El PSOE y Junts rozan el acuerdo de la ley de amnistía

Santos Cerdán, secretario de Organización del PSOE; Pedro Sánchez, presidente del Gobierno; y Míriam Nogueras, portavoz de Junts per Catalunya (JxCat). / RR SS.
Santos Cerdán, secretario de Organización del PSOE; Pedro Sánchez, presidente del Gobierno; y Míriam Nogueras, portavoz de Junts per Catalunya (JxCat). / RR SS.
El Gobierno tiene hasta el jueves para aprobar la medida de gracia en la Comisión de Justicia, mientras avanza buscando el respaldo de los independentistas para los Presupuestos Generales.
El PSOE y Junts rozan el acuerdo de la ley de amnistía

En medio de la incertidumbre que ha marcado la legislatura, el Gobierno se enfrenta a una semana determinante con la expiración del plazo para que la Comisión de Justicia del Congreso apruebe la proposición de ley de amnistía. Este jueves es la fecha límite, y su aprobación se debatiría una semana después en el hemiciclo. La amnistía se presenta como la clave para garantizar la estabilidad del Ejecutivo en una situación política complicada, especialmente tras el escándalo de corrupción en el núcleo del Gobierno por el caso Koldo y la debacle electoral del PSOE y Sumar en Galicia.

A pesar de la presión y la gravedad del caso Koldo, en La Moncloa y Ferraz se respira confianza en el éxito de las negociaciones con Junts para lograr la aprobación de la amnistía. Además, estas últimas semanas han sido aprovechadas para avanzar en conversaciones con los socios nacionalistas e independentistas, esenciales para la aprobación de los Presupuestos Generales.

Las fuentes consultadas sugieren que los Presupuestos no se presentarán hasta que se asegure el respaldo, y la aprobación de la amnistía es condición indispensable. El escándalo de corrupción vinculado a contratos públicos durante la pandemia ha impulsado la necesidad del PSOE de superar la crisis mediante la amnistía, que se ha convertido en un salvavidas político en medio de la tormenta perfecta.

El optimismo en La Moncloa y Ferraz se fundamenta en la creencia de que el acuerdo con Junts está próximo y que la amnistía se aprobará sin contratiempos de última hora. A pesar de las experiencias anteriores, el PSOE muestra precaución ante la incertidumbre judicial y la imputación de Carles Puigdemont por terrorismo. La amnistía, que inicialmente fue un desafío para el PSOE, se ha convertido en un punto de apoyo crucial para la legislatura al garantizar el apoyo de las fuerzas secesionistas, nacionalistas y de izquierdas en el Congreso.

La amnistía parece encaminada

La discreción rodea las negociaciones entre el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, y Santos Cerdán, secretario de organización del PSOE, con Junts. La salud de Jordi Turull, secretario general de Junts, quien sufrió un infarto la semana pasada, generó preocupación entre los socialistas, pero su reincorporación a las negociaciones ha aliviado la situación. El PSOE no ha solicitado una nueva prórroga para negociar con Junts, indicando que el acuerdo está encaminado.

Sin embargo, el PSOE muestra cautela, ya que la imputación de Puigdemont abre interrogantes en la justicia europea y belga. A pesar de las señales de acuerdo, la situación política y judicial puede complicar el proceso. La Comisión de Venecia ha emitido un borrador crítico sobre la tramitación de urgencia de la amnistía, aunque ha respaldado la “reconciliación política” como su impulsor.

A pesar de los roces entre Junts y los comunes, el PSOE confía en evitar repetir la derrota parlamentaria del 30 de enero. El contexto actual, con la influencia del Supremo y el respaldo de la Comisión de Venecia, ha cambiado las dinámicas y ha acercado las posturas. La próxima semana será crucial para el futuro político del Gobierno, con la amnistía como elemento central en juego. @mundiario

Comentarios