Biden visita Uvalde en homenaje a las víctimas del tiroteo en Texas

El presidente de EE UU, Joe Biden, y su esposa, Jill Biden, en homenaje a las víctimas en Uvalde, Texas. / @POTUS
El presidente de EE UU, Joe Biden, y su esposa, Jill Biden, en homenaje a las víctimas en Uvalde, Texas. / @POTUS

El presidente estadounidense y la primera dama depositaron flores en el memorial de la escuela primaria Robb y acudieron a una misa en honor a las víctimas.

Biden visita Uvalde en homenaje a las víctimas del tiroteo en Texas

Casi una semana después de que se produjera la más reciente masacre en EE UU, que ha conmocionado al mundo entero, el presidente Joe Biden y su esposa, Jill Biden, visitaron la localidad de Uvalde, al suroeste de Texas, para consolar a las familias y a la comunidad latina de este pequeño pueblo donde 19 niños y dos maestras fueron asesinados por Salvador Ramos, de 18 años.

El matrimonio presidencial acudió al memorial ubicado en la escuela primaria Robb, donde ocurrió el segundo tiroteo escolar más mortífero de la historia de EE UU, de acuerdo con datos oficiales. Los Biden depositaron flores frente a las 21 cruces plantadas en el patio de la escuela, en homenaje a las víctimas de la masacre, leyeron sus nombres y acariciaron algunas fotografías.

Después mantuvieron una conversación con la directora de la escuela, Mandy Gutiérrez, y el superintendente del distrito escolar, Hal Harrell. Biden también se reunió con el gobernador del estado de Texas, el republicano Greg Abbott. Además, asistieron a una misa con 600 asistentes en la Iglesia católica del Sagrado Corazón de Jesús presidida por el arzobispo Gustavo García Siller, en inglés, después de que se celebrara otra previamente en español.

Esta es la segunda vez en el mes que Biden parte en un avión, desde Washngton D.C. con destino a una comunidad, para hacer acto de presencia en honor a las víctimas de una masacre. El 17 de mayo estuvo en Buffalo, Nueva York, rindiendo homenaje a los 10 afroamericanos asesinados en un supermercado a manos de un supremacista blanco que creía en la “teoría del reemplazo”.

EE UU abre una investigación a la policía

Especialmente tras el tiroteo de Uvalde, ha recobrado fuerza la polémica de la regulación de armas en EE UU, y ha puesto en foco nuevamente la actuación policial y los protocolos de seguridad en el gigante norteamericano. La policía ha admitido haber tomado una “decisión errónea” al demorar su intervención en la escuela, a pesar de las peticiones de auxilio de los niños atrapados en el interior y de los familiares en el exterior.

Los agentes tardaron alrededor de una hora después de que se notificara el tiroteo. Ramos había entrado con un rifle semiautomático, se metió en el aula de cuarto grado y abrió fuego indiscriminadamente contra los alumnos y las dos profesoras. Los niños llamaban susurrando e implorando que pusieran fin a la masacre, pero los 19 oficiales estaban esperando afuera a una unidad especializada, ante las órdenes de su comandante.

El oficial al mando creía que Ramos se había atrincherado en algún aula de la institución, y también consideró que no se estaban registrando disparos en el interior de la escuela. Los familiares reclamaron la acción y exigieron el ingreso de las fuerzas de seguridad, quienes pusieron fin a la masacre. No obstante, pese a la versión preliminar de que una agente abatió al tirador, ahora se maneja la posibilidad de que se haya suicidado en medio del enfrentamiento armado con la policía.

El Departamento de Justicia de EE UU ha anunciado este domingo que abrirá una investigación, acerca de la actuación policial en este tiroteo. En un comunicado Anthony Coley, el portavoz de esta cartera, informó que los resultados de las pesquisas se harán públicos, y que esta carpeta se abre a petición del alcalde del pueblo, Don McLaughlin.

Testimonios desgarradores

Días después de haberse producido la masacre, la prensa estadounidense ha conseguido el testimonio de algunos de los sobrevivientes al tiroteo. Muchos estudiantes comentaron que se lanzaron al suelo, cerraron los ojos y fingieron estar muertos para que el tirador los pasara desapercibido. Una niña de 11 años relató, que incluso, se cubrió de la sangre de un compañero que murió a su lado, para que Ramos la creyera muerta.

La misma niña, de unos 11 años, le dijo a CNN fuera de cámaras que vio cómo su maestra fue asesinada después de que Ramos le dijera “buenas noches”. Otros compañeros relataron cómo escucharon al tirador advertirles que “todos morirán”.

Desde lo ocurrido la comunidad se ha manifestado en contra de la violencia, haciendo vigilias y recibiendo constantemente a los visitantes de otras localidades cercanas que van a demostrar su solidaridad con las víctimas, y el pueblo de Uvalde. @mundiario

Biden visita Uvalde en homenaje a las víctimas del tiroteo en Texas
Comentarios