Precio fijos, topes, agregadores: las medidas que plantea Bruselas para abaratar la energía

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. / Mundiario
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. / Mundiario

La Comisión Europea se abre a intervenir los mercados de la energía "para hacer frente al efecto de contagio de los precios del gas en los mercados de la electricidad”. 

Precio fijos, topes, agregadores: las medidas que plantea Bruselas para abaratar la energía

Bruselas se abre a intervenir los mercados de la energía “a corto plazo” para hacer frente a la escalada de precios de la luz. La Comisión Europea tiene previsto presentar este miércoles una propuesta que recoge al menos cinco medidas de intervención para atajar el efecto de contagio de los precios del gas en los mercados de la electricidad: desde fijar un tope al mercado mayorista hasta establecer precios fijos para las eléctricas.

El documento pretende poner sobre la mesa de los líderes europeos, reunidos este jueves y viernes en una cumbre en Bruselas, el debate sobre las actuaciones de emergencia de la Unión Europea frente a la crisis energética, agravada por la invasión rusa en Ucrania.

compensación fiscal

El Ejecutivo comunitario divide sus propuestas en dos tipos: las que requerirían de una “compensación fiscal” y las que implicarían un cambio regulatorio. En relación al primer punto, Bruselas propone establecer un precio de referencia en el mercado mayorista, topar el precio de la electricidad o crear un agregador de demanda (proveedores que negocien precios ventajosos de forma conjunta) que suministre la energía a mejores precios.

El texto advierte de que dichas medidas conllevan costes fiscales, distorsionan la competencia y generan interferencias en los mercados; pero además podrían provocar desequilibrios y una posible competencia desleal en el sector.

cambio regulatorio

Por otro lado, Bruselas se plantea otras medidas de intervención que implicarían un cambio regulatorio: fijar un precio máximo a los generadores de electricidad o establecer determinadas obligaciones de venta. El borrador –que aún puede ser modificado- en este caso alerta sobre la “complejidad” de las medidas, que podrían derivar en “disrupciones en la oferta” o generar un “impacto en las inversiones” previstas por las compañías.

almacenamiento subterráneo de gas

Asimismo, Bruselas abre la puerta a exigir de forma obligatoria que el almacenamiento subterráneo de gas en toda la UE se llene como mínimo al 90% de su capacidad antes del 1 de octubre de cada año.

En una comunicación enviada hace dos semanas, la Comisión avanzaba ya una propuesta basada en “coordinar las operaciones de realmacenamiento, por ejemplo, mediante la contratación conjunta, la agrupación de pedidos y la adecuación a la oferta”. Y en crear “una plataforma europea conjunta para la contractualización del suministro de gas basada en negociaciones bilaterales con los principales productores de gas [que] contribuiría a la diversificación y a la gestión inteligente de los riesgos, garantizando así la seguridad del suministro en condiciones favorables para todos los compradores de la UE”.

 

Riesgo para el suministro 

El Ejecutivo comunitario aborda las opciones con cautela y es tajante respecto al riesgo que la estrategia de intervención de la UE podría suponer para el suministro. “Para tener éxito, estas opciones excepcionales, temporales y específicas deben ser fiscalmente gestionables y no deben comprometer la seguridad del suministro y la igualdad de condiciones en el mercado interior”, señala el texto en el que trabajan el gabinete de la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, y los altos cargos de la Dirección General de Energía.

En cualquier caso, la decisión final sobre las medidas deberá ser tomada por el Consejo de la UE. De hecho, el borrador de conclusiones de la cumbre emplaza al órgano que representa a  los Estados miembros a “que estudie con más detalle y con carácter de urgencia las opciones adicionales concretas a corto plazo presentadas por la Comisión, en particular para hacer frente al efecto de contagio de los precios del gas en los mercados de la electricidad”.

División en la UE

El debate sobre las medidas que debe adoptar la Unión Europea para hacer frente a la escalada energética se abre paso en medio de la división de los países. Una discusión que ya ha comenzado a calentarse este martes en el Consejo de Asuntos Generales.

España lidera el grupo de países del club que reclaman una intromisión inmediata, una opción secundada especialmente por países del Sur, como Grecia, Portugal e Italia, pero también por Francia y Bélgica.

En el otro extremo, el bloque liderado por Alemania y Países Bajos defiende la necesidad de acelerar la transición energética para reducir la dependencia del gas ruso. La principal preocupación de estos socios: la factura que supondría un eventual intervencionismo de los mercados, si es que la medida finalmente sale adelante. Los halcones europeos temen que una actuación en ese sentido implicaría la creación de un nuevo fondo europeo al estilo del pactado para la recuperación económica tras la pandemia, aunque con un detalle: parte de este dinero, en la práctica, terminaría en los bolsillos de Rusia, el principal proveedor del gas de la UE. @mundiario 

Precio fijos, topes, agregadores: las medidas que plantea Bruselas para abaratar la energía
Comentarios