Europa se plantea un giro ante al desafío ruso: aumento del gasto militar y autonomía energética

Los líderes europeos reunidos en Versalles. Twitter @EmmanuelMacron
Los líderes europeos reunidos en Versalles. Twitter @EmmanuelMacron
Los líderes europeos acuerdan en Versalles reforzar la seguridad de la UE a través de las armas y de la reducción de la dependencia del gas, el petróleo y el carbón ruso. La adhesión de Ucrania al bloque divide a los Veintisiete. 
Europa se plantea un giro ante al desafío ruso: aumento del gasto militar y autonomía energética

¿Europa ha despertado? La invasión rusa de Ucrania obliga a la Unión Europea a tomar conciencia de sus puntos débiles y a plantearse un giro drástico en su política. En la declaración final que preparan los líderes europeos reunidos en Versalles (en una cumbre informal celebrada este jueves y viernes a pedido de la presidencia francesa de turno), destacan dos pilares claves para la dirección que pretende tomar el bloque comunitario: el aumento del gasto militar y la búsqueda de la autonomía energética. 

El borrador del documento recoge los objetivos en varias citas: “Aumentar sustancialmente el gasto en defensa, […] centrándose en las deficiencias estratégicas identificadas”. “Desarrollar más incentivos para estimular las inversiones compartidas de los Estados miembros en proyectos y adquisición conjunta de capacidades de defensa”. “Fortalecer y desarrollar nuestra industria de defensa”. “Fomentar las sinergias entre la investigación y la innovación civil, de defensa y espacial, e invertir en tecnologías e innovación críticas y emergentes para la seguridad y la defensa”, señala El País

“Me gustaría más invertir el dinero de los contribuyentes en escuelas o pensiones, pero debemos gastar en defensa”, ha resumido la primera ministra de Suecia, Magdalena Anderson. Esta misma semana, el alto representante de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, explicaba que los países europeos han reducido de un 4% del PIB a un 1,5% su gasto en defensa desde el final de la Guerra Fría. Pero la ofensiva lanzada por Vladímir Putin sobre Ucrania ha empujado a los Estados miembros a reestudiar sus prioridades. “Venimos a trabajar en dos direcciones: una para mantener la presión sobre Putin y parar la agresión a Ucrania; otra, fortalecer la resiliencia de la UE en energía y defensa”, ha subrayado Borrell en la reunión. 

En un segundo plano, el borrador de la declaración final recoge los intereses de cada país en el marco de la nueva estrategia. Por ejemplo, el primer ministro holandés, Mark Rutte, coincide con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, en que el refuerzo en la política de defensa de Europa debe hacerse en el marco de la OTAN, una iniciativa que, en el otro extremo, ha chocado con las reticencias de Alemania. El mandatario galo además ha planteado que el gasto militar europeo se financie con deuda común, como ya ocurrió con el plan de recuperación tras la crisis del coronavirus.

Adhesión de Ucrania a la UE

El texto recoge asimismo una preocupación general por la dependencia europea a la importación de productos agrícolas; y el punto más polémico: la solicitud de adhesión de Ucrania a la UE.  

Los líderes europeos han enfriado este jueves la vía exprés para el ingreso de Ucrania —también de Moldavia y Georgia— al bloque comunitario, un atajo que el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, ha planteado en las últimas semanas como alternativa para hacer frente a la ofensiva del  Kremlin. 

Europa se plantea un giro ante al desafío ruso: aumento del gasto militar y autonomía energética
Comentarios