China advierte en el Foro Económico Mundial de una “nueva guerra fría”

El presidente de China, Xi Jinping, durante su discurso de inauguración del Foro Económico Mundial 2021 en Davos, Suiza. / Infobae
El presidente de China, Xi Jinping, durante su discurso de inauguración del Foro Económico Mundial 2021 en Davos, Suiza. / Infobae
La segunda economía más grande del planeta asegura que "después de la pandemia, el mundo no volverá a ser lo que era", por lo que llamó a buscar la "gobernanza económica global".
China advierte en el Foro Económico Mundial de una “nueva guerra fría”

Todo tiene un trasfondo. La estabilidad del planeta pasa por la seguridad instaurada en el orden global de la mano de las grandes potencias; un orden económico, político y social sin riesgos de una escalada de tensiones que amenace a todas las regiones. Esa es la premisa con la que la segunda mayor superpotencia mundial hizo un llamado a la reflexión y a la diplomacia para evitar una década de enfrentamientos, que a largo plazo, perjudican a las poblaciones civiles. 

Y es que el presidente de China, Xi Jinping, inauguró este pasado lunes 25 de enero el prestigioso Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) con una alerta global para evitar que detone una “nueva guerra fría”, claramente, haciendo referencia al nuevo Gobierno de Estados Unidos, presidido por Joe Biden, pues a ese camino hubiese llevado inevitablemente Donald Trump al mundo de ser reelegido y continuando con su guerra comercial contra la potencia asiática. 

La humanidad atraviesa una pandemia que ha descompuesto sus sociedades y las familias, así que no hace falta otro enfrentamiento casi bélico similar a aquel viejo período de amenazas durante el siglo XX en que el mundo vio cómo Estados Unidos y la hoy extinta Unión Soviética estuvieron al borde de iniciar una tercera guerra mundial. 

Xi Jinping, el eterno presidente de China, ha reiterado su “defensa del multilateralismo” y ha hecho un llamamiento a la “cooperación global para hacer frente a la pandemia”, al tiempo que insistió en expandir el papel del G20 (el club de los 20 países más poderosos del mundo) en la gobernanza económica global, “especialmente dada la precaria situación de la recuperación”, dijo el líder de la segunda mayor economía del planeta.


Quizás también te interesa:

China aviva la tensión política con EE UU en plena pandemia de la Covid-19


El rol de China en el mundo

Pekín apuesta por lo que podría afinar como la nueva ‘diplomacia económica’ para que sus estrategias de expansión geopolítica no sean vistas por la comunidad internacional como un sesgo imperialista, sino como una función de mediación diplomática para incrementar el rol de ese importante grupo multilateral en la estabilidad económica mundial. En la medida que China coloque capitales a modo de inversión en los mercados que alimentan los sistemas de producción y distribución de países en vías de desarrollo, se creará un efecto dominó que estimulará la creación de empleos, negocios e ingresos para los Gobiernos, las empresas y las familias de cada país. 

“Iniciar una nueva guerra fría, rechazar, amenazar o intimidar a otros, imponer a las bravas el desacople de las economías, la cadena de suministros o sanciones y provocar el aislamiento o el estrangulamiento económico solo provocará una mayor división del mundo e incluso llevará a la confrontación”, dijo el gobernante chino.

La retórica de Pekín no es apocalíptica, sino geoestratégica, pues la Administración de Biden en Estados Unidos es consciente de que el aislacionismo y el proteccionismo de Donald Trump en los últimos cuatro años rompió muchas de las alianzas internacionales de Washington con las potencias del G20, así como su sociedad con China, las cuales garantizaban el equilibrio del orden económico mundial antes de la recesión derivada de la pandemia y profundizada por los desmanes comerciales de Trump con actores clave del mundo postmoderno como la Unión Europea, Reino Unido, Canadá y Japón.

Cambios globales 

Xi ha vuelto a vanagloriarse como el “defensor del multilateralismo” y “la cooperación” global como vía para “abordar los retos aflorados por la pandemia de la covid-19”, una “emergencia sanitaria que puede volver a repetirse en el futuro”, dijo, aunque su opacidad en el control científico-epidemiológico del brote generó que el virus trascendiera las fronteras chinas y se expandiera hacia el resto del planeta provocando la tercera pandemia más devastadora de la historia de la humanidad. “Ante un mundo que no volverá a ser lo que fue, la comunidad internacional debe adaptarse a las nuevas realidades que ha dejado la pandemia”, advirtió el líder chino. 

La interrogante que se abre paso en esta nueva realidad es si China tendrá el objetivo estratégico, como política de Estado, de expandir su influencia, sus inversiones, su proveeduría energética, financiera, de infraestructura y de tecnología como el nuevo denominador común de la economía global en la era post-pandemia. Es decir, una en la que las agendas de los Gobiernos de muchas potencias del mundo estén orientadas a atraer capitales chinos con miras a impulsar sus propios contextos de bienestar socioeconómico, al margen de la influencia de Occidente con EE UU a la cabeza, o al menos eso es lo que Pekín planea. 

“Pese a los billones de dólares empleados en los planes de rescate en todo el mundo, la recuperación global es bastante delicada y las perspectivas son inciertas. Tenemos que centrarnos en las prioridades y equilibrar la respuesta a la covid con el desarrollo económico. El apoyo político macroeconómico debe reforzarse para sacar a la economía mundial de la zona de peligro tan pronto como sea posible”, ha añadido Xi.

Sin embargo, las intenciones de Pekín no escapan de ganar terreno en la economía mundial como el nuevo motor del sistema para el año 2025, desplazando a Estados Unidos de la hegemonía global en esa compleja arquitectura financiera. Si bien sus declaraciones tienen un tono conciliador y diplomático, China y el resto del mundo saben que esta es la oportunidad de oro del gigante asiático para adquirir protagonismo como un impulsor de la recuperación económica del planeta, lo que le permitiría construir nuevas alianzas que la consoliden en un futuro no tan lejano como la mayor economía del mundo. @mundiario

China advierte en el Foro Económico Mundial de una “nueva guerra fría”
Comentarios