Menos muertes, cooperación y diálogos: los supuestos avances presentes en Venezuela

Michelle Bachelet, alta comisonada de la ONU; y Nicolás Maduro, líder chavista. / RR SS.
Michelle Bachelet, alta comisonada de la ONU; y Nicolás Maduro, líder chavista. / RR SS.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos presentó una actualización del informe sobre Venezuela, en el cual pide un mayor compromiso para mejorar la situación en el país.

Menos muertes, cooperación y diálogos: los supuestos avances presentes en Venezuela

Los últimos acontecimientos en materia de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales ocurridos en Venezuela están registrados en la nueva actualización del informe presentado este miércoles por Michelle Bachelet ante el Consejo de Derechos Humanos.

En este sentido, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos hizo mención a las reformas iniciadas por el gobierno de Nicolás Maduro, relacionadas con la justicia, la policía y la detención, además de la disolución de las Fuerzas de Acción Especial de la Policía Nacional, lo que catalogó como un avance, pero no es suficiente, “aún hay mucho camino por recorrer en favor de las garantías fundamentales”, dijo Bachelet.

De hecho, durante su exposición oral ante el Consejo de la ONU, la representante de los derechos humanos instó a las autoridades venezolanas a implementar cambios estructurales de largo plazo, además de la creación de iniciativas legislativas basadas en consultas a la sociedad civil.

Asimismo, subrayó que se han registrado menos muertes asociadas a operaciones de seguridad; sin embargo, considera que “ya una muerte es demasiado”.

“Aunque en menor número la Alta Comisionada documentó seis casos que involucran a las fuerzas de seguridad con un modus operandi similar al anterior en barrios marginados, incluso en Caracas y El Tocuyo, Carora estado Lara, que resultaron en la privación de la vida”, señala el informe. De hecho, en al menos tres de los casos, el fallecido mostró signos de torturas o malos tratos.

“Un espíritu de cooperación”

En cuanto a la esfera judicial, Bachelet pide que se lleven a cabo “investigaciones independientes, exhaustiva y oportunas, con las debidas garantías procesales, que conduzcan a la rendición de cuentas de todos los perpetradores”.

Por otro lado, existe una gran contradicción, pues Bachelet sostiene que el gobierno venezolano ha mostrado un espíritu de cooperación con su Oficina; no obstante, el personal no tuvo acceso a los centros de detención administrados por los servicios de inteligencia, donde se han denunciado malos tratos e incomunicación.

De acuerdo con la Voz de América, los expertos en el tema consideran que el Estado venezolano apenas intenta dar una imagen de cooperación y de cambios a nivel interno, pero sin respetar la independencia del Poder Judicial.

De igual forma, tras la visita de su personal a otras 21 prisiones, donde entrevistaron confidencialmente a 259 detenidos, la Alta Comisionada señaló una mejora en las condiciones y la reducción del hacinamiento. Incluso, las gestiones de su Oficina contribuyeron a la liberación de 68 personas, 14 mujeres entre ellas.

Violación a la libertad de expresión

Sin embargo, el espacio cívico y democrático no es tan positivo. De acuerdo con Bachelet, se registraron 166 restricciones indebidas, las cuales estaban se relacionan con la estigmatización, la criminalización y las amenazas contra las voces disidentes.

De hecho, la libertad de expresión es inexistente, pues el hostigamiento, la censura, el decomiso de equipos de medios de comunicación y el bloqueo de portales en internet son parte del día a día. En cuanto a las detenciones arbitrarias, Bachelet indica que el número ha disminuido en comparación con años anteriores.

Del mismo modo, señaló la creación de espacios de diálogo con la sociedad civil como muestras de una sociedad democrática saludable. Por consiguiente, expresó su apoyo al diálogo entre el gobierno oficialista y la oposición e instó a una reanudación del mismo, pero dándole prioridad a la participación de las mujeres.

Salario mínimo insuficiente

Venezuela posee grandes brechas en materia de crecimiento económico, por lo que pidió que todos los recursos disponibles se destinen a cerrar el déficit de servicios e infraestructuras esenciales, como en los centros de salud. Asimismo, destacó que el salario mínimo venezolano solo permite cubrir un 8% de la canasta alimentaria.

Ante esta situación, considera que el “levantamiento de sanciones sectoriales podría contribuir a hacer frente a retos preexistentes”. Para finalizar, Bachelet agradeció la cooperación lograda en los últimos tres años.

Menos muertes, cooperación y diálogos: los supuestos avances presentes en Venezuela
Comentarios