La misión Solar Orbiter toma imágenes inéditas del Sol

Imagen del Sol tomada por la misión Solar Orbiter. / ESA
Imagen del Sol tomada por la misión Solar Orbiter. / ESA

Los nuevos datos de la nave espacial de la ESA han revelado imágenes sin precedentes de la superficie caliente del centro de nuestro sistema planetario.

La misión Solar Orbiter toma imágenes inéditas del Sol

La misión espacial Solar Orbiter continúa asombrando a los científicos. Después de realizar la mayor aproximación nunca antes hecha hacia el Sol, el pasado mes de marzo, ahora los datos que revela esta nave muestran imágenes de poderosas erupciones solares, imperdibles vistas de los polos de nuestra estrella y, además, una peculiar zona picuda que los astrónomos han denominado “erizo”.

El 26 de marzo el Solar Orbiter logró un hito, al aproximarse a la menor distancia posible al Sol, un evento que se denomina perihelio. La nave espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés), se acercó a la impresionante distancia de 48 millones de kilómetros del Sol, en la órbita de Mercurio, aproximadamente un tercio de la distancia que separa a nuestro planeta de la estrella.

A este momento, el escudo protector del Solar Orbiter registró unos 500 grados centígrados que pudo mitigar gracias a su tecnología puntera para mantener seguro y en funcionamiento los equipos, y los 10 instrumentos de la ESA y de la NASA que ayudaron a colectar los datos para su posterior estudio. La información fue analizada por varias semanas, y apenas este miércoles se conocieron algunos de los resultados de los análisis.

“Aunque el análisis del nuevo conjunto de datos no ha hecho más que empezar, ya está claro que la misión liderada por la ESA está proporcionando extraordinarios conocimientos sobre el comportamiento magnético del Sol y la forma en que esto determina la meteorología espacial”, asegura un comunicado de la Agencia Espacial Europea.

Entender cómo “funciona” el Sol

El Solar Orbiter lleva hasta 10 instrumentos de alta gama, nueve construidos por la ESA y uno por la NASA. Todos trabajan en una estrecha colaboración para demostrar una nueva percepción que permita comprender cómo “funciona” el Sol. Algunos de estos instrumentos de teledetección observan la estrella, mientras que otros monitorean las condiciones en el entorno de la nave.

Todos estos equipos recopilan información que, posteriormente, une los puntos de lo que ven y lo que “sienten” en un laboratorio, conformando un mosaico que resulta en la imagen definitiva que es mostrada al público. Entre más cerca del Sol, en el perihelio, mejores visiones tendrán los instrumentos, siendo capaces de tomar imágenes de las capas internas que nunca se han apreciado, al igual que los fenómenos que ocurren en su composición.

La nave espacial pudo captar imágenes sorprendentes como varias erupciones solares o la eyección de una masa de la corona solar, las capas internas del Sol donde se produce buena parte de su actividad que afecta al espacio, con destino a la Tierra. Esto ha sido considerado por los científicos como una verdadera oportunidad para realizar predicciones meteorológicas en tiempo real, permitiendo así avanzar en las tareas de protección de los astronautas y de los equipos lanzados al espacio, expuestos al duro clima espacial.

Otro espectacular descubrimiento fue el denominado “erizo”, una región que se caracteriza con llamativos picos de gas frío y caliente que se extienden por todas direcciones, y goza de una longitud aproximada de 25.000 kilómetros a través del Sol. @mundiario

La misión Solar Orbiter toma imágenes inéditas del Sol
Comentarios