Wyoming, el primer estado de EE UU en prohibir las píldoras abortivas

Protesta a favor del aborto en EE UU. / Twitter
Protesta a favor del aborto en EE UU. / Twitter

El 54% de las interrupciones de embarazos en el país se llevan a cabo con este tipo de medicamentos.

Wyoming, el primer estado de EE UU en prohibir las píldoras abortivas

El gobernador de Wyoming (EE UU),  Mark Gordon, aprobó este viernes una ley que prohíbe el uso de píldoras abortivas en este Estado del Medio Oeste. Las mujeres que las usen se enfrentan a penas de hasta seis meses de cárcel y multas de unos 8.400 euros.

El político republicano también ha aprobado un proyecto de ley que restringe la mayoría de abortos en el Estado, salvo en casos de violación, incesto o cuando la vida de la madre está en riesgo.

De esta manera, Wyoming se convierte en el primer lugar en estrenar una norma específica para prohibir estos medicamentos. Sin embargo, puede que la ley se extienda en otros Estados, como Texas, donde se espera que un juez decida de manera inminente sobre una eventual prohibición de una píldora abortiva de uso generalizado. Y es que, el nuevo objetivo de los activistas religiosos y políticos republicanos son los medicamentos, especialmente, la mifepristona, que, combinada con el misoprostol, se emplea en alrededor de la mitad de las interrupciones de embarazo que se practican anualmente en Estados Unidos, según datos del Instituto Guttmacher.

La decisión está en manos de un juez llamado Matthew Kacsmaryk, un nombramiento de Donald Trump. Al ser un magistrado federal, tiene la potestad de prohibir el uso del medicamento en todo Estados Unidos, también en lugares , como Nueva York, California o Maryland, considerados “santuarios” en la protección del derecho de las mujeres a decidir.

Roe contra Wade

Desde que la Corte Suprema de Estados Unidos anuló el año pasado la histórica sentencia Roe contra Wade, que convirtió en federal la protección del aborto, los activistas han buscado formas de consagrar que este se prohíba en todo el país. De hecho, los legisladores de Texas están contemplando una propuesta que no solo prohibiría las píldoras abortivas, sino que también exigiría a los proveedores de servicios de internet en el estado que bloqueen el acceso a los sitios web donde se venden dichas píldoras por correo.

Por su parte, Gordon manifestó su “sólido historial de protección de la vida de los no nacidos, así como de sus madres", por ello, tomó esta decisión “sin prejuicios” y “después de mucho rezar”.

La nueva ley de Wyoming entrará en vigor el 1 de julio y convierte en ilegal “recetar, dispensar, distribuir, vender o usar cualquier pastilla con el fin de procurar o realizar un aborto”. @mundiario

Comentarios