevar unos slingback de CH Carolina Herrera en color nude junto a una cartera de mano del mismo tono. Ningún sobresalto ni nada más o interesante que mencionar.

Sus otros looks durante la cumbre han consistido en un vestido negro con lunares blancos firmado por José Hidalgo. Una apuesta sencilla con la que recibió a la primera dama de EE UU, Jill Biden. Luego le veríamos con un traje de pantalón y chaqueta blanco de Carolina Herrera que combinó con una blusa rosa empolvada para la visita que protagonizó junto a Biden al centro de refugiados ucranianos.

Por último, en la cena ofrecida en el Palacio Real,  cuando esperábamos que más nos sorprendiera, la consorte decidió rescatar un vestido que estrenó durante la última entrega de los Premios Princesa de Asturias. Un diseño en color negro firmado por The 2nd Skin, que aunque es hermoso, quizás no fue suficiente para la ocasión. @mundiario

De rosa y bronceada, así es como Letizia cierra su papel en la cumbre de la OTAN
Comentarios