En España se suceden las protestas y movilizaciones

Protesta del campo en Madrid. / Mundiario
Protesta del campo en Madrid. / Mundiario
El paro en el transporte de mercancías por carretera ahoga a mayoristas y comerciantes de ciudades como Madrid y Barcelona.
En España se suceden las protestas y movilizaciones

En España se suceden las protestas y movilizaciones, debido a la inflación y también a otras consecuencias derivadas de la crisis de la pandemia y de la guerra de Ucrania. 

La espiral de precios desata una pugna arriesgada por la recuperación del poder adquisitivo en todo el país.

Miles de agricultores y ganaderos se manifestaron en Madrid para exigir medidas para impulsar el campo.

Las organizaciones convocantes plantearon una veintena de reivindicaciones, entre ellas aliviar el incremento de costes de producción y la regulación de las tarifas eléctricas.

La carestía y precios disparados en los grandes mercados de abastos son otra consecuencia adversa, en este caso producto de la huelga de los transportistas.

El paro indefinido comenzó el pasado lunes y fue convocado por la Plataforma de Defensa del Transporte, aunque no cuenta con el respaldo de las principales asociaciones de transportistas como CETM y Fenadismer, que están representadas en el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), del que no forma parte el organizador de la huelga.  La huelga tampoco cuenta con el apoyo de los sindicatos.

El motivo del paro del transporte, según esta plataforma, es el encarecimiento de los carburantes, agravado en las últimas semanas con el estallido de la guera en Ucrania tras la invasión rusa.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, reiteró la negativa del Gobierno a mantener una reunión con los convocantes de la manifestación por ser unos “irresponsables” que buscan “boicotear la cadena de suministro alimentario”.

De hecho, el paro en el transporte de mercancías por carretera ahoga a mayoristas y comerciantes de ciudades como Madrid y Barcelona.

A su vez, el caos en el comercio marítimo por la guerra también agrava el gran atasco mundial.

En una semana clave para despejar incógnitas energéticas, la dependencia del mercado ruso centra las reuniones del Consejo de Europa y la Agencia Internacional de la Energía.

Mientras, el dilema al que se enfrentan gobiernos y bancos centrales es complejo y requerirá de un apoyo fiscal inteligente. @mundiario

En España se suceden las protestas y movilizaciones
Comentarios