Sin tregua para Djokovic: Australia investiga si mintió en su declaración de entrada

Novak Djokovic, tenista. / @djokernole.
Novak Djokovic, tenista. / @djokernole.

En los últimos días el tenista ha sido noticia gracias a su polémica llegada al país oceánico para participar en el primer Grand Slam sin estar vacunado.

Sin tregua para Djokovic: Australia investiga si mintió en su declaración de entrada

Novak Djokovic se ha convertido en uno de los grandes temas de conversación de los últimos días junto a los conflictos en Ucrania o en Kazajistán, la fiesta del gobierno de Reino Unido o los 40 años de Kate Middleton. El tenista generó una ola de rechazo de parte de los australianos luego de publicar una imagen donde dejaba saber que había recibido una excepción médica para participar en el Abierto de Australia.

A su llegada fue detenido por las autoridades fronterizas y tuvo que pasar un fin de semana en un hotel a la espera de la decisión de un juez sobre su excepción es válida o no. Los políticos australianos han mostrado su incomodidad con la presencia de Djokovic en el suelo australiano debido a las múltiples críticas del parte de los ciudadanos. Tras ser liberado y empezar a calentar para el primer Grand Slam del año, se ha dado a conocer que el gobierno australiano estudia la posibilidad de que el tenista haya mentido en su declaración de entrada.

El ministro de inmigración australiano, Alex Hawke, tiene la potestad para expulsar al tenista del país si lo considera una amenaza para la salud pública, pero no creemos que lo haga sin una razón válida. Por dicho motivo, las autoridades verifican al detalle la entrada del tenista al país incluyendo su declaración sobre los lugares donde estuvo antes de pisar Australia.

La decisión será dada a conocer este miércoles. Las autoridades creen que el tenista mintió sobre su declaración a los funcionarios de aduanas. El número uno del mundo habría declarado que no estuvo en otros países en los últimos 14 días antes de llegar a Australia, pero en redes sociales hay evidencia de que pasó las navidades en Belgrado, luego de haber contraído covid-19 el pasado 16 de diciembre, que lo colocan en una situación incómoda puesto que luego de haber contraído el virus participó en actos públicos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Novak Djokovic (@djokernole)

 

Pero hay pruebas gráficas que el 31 de diciembre estuvo en Marbella, España. Esto demostraría que el tenista estuvo cuatros días en el suelo español antes de partir a Melbourne para participar en el Abierto de Australia. Este error intencionado o no podría afectar la permanencia de Djokovic en el país oceánico.

El lunes, el juez Anthony Kelly, revocó la decisión de anular el visado del tenista luego de ver todas las pruebas. El juez determinó que los funcionarios fronterizos violaron el acuerdo de darle tiempo hasta las 8.30am para poder hablar de su caso con la federación de tenis australiana y sus abogados. De igual forma, el deportista declaró que la última vez que pasó el covid fue el 16 de diciembre, por lo que es prueba suficiente para tener una excepción médica. Sin embargo, si las autoridades determinan que el tenista mintió en su declaración, podría ser una razón más que suficiente para expulsarlo.

A esta polémica también se suman otras irregularidades en el papeleo que presentó para validar su excepción. El periodista Ben Rothenberg, de The New York Times, y el medio alemán Der Spiegel afirman que las autoridades han tenido problemas con el código QR del tenista. Al escanearlo primeramente el resultado que aparece es negativo, pero al volverlo a escanear el resultado es positivo.

Djokovic no ha hablado directamente con la prensa, pero si lo ha hecho su familia, quienes han criticado duramente al gobierno australiano pero cuando fueron consultados sobre la presencia del tenista en un evento el 17 de diciembre tras supuestamente dar positivo por covid, el hermano del deportista se retiró de la rueda de prensa sin dar respuesta alguna.

Mientras el ministro de migraciones termina de tomar su decisión, el tenista viene recibiendo duras criticas de parte del mundo político y del tenis. Un ejemplo son las declaraciones del primer ministro de Victoria, Daniel Andrews: “Creo que Rafa [Nadal] y muchos otros han mantenido una posición muy clara. El torneo es mucho más grande que una persona. Es un Grand Slam, el torneo más grande que hay en el tenis en el primer cuatrimestre del año y todos los años. Es más grande que una sola persona, en la cancha y fuera de ella”.

De igual forma, la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), apoya al tenista afirmando que las autoridades deben tener unas reglas más claras sobre la pandemia y la celebración del torneo. Sin embargo, deja claro que ellos están a favor de la vacunación.

 

Tenistas como Feliciano López o Rafael Nadal afirman respetar la decisión del tribunal australiano aunque no están muy de acuerdo con la posición del número uno de no vacunarse. Otros tenistas, como Márton Fucsovics, se han mostrado más molestos con que las reglas no se apliquen al deportista: “hay reglas que se establecieron hace meses sobre que todos debían vacunarse y Djokovic no lo hizo. Desde este punto de vista, no creo que tenga derecho a estar aquí”.

La presencia de Djokovic genera incomodidad y molestia. Es probable que de participar en el torneo, reciba un gran número de abucheos de parte del público australiano. El torneo inicia el 17 de enero y Djokovic no solo espera participar, también ganarlo y convertirse en el tenista con más Grand Slam en el mundo, llegando a sumar 21… si es que finalmente logra su cometido. @mundiario

Sin tregua para Djokovic: Australia investiga si mintió en su declaración de entrada
Comentarios