Antes de ser famosos: Floyd Mayweather Jr., el boxeador más rico del mundo

Floyd Mayweather Jr.
Floyd Mayweather Jr.

Nació en una familia de tradición boxeadora y fue entrenado por su padre hasta que éste fue enviado a la cárcel. Así era su vida antes de la fama.

Antes de ser famosos: Floyd Mayweather Jr., el boxeador más rico del mundo

Antes de ser famosos es una serie exclusiva de MUNDIARIO en la que se descubre y estudia la vida de ciertas celebridades antes de alcanzar la fama. En episodios anteriores se ha explorado la biografía de célebres líderes del crimen organizado, deportistas, estrellas porno y hasta empresas virtuales. El nuevo episodio está dedicado a uno de los deportistas más emblemáticos de nuestra era: Floyd Mayweather Junior.

Biografía

Floyd Joy Sinclair nació el 24 de febrero de 1977 en Gran Rapids, en el estado de Michigan en Estados Unidos. Nació en el seno de una familia amante de los rings de boxeo. Su padre, también de nombre Floyd, practicó este deporte al igual que sus tíos, quienes llegaron a ser campeones de peso ligero en su mejor momento.

Puede que aquel padre de familia haya sido buen boxeador, pero lo cierto es que lo que ganaba por cada una de sus peleas no le alcanzaba para sostener a su familia. Floyd padre se involucró en el negocio de la venta de drogas para apoyar a su hogar. Su rutina era pasar todo el día con sus hijos y por la noche dedicarse a su peligroso negocio. Pese a que hizo todo lo posible por tener bien a sus hijos, no pudo escapar a los riesgos y peligros propios de esta actividad.

Una vez, el padre se metió en serios problemas con uno de sus colegas del negocio. La pelea se salió de control y el individuo llegó a apuntarle a la cara con una pistola. Desesperado, tomó a su pequeño Floyd Junior como escudo, confiando en que el otro sujeto no se atreviera a dispararle a un niño. Y acertó a medias. No lo mató, pero le disparó en la pierna, lo cual condenó al padre de familia a abandonar su carrera como boxeador.

Inicios en el boxeo

El pequeño Floyd Joy aprendió a dar golpes prácticamente al mismo tiempo que caminar. Su padre lo llevaba siempre que podía al gimnasio a entrenar cuando decidió intentar suerte en el boxeo. Sus primeros guantes los tuvo cuando tenía siete años de edad.

Rápidamente, aquel pequeño novato se convirtió en una sensación en el gimnasio donde entrenaba. El apellido Sinclair es el de su madre, por cierto, algo curioso pues en Estados Unidos llevan solamente el apellido del progenitor. Cuando se dio cuenta que tenía futuro en el deporte, decidió cambiarse su apellido oficial para optar por el de su padre y seguir la noble tradición familiar de convertirse en un boxeador respetado.

Cuando tenía 9 años se mudó a Nueva Jersey con su mamá, quien era una drogadicta con serios problemas. Vivió en serias condiciones de pobreza y compartía una habitación con sus siete hermanos. La situación de su familia era tan pobre, que pensó en conseguir un trabajo cuando era adolescente. Sin embargo, su abuela lo persuadió de hacer todo lo posible por impulsar su carrera como boxeador, aun si eso significaba seguir sin empleo con todo y la situación de su hogar.

Se ocultaba de los problemas de su hogar entrenando en el gimnasio. Su técnica llegó a ser tal, que el apodo Pretty Boy (niño bonito), por el que todavía es conocido hoy, se lo dieron porque nadie lograba darle un golpe directo en la cara.

Siguió entrenando y en 1993 estaba listo para hacer su debut como boxeador aficionado. Justo en ese tiempo, su padre fue arrestado por sus actividades en la venta de drogas, algo que dejó devastado a Floyd. En aquel punto abandonó definitivamente los estudios, entendiendo que con su madre en una adicción sin fin y su padre en problemas legales, el boxeo era lo único que podía ayudarlo a salir adelante.

En aquellos días conoció también a Josie Harris, con quien se casaría años después y a quien batió a golpes en una ocasión en un caso bastante sonado en 2010.

Juegos Olímpicos y retorno de su padre

Su gran salto a la arena internacional fue en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. En esa cita se dio algo inédito en su carrera: perdió. El afortunado fue el búlgaro Serafim Todorov. Aun así le alcanzó para llegar hasta la pelea por la medalla de bronce, que ganó.

Al poco tiempo de aquello, su padre salió de prisión. La relación entre ambos era excelente y cuando el señor estuvo en libertad, retomó su papel como entrenador y agente de su hijo. El reinicio del trabajo con su padre lo catapultó como boxeador de primer nivel. Ganó el título de Peso Pluma y lo retuvo pese a haberse enfrentado a boxeadores como Diego Corrales, quien en la época de la pelea estaba enfrentando una demanda por violencia doméstica al atacar a golpes a su esposa embarazada, algo que Mayweather prometió vengar y de paso a todas las mujeres que sufrían del mismo tipo de ataques.

Como fuera, a partir de principios de este siglo empezó su carrera y ésta no hizo más que subir.

La carrera de Mayweather a estas alturas ha terminado. Se convirtió en el boxeador mejor pagado del mundo y posee mansiones y propiedades multimillonarias. Es odiado por muchos por su arrogancia y tal vez envidiado por otros por sus publicaciones en redes sociales. Así era su vida, antes de ser famoso.

Episodios anteriores:

- Psy.

- Al Capone

- The Undertaker.

- Google.

- Osama bin Laden.

- Bill Nye.

- Hugh Heffner.

- Bernie Sanders.

- Dan Bilzerian.

- Jake Lloyd. @hmorales_gt

 

 

 
 
 

 

 
 

 

 

Antes de ser famosos: Floyd Mayweather Jr., el boxeador más rico del mundo
Comentarios