Donald Trump se abraza a la tragedia de Nueva York para cargar contra los inmigrantes

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / gov.us
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / cbsnews.com

El autor del atentado de Nueva York siguió al pie de la letra las instrucciones del ISIS en las redes. Ahora, el presidente de Estados Unidos cuestiona fuertemente la lotería de visados de EE UU  y dice que ordenará más controles fronterizos.

Donald Trump se abraza a la tragedia de Nueva York para cargar contra los inmigrantes

Donald Trump y su eterna guerra contra los inmigrantes vuelven a estar en el foco de atención. El presidente de Estados Unidos aprovecha cada oportunidad para sustentar su tesis de que la nación norteamericana debe ser territorio exclusivo de sus nativos, y el reciente atropello masivo de Nueva York le ha caído como anillo al dedo. Tras revelarse que Sayfullo Saipov, el autor de la terrible masacre en la que murieron al menos ocho personas y otras quince resultaron heridas, era de origen uzbeko e integrante del ISIS, el mandatario ha dejado claro que descargará toda su furia y poder contra los extranjeros. El autor del atentado de Nueva York siguió al pie de la letra las instrucciones del ISIS en las redes.

El republicano ha cargado este miércoles contra la lotería de visados de EE UU y ha anunciado el cese de ese sistema, que facilita la obtención de la residencia americana. Al parecer al magnate neoyorquino le ha bastado un solo dato para destruir sin clemencia el programa y dar un paso adelante en su carrera contra la inmigración: Saipov era uno de los beneficiarios de la lotería.

“Este hombre entró aquí, o como quiera llamarlo, y se trajo a otra gente con él. Y él fue el punto de contacto inicial, y 23 personas vinieron con él potencialmente”, explicó Trump. “Queremos librarnos de esa cadena migratoria”, añadió, al tiempo que destacaba que los familiares del terrorista también representan un “peligro potencial” para los estadounidenses.

 

 

La polémica lotería de visados cuya suerte quedará en manos del Congreso tras la radical decisión de Trump, se trata de un sorteo de 50.000 permisos de residencia y temporales al año que busca fomentar la diversidad del país, explica el diario El País. El sistema fue creado en 1990 con el apoyo del líder demócrata en el Senado Chuck Schumer, pero al final fue Bush padre quien estampó su rúbrica para convertir la iniciativa en ley. “Quiero que esté basado en el mérito", señaló el republicano en referencia al proceso de visados, advirtiendo que este beneficio no puede, bajo ninguna condición, responder a un golpe de suerte.

Pero eso no es todo. Trump ha dejado claro que ahora actuará sin compasión. En ese sentido, el presidente ha acotado que no solo se suprimirá la lotería, sino que adicionalmente se extremarán los controles para conceder visas, y es probable que nuevas naciones sean incluidas en el veto migratorio del neoyorquino. Y para añadir más picante al asunto, el jefe de Estado estadounidense ha desempolvado uno de los lugares malditos de la lucha antiterrorista americana: la cárcel de Guantánamo, el centro de reclusión militar a donde, según dijo, “desde luego” podría enviar a Sayfullo Saipov, a quien ha calificado como “un animal”.

 

 

La decisión de Trump de abrazar el atentado terrorista de Manhattan y hacerlo correr a su favor ha sido recibida con vítores por muchos radicales, pero no por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien ha criticado la actuación del mandatario tras el ataque y le ha acusado de politizar una tragedia. "Los tuits del presidente no son útiles, pretenden politizar la situación", comentó.

Lo propio hizo el alcalde Bill de Blasio. Un político de tolda demócrata, perteneciente al ala más progresista del partido, y responsable de llevar las riendas de una ciudad santuario, donde no se persigue activamente la inmigración irregular a menos que existan delitos de por medio. "Nosotros apoyamos que se pueda vetar a determinadas personas, pero no a grupos de gente solo por su religión o por su país de origen", sentenció De Blasio, que pronto buscará reelegirse como alcalde.

Entre idas y venidas parece que Donald Trump al final logrará salirse con la suya y materializar una de sus grandes promesas electorales: que Estados Unidos sea solo para los estadounidenses. @mundiario

 

 

Donald Trump se abraza a la tragedia de Nueva York para cargar contra los inmigrantes
Comentarios