El G7 destinará 5.000 millones de dólares para paliar la crisis alimentaria: ¿será suficiente?

Cumbre del G7 en Alemania. / Vía Twitter @BorisJohnson
Cumbre del G7 en Alemania. / Vía Twitter @BorisJohnson

Los líderes de los siete grandes países industrializados acordaron entregar un aporte financiero para luchar contra la inseguridad alimentaria que afecta a millones de personas.

El G7 destinará 5.000 millones de dólares para paliar la crisis alimentaria: ¿será suficiente?

La cumbre de las siete grandes potencias democráticas de Occidente se vio marcada por la guerra en Ucrania y las consecuencias que esta ha traído consigo, como por ejemplo, la crisis alimentaria causada por el bloqueo ruso a los puertos del mar Negro.

Por consiguiente, la reunión llevada a cabo en el castillo bávaro de Elmau dio pie a la creación de un nuevo acuerdo en el que Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Francia, Italia y Alemania decidieron destinar 5.000 millones de dólares (lo que equivale a unos 4.700 millones de euros) para combatir la inseguridad alimentaria que aqueja al mundo. En este sentido, más de la mitad de dicha cantidad, específicamente 2.760 millones de dólares serán aportados por la potencia estadounidense, de acuerdo con la información suministrada por un funcionario de alto rango de la Casa Blanca.

Medidas insuficientes

Sin embargo, ¿el aporte es suficiente para asegurar la alimentación? En realidad no, ya que las cifras del Programa Mundial de Alimentos (PMA) indican que necesitan de 22.200 millones de dólares para “salvar las vidas” de 50 millones de personas al borde de la hambruna.

De hecho, el director de Políticas de Desigualdad de Oxfam Intermón, Max Lawson, manifestó que el “G7 no tomó las medidas necesarias” para hacer frente a la crisis alimentaria. “Como resultado, muchos millones se enfrentarán a una hambruna y una inanición terribles”.

“Necesitamos al menos $ 28,5 mil millones más del G7 para financiar inversiones en alimentos y agricultura para acabar con el hambre y llenar el enorme vacío en los llamamientos humanitarios de la ONU”, añadió.

Rusia y Ucrania son dos grandes exportadores de materias primas básicas que van desde el trigo y los cereales hasta el petróleo, gas natural, carbón y oro, por lo que el conflicto bélico entre ambos ha agravado la crisis alimentaria mundial debido a una creciente inflación que devora los bolsillos de la sociedad.

De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima un aumento anual del 56,2% en el precio del trigo, y de un 45% en el de los aceites vegetales. @mundiario

El G7 destinará 5.000 millones de dólares para paliar la crisis alimentaria: ¿será suficiente?
Comentarios