Haddad sustituye a Lula ante su imposibilidad de presentarse a las elecciones de Brasil

Fernando Haddad, candidato a la presidencia de Brasil; y Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil. RR SS.
Fernando Haddad, candidato a la presidencia de Brasil; y Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil. / RR SS.

El expresidente es el favorito en las encuestas, pero la justicia brasileña le ha impedido participar en la campaña electoral así que ha optado por dejar la carrera presidencial a favor de su candidato a vicepresidente, que también ejerció como alcalde de São Paulo y ministro de Educación durante su gobierno y el de su sucesora, la expresidenta Dilma Rousseff.

Haddad sustituye a Lula ante su imposibilidad de presentarse a las elecciones de Brasil

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva ha renunciado a ser candidato a las elecciones presidenciales del próximo octubre. Así lo anunció recientemente el Partido de los Trabajadores (PT) luego de una visita de la persona que Lula ha elegido como su sucesor, el exalcalde de São Paulo Fernando Haddad, que fue a visitar al exmandatario en la cárcel donde cumple hasta 12 años de condena por corrupción.

El anuncio llegó algo tarde, en el último día de plazo, como ha sido el estilo de Lula a lo largo de los últimos dos años y medio con la justicia brasileña. Los tribunales habían impuesto un plazo para anunciarse sobre su candidatura y nombrar un sustituto. Desde hace semanas, el exmandatario tuvo a sus seguidores y enemigos en vilo hasta que finalmente confirmó la única salida que tenía.

A pesar de las acusaciones por corrupción y de la condena que pesa sobre su cabeza, Lula al día de hoy siguen siendo uno de los candidatos más populares y prominentes de Brasil. Sin importar su situación y el estatus de sus contrincantes, es Da Silva quien lidera las encuestas por una holgada ventaja. La última de ellas apuntaba hasta un 39% de intención de voto. La campaña la lideraba desde la cárcel, pero esto no impidió que se inscribiera como candidato alegando que su encierro era parte de una trama de persecución política.

El Tribunal Electoral le prohibió continuar con dicha candidatura luego de llamar a una votación de urgencia el pasado 31 de agosto. A pesar de esto el PT siguió adelante con la campaña y estrategia asegurando que el exmandatario es el único candidato que pueden presentar. Mientras, dejaban que fuera Haddad quien hiciera campaña como vicepresidente.

Finalmente la justicia termina por imponerse ante las pretensiones del PT con cada sentencia impuesta para trabar la candidatura de Lula. El pasado 17 de agosto Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, un órgano consultivo de la ONU, alegó que el expresidente puede ejercer sus derechos como candidato, pero este tipo de informes son vistos como meras recomendaciones para el ministro de Asuntos Exteriores, así que el tribunal descartó cualquier efecto vinculante sobre la justicia de Brasil.

Haddad es uno de los pocos nombres que no se han visto opacados por Lula, sin embargo, siguen sin llegar hasta los niveles de popularidad del expresidente. Además de ser exalcalde de São Paulo, también ejerció como ministro de Educación durante los mandatos de Lula y de la expresidenta Dilma Rousseff.

Asimismo se enfrenta a un considerable problema y es que durante la campaña electoral no ha sido presentado como candidato, y estando tan cerca de las elecciones, es probable que no logre conquistar a suficiente votantes como para llegar a ser el vencedor. A mediados de agosto, tan solo un 4% de los votantes de Lula aceptaban dar su voto a Haddad, a principios de septiembre el porcentaje aumentó al 6%, mientras que una última encuesta lanzada esta semana señala que el porcentaje se posiciona en el 9%. A todos los efectos, Haddad no logra posicionarse por encima del candidato más fuerte, el ultraderechista Jair Bolsonaro@mundiario

Haddad sustituye a Lula ante su imposibilidad de presentarse a las elecciones de Brasil
Comentarios