Crimen en Zaragoza: ¿asesinato en defensa propia o crimen machista?

Policía Nacional. / Pixabay
Policía Nacional. / Pixabay

Un hombre prófugo condenado hace 20 años por asesinar a una joven turista francesa en Madrid ha sido detenido en el sitio donde se encontró el cuerpo de su vecina.

Crimen en Zaragoza: ¿asesinato en defensa propia o crimen machista?

El hombre detenido en Zaragoza por presuntamente haber asesinado a su vecina de varias puñaladas, asegura que la joven de 32 años fue quien le asestó el primer corte, y que acabó con la vida de la mujer después de que lograra quitarle el arma blanca, una escena similar dado que el sospechoso, de 45 años, fue condenado en 2003 por asesinar a una mujer en Madrid.

Según ha podido conocer El Periódico de Aragón, Adil Lazizi, el hombre que fue detenido en el rellano que dividía la puerta de la víctima con la suya, ha decidido declarar ante la Policía, asegurando que no se trataba de un crimen machista porque no mantenía ninguna relación con la fallecida, Cristina, sino todo lo contrario, que supuestamente el hombre tiene una novia y que su vecina se le insinuaba.

El arrestado, quien se fugó después de haber recibido un permiso de salida de prisión en 2020, reconoció haber vivido “dos años escondido” para evitar ser detenido. “Un día me tocaba ir a firmar y decidí no hacerlo”, reveló a los miembros del Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, quienes investigan el caso.

En cuanto al asesinato de su vecina de enfrente, el hombre de nacionalidad marroquí sostiene que Cristina habría tocado el timbre de su casa alrededor de las 21:45 horas, “como hacía tantas veces porque estaba obsesionada conmigo”. “Tardé en ir hacia la puerta, me asomé a la mirilla y vi que volvía a su casa, así que abrí la puerta para saber qué quería y me clavó el cuchillo en el abdomen”, relató. 

La quinta mujer asesinada en una semana

De acuerdo con la versión del presunto asesino, Lazazi y Cristina cayeron al suelo, en el que comenzaron a forcejear en un intento por controlar el cuchillo. Lazazi logró arrebatarle el cuchillo y es allí donde reconoce haberle asestado varios cortes que no recuerda con precisión, hasta propinarle un golpe final en el cuello. El hombre contó a la Policía que ella comenzó a sangrar, salió a la calle a pedir ayuda y cuando regresó es cuando las autoridades le detuvieron.

Los vecinos alcanzaron a escuchar los gritos de auxilio de Cristina, por lo que llamaron a la sala del 091 de la Policía Nacional. Los agentes de la Policía de Aragón llegaron al edificio, encontraron a la mujer muerta en el suelo del rellano y a Lazazi con el cuchillo aún en la mano. Los oficiales le reclamaron que lo tirara el suelo para arrestarle, a lo que él exclamó: “el hombre es culpable siempre”.

Lo cierto es que el cuerpo de Cristina fue apuñalado en repetidas ocasiones. Trascendió que el número de cortes se ubica en torno a una decena. Se conoció que Cristina no conocía del pasado delictivo de su vecino, dado que no sabía que había sido condenado por asesinar a una turista que no quiso mantener relaciones sexuales con él, en 2001.

La Policía aún trata de esclarecer qué ocurrió en realidad. Tienen varias hipótesis sobre la mesa, entre las que figuran determinar si se trata de un nuevo crimen machista o si el presunto asesino ha reeditado su crimen de hace 21 años. De todas maneras, la muerte de Cristina enluta a España, con la alarmante cifra de cinco mujeres muertas a manos de un hombre en los últimos ocho días.

Asesinó a una mujer hace 21 años

Lazazi cumplía su sentencia por asesinato en la cárcel de Zuera, después de haber sido condenado en 2003 por haber acabado con la vida de una turista francesa de 24 años, cuando él tenía 26, por negarse a mantener relaciones sexuales. En aquella ocasión, Siham fue asesinada una noche en la habitación de una vivienda, acuchillada por Lazazi.

La víctima, en compañía de una amiga, conoció a Lazazi que también llevaba a un amigo. Los cuatro decidieron irse al domicilio de uno de ellos, un piso alquilado en el que las dos parejas se separaron. Cerca de las 08:00 horas su amiga se alarmó al escuchar gritos de dolor, tras entrar a la habitación vislumbró al cuerpo de Siham ensangrentado, con ocho puñaladas y tendido sobre la cama, pero ni rastro de Lazazi.

El hombre finalmente se entregó horas más tarde en ropa interior en las dependencias policiales. Después de investigar, la Policía Nacional determinó que el asesinato se habría producido porque Siham se negó a mantener relaciones sexuales, y que el arma homicida habría sido un cuchillo de cocina de 20 centímetros de largo. @mundiario

Crimen en Zaragoza: ¿asesinato en defensa propia o crimen machista?