Una sorpresiva maniobra impide aprobar la ley del ‘solo sí es sí’ antes del verano

Irene Montero en el Congreso  / @Congreso_Es
Irene Montero en el Congreso / @Congreso_Es

Una enmienda presentada por Junts y apoyada por el PP obliga a regresar el texto al Congreso, que deberá aprobarlo definitivamente después de las vacaciones.

Una sorpresiva maniobra impide aprobar la ley del ‘solo sí es sí’ antes del verano

La sorpresiva aprobación de último minuto de una enmienda en el Senado ha impedido que el Ejecutivo concretara la entrada en vigor de la ley del ‘solo sí es sí’, que la obliga a regresar nuevamente al Congreso de los Diputados para su aprobación final, algo que si el Gobierno no consigue corregir en las próximas horas podría dejar en el aire la nueva normativa que busca perseguir la violencia machista.

Se trata de una inesperada maniobra del PP para fraguar los planes del Ejecutivo, que esperaba borrar la Ley de Garantía Integral de Libertad Sexual, como se le conoce formalmente a la norma, de la lista de pendientes antes de las vacaciones. Pero ahora su aprobación se verá retrasada incluso hasta después del verano, cuando el Congreso recupere su actividad regular.

El Gobierno esperaba que el Senado se limitara a ratificar el texto llegado desde el Congreso, pero no contaba con que el PP apoyaría una irrelevante enmienda presentada por JuntsxCat, algo que ni los independentistas se esperaban, que obliga a cambiar apenas una letra del preámbulo de la ley y que deberá ser agregada en la Cámara Baja cuando regrese a sus funciones habituales.

Es decir, que la ley no ha sido ratificada por aprobar una modificación a la redacción de su preámbulo. Según El País, fuentes del Congreso sostienen que para resolver este escollo “o pide el Gobierno un pleno extraordinario (ya no hay agendado ninguno hasta la vuelta del verano) o (quedará) para septiembre”.

La letra que impidió la aprobación de la ley

Concretamente la modificación que deberá hacerse es una enmienda menor, presentada por Junts y apoyada por el PP, ERC, Ciudadanos, Más País y Coalición Canaria, que no habría podido salir adelante si no hubiera sido por los votos de los populares en la Cámara Alta. Es un imprevisto con el que no contaba el Gobierno ni el Ministerio de Igualdad, que esperaban que la norma entrara en vigor ya después de haber triunfado en Congreso hace unas semanas.

Toda la situación gira en torno a la enmienda 93, que proponía añadir algo a la redacción del texto.  

En el preámbulo está establecido “con el fin de identificar y dar respuesta a las violencias sexuales más ocultas, como la mutilación genital femenina, la detección de casos de aborto y esterilizaciones forzosas”, pero la propuesta alternativa de Junts habla de “con el fin de identificar y dar respuesta a las violencias sexuales más ocultas, como la mutilación genital femenina, la detección de casos de aborto y esterilizaciones forzosos”.

Pues el cambio en la norma se refiere exclusivamente a un cambio de letra, una “a” por una “o”. “Forzosas” por “forzosos”, un cambio que gramaticalmente sería incorrecto y que se presume sería para incluir los casos de abortos forzados dentro del texto, algo que ya está recogido en el documento de todas maneras, apunta RTVE.

Un giro de los acontecimientos para el Gobierno

Es un duro revés para el Gobierno, que estaba confiado en que podría sacar adelante el proyecto tras su paso por el Congreso. Incluso la ministra de Igualdad, Irene Montero, estuvo presente en el Senado y tomó la palabra tras el debate, una intervención en la que dio por hecho la aprobación de esta ley que promete ser vanguardista, con un articulado más amplio, que engloba más situaciones específicas y que están adaptadas en los contextos especiales en los que actúa la violencia sexual.

Para Montero la aprobación de la ley el martes era un “paso decisivo” para proteger a las mujeres de la violencia machista. La ministra ha asegurado que el movimiento feminista les dio “un mandato muy claro: convertir el ‘solo sí es sí’, el ‘hermana yo sí te creo’ o el ‘no es abuso, es violación’, en una ley capaz de proteger eficazmente a todas las mujeres frente a la violencia que sufren por el hecho de ser mujeres”.

Para las derechas la ley del ‘solo sí es sí’ es una “chapuza jurídica” que “vulnera la presunción de inocencia”. “La ministra Irene Montero ha venido hoy al #Senado para hacer su ‘gran intervención’ final en el día de la aprobación definitiva de su ley del ‘Solo sí es sí’. Pues la ley no se ha aprobado. Se devuelve al Congreso. Enhorabuena, Irene…”, ha tuiteado el portavoz popular Javier Maroto. @mundiario

Una sorpresiva maniobra impide aprobar la ley del ‘solo sí es sí’ antes del verano
Comentarios