Buscar

MUNDIARIO

Spielberg y Nolan forman parte de la larga lista de enemigos que tiene Netflix

La plataforma de streaming es querida y odiada en partes iguales. Entre sus principales detractores nos encontramos a cineastas muy poderosos y a todo un festival de cine.

Spielberg y Nolan forman parte de la larga lista de enemigos que tiene Netflix
Christopher Nola, director; Netflix; y Steven Spielberg, director. / RR SS.
Christopher Nola, director; Netflix; y Steven Spielberg, director. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Cuando Netflix empezó fue apoyada por los miembros más notorios del séptimo arte por ser una ventana comercial perfecta para mostrar contenido que le guste a una gran cantidad de público y todo estuvo muy bien hasta que empezó a despuntar como una plataforma con contenido original que desea participar en los festivales más importantes, competir por las premiaciones más prestigiosa y darle poder creativo a múltiples cineasta para mostrar sus historias sin las difíciles pruebas que imponen los estudios de cine.

Desde allí, los grandes del cine empezaron a ver a Netflix con malos ojos por una simple realidad: cambia la experiencia cinematográfica de las personas. Por esto, muchos cineastas y el Festival de Cannes se han unido para cercar el avance de la plataforma. La lista es importante y puede causar muchos problemas, el último en unirse ha sido Spielberg:

Steven Spielberg

El director se encuentra promocionando su nueva película Ready Player One y durante una entrevista con ITV News aseguró que las plataformas de streaming son un peligro para los directores jóvenes. “Cada vez menos cineastas van a luchar por conseguir dinero o competir en Sundance. Van a dejar que el negocio de los servicios de vídeo bajo demanda financie sus películas”.

Para Spielberg, el cine está en uno de sus mejores momentos, pero le preocupa que la línea entre la televisión y el cine es cada vez más cerrada y quizás a muchos se les olvide la importancia de una experiencia en el cine. “No creo que las producciones que solo se estrenen en un par de salas durante una semana deban optar a las nominaciones a los Premios de la Academia. Una película de Netflix podría merecer un Emmy, pero no un Oscar”, sentenció el realizador.

Christopher Nolan

El director de Dunkerque tiene una muy conocida visión tradicional del cine y es uno de los pocos que no ha dado el salto al rodaje en digital. “La televisión existe desde los años 50 y Netflix es televisión. ¿A quién le importa Netflix? No creo que afecte a nada, no es más que una moda, una tormenta en una taza de té. ¿Cuál es la definición de una película? ¿Qué es una película? ¿Algo que dura dos horas? ¿Es un género en particular? Nada es eso. Lo que ha definido siempre una película es que se vea en un cine. Ni más ni menos”, señaló durante una entrevista con El Mundo.

 

Al igual que Spielberg, piensa que es necesario separar y diferenciar al cine de la televisión: “Veo las películas y la televisión como algo completamente diferentes. El pensamiento general en éste momento es que deben converger y convertirse en la misma cosa. Este escenario eleva la televisión, pero disminuye el concepto de las películas. Que Netflix esté haciendo películas para televisión y que compitan en los Oscar o en el Festival de Cannes sólo significa que utiliza el cine como un arma de promoción. No me parece mal, pero si me dependiera no lo permitiría”.

Pedro Almodóvar

En el pasado Festival de Cannes, Almodóvar hizo historia al ser la primera persona española en presidir el jurado del Festival de Cannes y lo hizo en plena polémica entre Netflix y el festival. En aquel tiempo el director fue claro y muy sincero al respecto del debate que existía a causa de Okja y The Meyerowitz Stories, dos cintas de la plataforma que competían por la Palma de Oro.

Sería una enorme paradoja que la Palma de Oro no se pudiera ver en una gran pantalla. Para mí, la solución es simple. Las nuevas plataformas son una nueva forma de ofrecer contenidos de pago, lo que en principio es bueno y enriquecedor. [Pero también] deben asumir y aceptar las reglas del juego ya existente, lo que implica respetar las actuales ventanas de los distintos formatos de exhibición así como las obligaciones de inversión que actualmente rigen en Europa”, sentenció durante la rueda de prensa.

Martin Scorsese

La historia entre el director y la plataforma es muy interesante porque tiene que ver con la poca capacidad de los grandes estudios para decidirse y arriesgarse. Como mucho sabemos, 24 años después de Casino, Robert De Niro y Martin Scorsese se reúnen en The Irishman, una cinta que iba a ser financiada por Paramount, pero que finalmente se retiró por el elevado riesgo financiero.

Así a Scorserse no le quedó de otra que firmar un acuerdo con Netflix (que no le importa invertir y apostar) donde obtuvo 140 millones de dólares para su película. Pero ni eso evitó que el director se lamentara sobre los nuevos tiempos: “el problema ahora es que todo lo que hay alrededor de la pantalla te distrae. Ahora puedes ver una película en un iPad. Puedes acercarte mucho la pantalla a la cara si estás en tu dormitorio y cerrar la puerta, pero yo sigo viendo cosas que me distraen por todas partes, e incluso si veo una película en el salón, en una pantalla grande y plana, sigo teniendo distracciones. Un teléfono que suena, gente que se mueve. No es la mejor manera”.

Paul Thomas Anderson

El director ha enterrado cualquier posibilidad de trabajar con la plataforma. Durante la promoción de El hilo invisible, cinta nominada a varios Oscar y ganadora de uno, el cineasta aseguró a The Playlist, que en su opinión, “Netflix es Netflix. No es como ver una película en el cine. Es otra cosa, ¿verdad? Puedes decir que es el diablo si quieres, pero al final no deja de ser otro supermercado en el que encontrar cosas. No tengo necesidad de enfadarme por ello. No necesito tratar con ellos si no tienen lo que necesito”.

James Cameron

No me gusta. Creo que es una idea estúpida. Hay algo sagrado en la experiencia de ir al cine y es algo que no quiero que desaparezca nunca. No creo que es algo que se vaya a terminar, pero la gente debería tener la oportunidad de ver las películas en la pantalla grande”, atacó de forma rotunda el director de Avatar y Titanic, las dos películas más taquilleras de la historia.

 

Festival de Cannes

Para finalizar resumimos lo ocurrido entre Netflix y Cannes en 2017. Ese año, Okja y The Meyerowitz Stories compitieron en la Sección Oficial del festival para optar por la Palma de Oro. ¿El problema? Es que no se estrenarían en ninguna sala de cine. Así comenzó una batalla entre la plataforma y el festival que ha culminado en que las películas de cualquier plataforma de streaming que no estrene sus producciones en las salas no podrían competir por la Palma de Oro a partir de este año 2018.

Sobre este escándalo se pronunció Thierry Fremaux, director del Festival de Cannes, quien aseguró que sus intenciones eran buenas. “El año pasado, cuando seleccionamos estas dos películas, pensé que podría convencerles para que las lanzaran en los cines”, expresó durante una entrevista con Le Film Francais. “A la gente de Netflix le encantó la alfombra roja y le gustaría estar presente con otras películas. Pero entienden que la intransigencia de su propio modelo es ahora lo opuesto al nuestro”. @mundiario