El presidente de Túnez cesa a Najla Buden, la primera jefa de Gobierno en el mundo árabe

Kais Said, presidente de Túnez y la exjefa de Gobierno Najla Buden. / RR.SS.
Kais Said, presidente de Túnez y la exjefa de Gobierno Najla Buden. / RR.SS.

Se desconocen las razones del relevo, que podría estar relacionado con una remodelación del gabinete como parte de una estrategia para conseguir un trato con el FMI.

El presidente de Túnez cesa a Najla Buden, la primera jefa de Gobierno en el mundo árabe

El presidente de Túnez, Kais Said, ha cesado a Najla Buden de su cargo como jefa de Gobierno, lo que marca el fin de su sorprendente y breve mandato de dos años. Buden, quien también fue conocida por ser la primera mujer en ocupar el cargo en el mundo árabe, ha sido reemplazada por Ahmed Hachani, un funcionario del banco central con poca notoriedad pública hasta ahora.

Cuando Buden fue nombrada jefa de Gobierno hace dos años, su elección fue inesperada, ya que no tenía experiencia política previa y era desconocida para muchos tunecinos. Sin embargo, su nombramiento fue coherente con la visión del presidente Said, quien es conocido por su enfoque independiente y su hostilidad hacia los partidos políticos.

A lo largo de su mandato, Buden mantuvo un perfil político bajo, siendo frecuentemente vista en videos junto al presidente Said, quien le daba indicaciones de las medidas en el país. Si bien esto contribuyó a la imagen del gobierno, algunos activistas señalan que no se le otorgaron todas las prerrogativas necesarias para ejercer plenamente su papel, lo que resultó en ciertos retrocesos en los derechos de las mujeres, como la retirada de la obligación de paridad de género en las listas electorales.

La decisión de Said de cesar a Buden ha sido recibida con incertidumbre, ya que el presidente no ha dado explicaciones públicas del relevo. No obstante, muchos analistas sugieren que está relacionado con las negociaciones de un crédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en medio de una grave crisis financiera en Túnez. Said parece buscar una voz unificada en el Gobierno y, según algunos expertos, podría remodelar el gabinete, especialmente en carteras relacionadas con la economía.

Aunque las negociaciones con el FMI están estancadas, Arabia Saudí ha proporcionado apoyo financiero a Túnez, lo que podría brindar un respiro a la economía tunecina hasta 2024, sin depender del FMI. Además, el sector turístico, vital para la economía del país, ha experimentado una buena temporada.

La salida de Najla Buden de la jefatura de Gobierno representa un momento crucial para Túnez, y el futuro de su economía y estabilidad política dependerá en gran medida de las decisiones del nuevo jefe de Gobierno, Ahmed Hachani, y del presidente Kais Said en los próximos días. Said está siendo denunciado por la oposición de dar un brusco giro hacia el autoritarismo y que en los últimos años ha buscado concentrar el poder en sí mismo, como el referéndum constitucional que aprobó en medio de una abstención histórica, y que contempla mayores prerrogativas para el presidente. @mundiario

Comentarios