Cómo el conflicto entre Rusia y Ucrania podría alterar la agenda climática mundial

Niño recolectando agua de un charco debido a la sequía / Organización de las Naciones Unidas
Niño recolectando agua de un charco debido a la sequía / Organización de las Naciones Unidas

La ONU alerta de que Moscú podría crear una dependencia de combustibles fósiles a largo plazo, lo que afectaría directamente los objetivos mundiales de fijar el aumento de la temperatura del planeta en 1,5° Celsius al año 2100. 

Cómo el conflicto entre Rusia y Ucrania podría alterar la agenda climática mundial

A finales de febrero de 2022 detonó el conflicto armado entre Rusia y Ucrania, que según datos de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (ACNUDH), ha ocasionado ya 866 muertes civiles y 1436 heridos. Ahora, el Secretario General de las Naciones Unidas,  António Guterres, ha dicho que las consecuencias de la guerra se verán reflejadas en los mercados de alimentos y energía.

Para el jefe de la ONU, la problemática radica en la crisis energética que tiene Rusia actualmente, de ahí que para satisfacer esas necesidades podría crear una dependencia de combustibles fósiles a largo plazo, que afectaría directamente los objetivos mundiales de fijar el aumento de la temperatura del planeta en 1,5° Celsius al año 2100.

Durante su participación en la Cumbre de Sostenibilidad Económica, Guterres enfatizó que “el cronograma para reducir las emisiones de carbón en un 45% es extremadamente ajustado”, y urgió a desarrollar una meta para un futuro de energía renovable, eliminando de manera gradual el uso de carbón y demás combustibles fósiles.

La humanidad responsable de la catástrofe climática

El pasado 9 de agosto de 2021 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicó un informe en el que reporta que las emisiones de efecto invernadero habían aumentado 1,1° grados centígrados desde 1850-1900 a la fecha, lo que resulta aún más alarmante considerando que las temperaturas incrementaron a mayor velocidad en los últimos 50 años.

Cabe destacar que lo crítico del informe es la proyección del aumento de temperatura, calculando que en el lapso de 2020 a 2040 el planeta alcanzará o superará los 1,5°C, un cambio climático a escala no vista en miles de años y que traerá consecuencias irreversibles en el planeta. Estas declaraciones son más inquietantes si tomamos en cuenta las metas de la Organización de las Naciones Unidas fijadas para fin de siglo.

Entre las recomendaciones del secretario de las Naciones Unidas, se encuentra la necesidad de ayudar a las economías emergentes a eliminar la dependencia del carbón, protegiendo a las poblaciones más vulnerables y garantizando un enfoque igualitario en la adaptación y transición energética. Aunado a lo anterior, este año se publicará la primera parte de seis del Informe del Cambio Climático: las bases científicas, aprobado por los 195 gobiernos. 

España uno de los países más afectados por el cambio climático

A consecuencia del aumento de temperatura, los pronósticos climáticos apuntan 20°C en zonas de la mitad sur peninsular y centro, con temperaturas más altas en regiones del valle suroeste y el entorno del río Ebro. De ahí que el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (ECMWF) estime temperaturas por encima de los valores habituales en España, durante las vacaciones de Semana Santa.

Según el último reporte del Panel Intergubernamental de Expertos del Cambio Climático (IPCC) de la ONU, España pasará de 1500 muertes anuales por calor extremo a 8000 en el año 2050, en caso de que las emisiones de CO2 mantengan los altos niveles actuales. De igual manera se mencionó la repercusión del calentamiento global a la biodiversidad del país, afectando directamente a la ganadería por las sequías prolongadas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha dejado en claro que la humanidad se encuentra en código rojo, con señales de alarma ensordecedoras y pruebas irrefutables. @mundiario

Cómo el conflicto entre Rusia y Ucrania podría alterar la agenda climática mundial
Comentarios