Un nuevo tropiezo se cruza en el camino de la recuperación de David Alaba

David Alaba, jugador del Real Madrid. / @david_alaba
David Alaba, jugador del Real Madrid. / @david_alaba
El defensor zurdo volverá a pasar por el quirófano para someterse a una limpieza en la rodilla izquierda.
Un nuevo tropiezo se cruza en el camino de la recuperación de David Alaba

David Alaba ha tenido que enfrentarse una vez más a la sala de operaciones debido a problemas en su rodilla izquierda, la misma que sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior el pasado mes de diciembre. Según la información adelantada por Relevo y confirmada por Marca, la intervención ha consistido en una limpieza menor que, en principio, no debería retrasar su regreso a los terrenos de juego más allá de dos semanas.

El futbolista austriaco no tenía buenas sensaciones y, tras varias pruebas y consultas con especialistas en Austria y Madrid, decidió someterse a esta nueva operación. Fuentes cercanas aseguran que la intervención ha sido aún menos invasiva que la segunda operación a la que se sometió su compañero Thibaut Courtois.

Alaba fue operado inicialmente el 19 de diciembre y, tras los dos primeros meses de recuperación, se fijó el ambicioso objetivo de llegar a la Eurocopa. Sin embargo, en marzo, sus esperanzas se desvanecieron al ver que su evolución no era tan rápida como la de sus compañeros Éder Militão y Courtois. Los plazos de recuperación se extendieron a nueve o diez meses, fijando su retorno para septiembre u octubre.

Desde entonces, Alaba ha trabajado intensamente en su recuperación, viajando regularmente a Innsbruck para controles rutinarios y consultando a otros especialistas en Madrid. En una de estas últimas revisiones, se le recomendó volver a pasar por el quirófano.

Alaba está atravesando uno de los periodos más difíciles de su carrera profesional. Asimilar la gravedad de su lesión en diciembre fue complicado, ya que le dejaba fuera de la Eurocopa y de toda la temporada con el Real Madrid. Aunque intentó acortar los plazos de su recuperación, su lenta evolución le obligó a someterse a esta nueva intervención.

A todo este panorama, nada positivo, hay que añadir que el experimentado defensor se apresta a disputar su última temporada, según su contrato con los merengues. Tiene un año por delante para demostrar que puede volver a estar en óptimas condiciones físicas y futbolísticas, con la intención de quedarse. De lo contrario, corre el riesgo de dar por terminada su etapa como jugador del Real Madrid. @mundiario

Comentarios