Anna y Olivia: Tomás Gimeno mató a sus hijas para provocar un dolor inhumano a su exmujer

Fotografías de Anna y Olivia. Instagram @bringbackhomeannaandolivia
Fotografías de Anna y Olivia. / Instagram @bringbackhomeannaandolivia
El auto judicial revela que el padre de las niñas de Tenerife “nunca tuvo la intención de sustraerlas a su madre para llevárselas a un entorno desconocido”. 
Anna y Olivia: Tomás Gimeno mató a sus hijas para provocar un dolor inhumano a su exmujer

Tomás Gimeno, el hombre que secuestró a sus hijas el pasado 27 de abril en Tenerife, mató a las pequeñas Anna y Olivia, de 1 y 6 años, respectivamente, en medio de un macabro plan preconcebido para provocar un dolor inhumano a su exmujer: Beatriz Zimmermann. Así lo establece la magistrada titular del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 3 de Güimar, en un auto judicial que se ha hecho público este sábado luego de que decidieran levantar el secreto del sumario, tras el descubrimiento del cadáver de Olivia.

La resolución sostiene que Gimeno “nunca tuvo la intención de sustraer las niñas a su madre para llevárselas a un entorno desconocido” pero sí "presuntamente darles muerte de forma planificada y premeditada”. Su objetivo era claro: “provocar un dolor inhumano a su pareja”, dejándola con la “incertidumbre acerca del destino” de Anna y Olivia “al ocultar sus cuerpos, darles muerte en el fondo del mar” y eligiendo para ello “lugares alejados de la costa y profundos, donde pensaba que nunca serían encontradas”.

La juez ha decidido dejar sin vigencia la orden internacional que pesaba sobre Gimeno por un delito de “sustracción de menores”. En su lugar, la magistrada prevé emitir una orden internacional por dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género. La autoridad ha pedido que el caso sea escalado a un juzgado de violencia sobre la mujer de Santa Cruz de Tenerife, en donde reside la madre de las niñas.

Así habrían ocurrido los hechos

El auto judicial (que puede leer aquí) explica con detalle los hechos llevados a cabo por Tomás Gimeno con el objetivo de “matar en vida” a Beatriz Zimmermann, con quien, incluso luego de su separación, mantuvo “un trato vejatorio y denigrante, dirigiéndole a diario comentarios descalificativos, ofensivos y ultrajantes, en particular enfocados a menospreciarla por haber rehecho su vida con una nueva pareja”.  


Quizás también te interese: 

El misterioso caso de las niñas desaparecidas en Tenerife


 

De acuerdo con el documento, el 27 de abril (día de la desaparición), Tomás llegó a su finca ubicada en Igueste de Candelaria a las 19.47. Tres minutos después, Olivia le mandó a su madre un mensaje de voz, en el que le explicó que su expareja quería que fuera a las 21.00 a su domicilio a buscar unos cuadros.

Las autoridades presumen que Gimeno mató a sus hijas entre las 19.47 y las 21.00. El auto no detalla las causas de los decesos, pero revela que Olivia falleció “por una muerte violenta, con etiología médico-legal compatible con el homicidio”. La Guardia Civil que el hombre drogó a las niñas antes de asesinarlas, ya que en su vivienda se encontraron alarmantes cantidades de antiinflamatorios y ansiolíticos. Su siguiente movimiento fue envolverlas en toallas, meterlas en bolsas de basura y, luego, en bolsas de deporte.

Gimeno abandonó la finca a las 21.05 en su Audi A3, a bordo del que “presuntamente se encontraban los cuerpos sin vida de sus hijas”. Pasó a las 21.13 por casa de sus padres y dejó a escondidas a su perro Oto, dos tarjetas de crédito con sus claves y dos juegos de llaves del Alfa Romeo. A las 21.27 aparcó su coche en el puerto deportivo Marina de Santa Cruz, frente al Pantalán A, donde está la plaza de su barco. Hizo tres viajes desde el Audi hasta al barco con distintos objetos, entre ellos las bolsas de deporte en cuyo interior “presuntamente” se encontraban los cuerpos de sus hijas. A las 21.40 zarpó.

Beatriz Zimmermann lo llamó a las 21.51. En esta conversación, su expareja le dijo que “ya estaba fuera de la isla con las niñas” y, en la siguiente llamada, a las 21.59, le reiteró que “no iba a ver más a las niñas ni a él”. La mujer repitió las llamadas a las 22.30 y las 22.40, ya desde el Puesto de la Guardia Civil en el que presentó la denuncia.  

El auto detalla que el padre de las niñas terminó con su macabro plan hacia las 22.30: arrojó los cuerpos sin vida “sobre una zona que conocía profunda”, amarrados a un ancla por medio de una cadena y un cabo. 14 minutos después, regresó al puerto porque su móvil se quedó sin batería.

En ese momento, una embarcación de la Guardia Civil interceptó a Tomás Gimeno por incumplir el toque de queda, que entonces comenzaba a las 10 de la noche. Fue a la farmacia por un cargador,  una caja de cigarrillos y una botella de agua.  Esperó a bordo de su embarcación hasta las 00.13 mientras su móvil se cargaba en la cabina del vigilante y a las 00.27, luego de revisar su coche, zarpó por última vez.


Quizás también te interese: 

El padre de las niñas de Tenerife envió un audio a dos amigos vía WhatsApp


 

El 28 de abril a las 17:37 horas, el barco de Gimeno fue localizado en el mar vacío y a la deriva a la altura del Puertito de Guímar. Durante su remolque hasta el puerto de Santa Cruz fue localizado flotando en el mar el maxi cosi de Anna.

Olivia murió por un edema pulmonar

El informe preliminar de la autopsia facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha revelado Olivia falleció de un edema agudo de pulmón, que en este caso particular respondería a causas no cardiogénicas. Los motivos pueden ser variados: desde la inhalación de agua que provoca la acumulación de líquido en los pulmones, la asfixia o la inhalación de humo hasta una reacción adversa a un medicamento o una sobredosis, de acuerdo con las fuentes médicas citadas por las autoridades, a la espera del resultado de los análisis toxicológicos, biológicos e histopatológicos.

El cadáver de la pequeña fue hallado este jueves, a 1.000 metros de profundidad, dentro de una bolsa atada al ancla de la embarcación de Tomás Gimeno. @mundiario

 

 

Anna y Olivia: Tomás Gimeno mató a sus hijas para provocar un dolor inhumano a su exmujer
Comentarios