Un tiroteo en un hospital de Oklahoma deja al menos cinco muertos

Policía de Tulsa y equipos de rescate en el hospital Saint Francis. / @TulsaPolice
Policía de Tulsa y equipos de rescate en el hospital Saint Francis. / @TulsaPolice

Agentes de la Policía de Tulsa informaron de que el atacante habría fallecido en medio del enfrentamiento armado contra las autoridades dentro de un edificio sanitario.

Un tiroteo en un hospital de Oklahoma deja al menos cinco muertos

A ocho días del tiroteo en una escuela de Uvalde, Texas, se registra un nuevo ataque armado en EE UU. Al menos cuatro personas habrían perdido la vida este miércoles después de que un hombre, armado con un rifle y una pistola, ingresara al hospital Saint Francis en la ciudad de Tulsa, en el estado de Oklahoma, y abriera fuego hiriendo a múltiples personas.

De acuerdo con un comunicado de la Policía local de Tulsa, en la tarde de este miércoles recibieron una llamada de auxilio, alertando de que un hombre armado cuya identidad sigue siendo desconocida, ingresó al edificio Natalie del hospital, y asestara varios disparos contra los presentes. Según se pudo conocer, el recinto sirve como un centro de cirugías ambulatorias y de salud mamaria.

El capitán de la Policía de la ciudad sureña, Richard Meulenberg, confirmó los sucesos y explicó que aún continúan tratando de identificar a las víctimas y al agresor, del cual no se conocen sus motivaciones para perpetrar este ataque. 

“Oficiales está actualmente revisando cada habitación en el edificio, buscando amenazas adicionales”, explicó el Departamento de Policía en sus redes sociales alrededor de las seis de la tarde hora local. “Sabemos que hay multiples heridos, y potencialmente multiples fallecidos”, añadió.

La policía cree que el agresor se suicidó

Según el propio capitán Meulenberg, el atacante ha fallecido, presuntamente en medio de la balacera. No obstante, no hay constancia de que uno de los agentes le haya disparado, o si el tirador se haya disparado a sí mismo. Según los avances preliminares de los agentes, las cuatro víctimas son personal sanitario o visitantes del centro de salud.

En una rueda de prensa, ofrecida por el jefe adjunto de la policía de Tulsa, Eric Dalgleish, se informó de que las autoridades creen ahora que el atacante se autoinflingió las heridas de bala que le provocaron la muerte.

Dalgleish informó de que la llamada de emergencia fue atendida a las 4:52 p.m., que la policía llegó al sitio a las 4:56 p.m. y que cinco minutos después logaron hacer contacto con las víctimas y el sospechoso. El oficial aseguró que ninguno de sus agentes resultó herido, y que estos pudieron escuchar los disparos desde el interior del recinto. “La escena estaba bastante limitada a una sección en ese piso, en la segunda planta”, afirmó Dalgleish.

“Una escena del caos”

Inicialmente se reportaron tres víctimas mortales aparte del tirador, pero posteriormente la Policía rectificó a través de Twitter, informando de que la cifra asciende a cuatro personas fallecidas. Por el momento, serían cinco en total, incluyendo al agresor.

La identidad del presunto asesino y de las víctimas no ha trascendido todavía, así como las motivaciones de este nuevo tiroteo, que ocurre exactamente ocho días después de la masacre de Uvalde, donde Salvador Ramos, un joven que recién cumplió 18 años, ingresó por la fuerza en una escuela primaria y asesinó con un rifle de asalto a 19 niños y dos maestras en el aula de cuarto grado.

Decenas de patrullas de distintos cuerpos de seguridad se han trasladado hasta el sitio del suceso, incluyendo unidades de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF por sus siglas en inglés). @mundiario

Un tiroteo en un hospital de Oklahoma deja al menos cinco muertos
Comentarios